El Pregonero cumple 12 años con ustedes. ¡Gracias!

en ISLA el .

En junio del año 2005, el Pregonero llegó a sus manos por primera vez y, desde entonces, ha sido fiel a la cita a con sus lectores, mes tras mes, durante doce intensos y compartidos años.

Este proyecto que fue gestado y parido por el ímpetu y la decisión de su director, Juan Carlos González, y de su esposa, Mónica Cedrés, quienes (siempre vinculados a la prensa y al mundo de la comunicación) decidieron reciclarse laboralmente, dar forma a una idea y llenar un vacío informativo que existía entre los ciudadanos y pequeños empresarios del Valle de Güímar.

En el mercado local percibía un vacío informativo, orientado a la línea que deseaba seguir en cuanto a un periódico local. El resto de los periódicos se decantaban quizás, un poco más, por la línea administrativa y política. Mi interés siempre ha estado en la gestión, independientemente del color político que gobierne en una u otra administración”, señala el Director de El Pregonero.

El Pregonero, desde sus inicios, se marcó profundizar en la parte cultural de cada uno de sus municipios, rescatando -o impidiendo que caigan en el olvido- personas relevantes de nuestras calles y barrios, pequeños empresarios que mantienen su oficio o empresa generación tras generación, fiestas populares, tradiciones, costumbres y todo aquello que nos hace mirar para tiempos ya pasados y que pertenecen a nuestra historia.

No fue casualidad el nombre de este periódico de tirada mensual y gratuita para los lectores. La Dirección del periódico eligió denominarlo “El Pregonero” -después de barajar muchos nombres-, porque este, precisamente, englobaba la esencia de este medio de comunicación: “El pregonero era una persona que iba pueblo por pueblo comunicando, sin otra intención que la de informar, sin manipular”.

En los primeros seis años de vida, El Pregonero recibió importantes empujes que le llevaron a distintos municipios del Norte de la isla, como La Orotava, Puerto de la Cruz, el Sauzal y Tacoronte. Es de resaltar que el primero de estos impulsos se lo dio el municipio de El Rosario, siendo su alcalde Macario Benitez, quien confió en este medio como revista municipal, acordando que se repartieran 4.000 ejemplares todos los meses, casa por casa, con información propia de esta localidad en 8 de sus páginas.

A lo largo de estos doce años El Pregonero se ha ido adaptando a los tiempos, creciendo a la par que los municipios y sus ciudadanos, siendo embestido también por la adversidad económica, fruto de la tan traída y llevada crisis económica que afectó a casi todo el Mundo desde el año 2007 y que obligó a este medio de comunicación a retrotraerse, a reinventarse pero sin dejar de publicarse mensualmente y sin dejar de ser gratuito para sus lectores.

En la actualidad, El Pregonero cuenta con presencia en las principales redes sociales y cubre la información que se genera desde el municipio de La Laguna hasta Santiago del Teide, en su versión digital: www.elpregonerodigital.com

El Pregonero continua repartiéndose en formato de papel y mensualmente son 18.000 los ejemplares que se pueden leer y recoger en los diferentes comercios y ayuntamientos de los distintos municipios. Además, otra incorporación que ha sumado este periódico a su oferta es el suplemento de actividades deportivas, denominado Mira, en el que se publican noticias de eventos deportivos y entrevistas a personas relevantes de diferentes disciplinas deportivas.

En nuestro décimo segundo aniversario nos hemos propuesto el firme propósito de continuar creciendo junto con ustedes, acompañándonos mutuamente en nuestra trayectoria, sin obviar que los sueños se logran poco a poco, paso a paso.

El Pregonero está de cumpleaños y tiene mucho que agradecer, sobre todo a sus lectores, sin los que sería imposible haber llegado hasta aquí porque, la verdad, sin ustedes, sin su confianza, nada tendría sentido.

En nuestro cumpleaños brindamos con ustedes. Mil Gracias.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.