Francisco Peraza, escultor y guardián de la Cultura Guanche

en ARICO el .

(T.C.  abril 2017) Tener la posibilidad de visitar el municipio de Arico siempre es un regalo pero, si además tenemos la oportunidad de caminar por las calles del casco histórico de Arico el Nuevo… ¡entonces ya estamos disfrutando de una experiencia que embebe nuestros sentidos con la belleza y la calma del lugar!

Pero aún hay más. Si a lo expresado anteriormente le sumamos el atractivo gastronómico que ofrece degustar un plato de cocina casera, en uno de los rincones tan singulares como emblemático de este municipio sureño, en la misma plaza de este marco histórico, como es la Tasca La Zurrapa… ¡nos sentiremos afortunados! Y, si encima, tenemos la suerte de coincidir y compartir parte de nuestro tiempo con el escultor Francisco Peraza y su obra… entonces ya nos quedamos sin requiebros porque la satisfacción nos invade.

Francisco Peraza Cabrera, más conocido por Sunta (su nombre en Guanche, según nos comenta) es un escultor nacido en el municipio de Arico. A parte de otras dedicaciones y responsabilidades, Peraza Cabrera realiza trabajos de Arqueología Experimental, a lo que ha dedicado gran parte de su vida, aproximadamente 18 años. “Lo que yo realizo (todas estas piezas que ves son hechas a mano), es experimentar, por eso se llama Trabajos de Arqueología Experimental. ¡Yo experimento lo que han contado diferentes autores e historiadores en relación a la cultura Guanche! He leído y conozco muy bien estas obras. Lo que he hecho es reproducir los objetos y comprobar que realmente funcionan… Por ejemplo, he comprobado esa manera que tenían los guanches de hacer fuego. ¡Me costó un año de mi tiempo y de mi trabajo pero lo he cotejado!”, nos explica, añadiendo que se trata de traer al tiempo presente los usos y costumbres de antaño.

Dentro de lo que es toda la obra de trabajo experimental, su autor, Francisco Peraza, destaca lo relacionado con la navegación. “Torriani dejó escrito que los guanches navegaban en barcas hechas con troncos de Drago, con velas de estera de palma. Así venían desde Gran Canaria a Tenerife. Otro autor, Sosa, no sólo dice eso sino que salían 3 millas al mar para pescar”.

En el entorno de esa plaza ariquera, repleta de magia y cultura, acompañada por un nutrido grupo de turistas llegados desde la Colonia Noruega que está asentada en el Sur de la Isla, permanecemos interesados en la exposición de objetos, propiedad del escultor, y que son muestra de aquellos que utilizaban los guanches. Esculturas de Piedra Chasnera, vestidos de piel de cabra, instrumentos musicales, vasijas, adornos y lanzas, entre otros, se exhiben ante nuestros ojos bajo las explicaciones que nos regala Francisco Peraza, quien nos comenta que esta dedicación, durante gran parte de su vida, responde a su propia curiosidad y lo ha hecho de forma desinteresada y no remunerada económicamente “más bien me ha arruinado… Esto ha sido toda una inversión que he hecho porque me gusta”, asevera.

Entre todas estas piezas de cultura y arte nos muestra dos vestidos realizados con piel de cabra, que poco más tarde él mismo luce, junto a una joven de la zona que se presta como modelo para llevar puesto la vestimenta de la mujer guanche. Además, los asistentes a tal acto, fuimos instruidos en las labores del tueste del grano y los utensilios que usaban para ello, piedras de molino realizadas por él mismo e idénticas a las de los antiguos pobladores de Canarias. “Al ser escultor tengo facilidad para trabajar la piedra”, afirma.

En lo que se refiere al folclore, este amante, seguidor y divulgador de la cultura Guanche deleitó los oídos de los asistentes, a ritmo de Tajaraste, haciendo sonar un instrumento musical propio de aquella época, una especie de pandereta que se encontraba junto a una huesera.

El tema de la cerámica es bastante conocido ya que existen muchos ceramistas especialistas”, comenta mientras señala unas vasijas de barro. En una esquina del recinto puede verse un conjunto de varas de madera con punta de flecha. “Son armas”, señala. “Me encantan. Tienen muchas historias. He leído mucho sobre este tema y he podido reproducir este tipo de armamento guanche, propio de Tenerife. Aquí tenemos macanas, armas en forma de bastones, espadas guanches…”, explica.

.

.

Las reproducciones de este seguidor y conocedor de la cultura guanche, entre las que observamos una pequeña embarcación realizada con tronco de drago, han sido expuestas en algunas Ferias o eventos celebrados en diferentes municipios de nuestra geografía insular.

Otras, como alguna de sus esculturas realizadas en piedra chasnera, como la denominada “La fertilidad bajo el mar” -y que hace algunos años pensaron en sumergirla en las profundidades del océano-, se mantiene alejada de las miradas y del mar, en una finca de Arico, esperando que alguien, tal vez, reconozca su valía y valor.

Otras piezas de arte realizadas por Peraza son sólo valoradas por quienes se acercan al casco histórico de Arico el Nuevo y tienen la posibilidad de admirarlas.