La Consejería de Educación desmiente que una alumna sufriera una paliza en un instituto de la Comunidad Autónoma

en General el .

Los hechos relatados en los medios de comunicación sobre una paliza durante el recreo en un IES del municipio de Ingenio, donde el jefe de estudios habría mantenido a la menor en el aula pese a estar “llena de hematomas y con pérdida de visión en un ojo”, son falsos

La Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias rechaza cualquier acto de violencia, dentro o fuera de los centros escolares, y quiere mostrar su apoyo a la alumna agredida, pero desmiente que la agresión tuviese lugar en el centro y defiende la profesionalidad del equipo docente

La Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias quiere expresar su consternación por el caso de violencia publicado ayer por algunos medios, en el que una alumna fue agredida y, a consecuencia de los golpes, habría acabado con el cuerpo lleno de hematomas y habría sufrido incluso la pérdida parcial de visión en un ojo. En este sentido, el personal de la Consejería ha colaborado en todo momento con la Guardia Civil en la investigación de los hechos, con el fin de que se encuentre a la mayor brevedad a la persona o personas agresoras y la menor pueda estar a salvo y retomar su vida con normalidad.

Esta intervención de la Consejería se debe a que, por causas que desconocemos, la joven achacó inicialmente la agresión a una paliza sufrida en horario lectivo, en el patio de un Instituto de Enseñanza Secundaria de la Villa de Ingenio. Según ese relato, habría sufrido una agresión durante un recreo y el equipo docente no tomo medida alguna al enterarse.

Ante una noticia tan extraña (que una niña permaneciese varias horas en clase, llena de hematomas y sin que algún docente o compañero suyo hiciese algo), la Dirección Territorial de Educación en Las Palmas inició las acciones necesarias para averiguar qué había sucedido en el instituto e interesarse por el estado de la alumna agredida, que habría declarado que notificó la agresión al equipo directivo.

Una vez realizadas las indagaciones necesarias, no consta que se denunciase al profesorado del centro cualquier tipo de acto violento durante el recreo del viernes pasado. Una información que se pudo contrastar con la grabación de las cámaras de vigilancia del instituto. Esas grabaciones demuestran que el día de la denuncia no se produjo incidente alguno durante el tiempo del recreo, lo que además ha sido contrastado con múltiples declaraciones de quienes podrían haber sido testigos de los hechos, de haberse producido, siendo la respuesta negativa en todos los casos.

La Consejería de Educación y Universidades rechaza cualquier acto de violencia, allá donde se produzca, y lamenta que una menor, a la que desea una pronta recuperación, haya sufrido un ataque con las consecuencias relatadas en los medios de comunicación.

Sin embargo, la difusión de esta información falsa en lo relativo al lugar en el que se habría producido la agresión, sin el debido contraste con otras fuentes, puede generar un grave quebranto en la confianza hacia la profesionalidad del jefe de estudios, el trabajo del equipo docente del centro y, por extensión, en el funcionamiento del sistema educativo en su conjunto, algo que la Consejería no puede, ni debe permitir. Máxime, cuando es conocida la implicación del equipo docente de este centro educativo en proyectos de fomento de la convivencia en el entorno escolar y en la continua mejora de la calidad de la enseñanza en Canarias.