Se activa una parte de la nueva desaladora de Fonsalía

en GUÍA DE ISORA el .

El Ayuntamiento de Guía de Isora pide que se arregle el problema que ha impedido la completa puesta en funcionamiento de la desaladora y apoya las reivindicaciones de los agricultores para que aumente la llegada de agua de riego a las medianías.

Tras un período de espera debido a los problemas técnicos surgidos en la desaladora de Fonsalía, por fin uno de los módulos de la estación ha comenzado a funcionar generando de entrada 2.000 metros cúbicos de agua al día, lo que supondrá una ayuda para el riego a unos 60 agricultores de la comarca sur de la isla.

Durante una visita realizada a la estación de Fonsalía por representantes del Gobierno de Canarias; Cabildo y la Asociación de Agricultores y Ganaderos (ASAGA), el Ayuntamiento de Guía de Isora ha querido mostrar su preocupación por los efectos que está ocasionando la sequía y reivindicar una serie de mejoras a realizar una vez que se ponga en funcionamiento la totalidad de la desaladora.

La concejala de Desarrollo Local y Sector Primario, Raquel Gutiérrez manifestó su satisfacción porque la puesta en marcha de la desaladora “supondrá por fin un alivio para los agricultores”, pero se  mostró sorprendida por el hecho de que no se hubiese contado inicialmente con el Ayuntamiento para esta visita sabiendo que el alcalde, Pedro Martín, propició en su día una modificación en el Plan General para que en estos terrenos de Fonsalía se pudiese construir la desaladora y tener así más agua y de mayor calidad. “Es más, sin el consumo municipal, la desaladora tendría dificultades para ser razonablemente rentable” añadió la edil.

Al margen de esto, el Ayuntamiento mostró su apoyo a las reivindicaciones realizadas por la Asociación de Agricultores y Ganaderos (ASAGA). Su presidenta, Ángela Delgado, señaló que “aunque muchos consideran que la cantidad de agua que ha comenzado a generar la desaladora es poca, al menos ya está funcionando y ya hemos notado que los agricultores la están consumiendo”. Añadió que “lo que toca ahora es arreglar el tomadero del barranco de Guía y realizar todas las conexiones posibles entre la desaladora, la balsa de Las Charquetas y la balsa de Lomo del Balo, que es desde dónde se distribuirá principalmente el agua a las medianías. “El agua no sobra y no se debe desaprovechar por ningún lado”, agregó Delgado

Por su parte, el consejero insular de Aguas, Manuel Martínez, señaló que “una vez subsanadas las deficiencias iniciales, lo que queda ahora es que se habiliten unas nuevas bombas que garanticen que el caudal de agua se suficiente para que el sector primario pueda seguir produciendo sus cultivos como hasta ahora”.

En la misma línea, el concejal de Servicios Municipales y obras, Bruno Domínguez, señaló que “los agricultores piden que una de los módulos de la desaladora se destine exclusivamente a la balsa de Lomo del Balo para poder disponer de agua de abasto suficiente para la agricultura. Si esto funcionara, muchos dejarían de usar sus propias tuberías para invertir en el agua procedente de la desaladora, de mejor calidad para sus cultivos. Además, los agricultores de la zona alta podrían verse beneficiados por el alivio en la demanda en el agua procedente de las galerías”.