El Ayuntamiento autoriza el desprecinto del edificio Plaza de Valle San Lorenzo y el regreso de las familias desalojadas

en ARONA el .

La medida cautelar se tomó el 20 de marzo al detectarse daños estructurales y ha afectado a 25 personas, con tres familias realojadas provisionalmente por la Administración local

El Ayuntamiento de Arona, ha notificado a la Policía Local que, con carácter urgente y de manera inmediata, proceda al desprecinto del edificio Plaza de Valle San Lorenzo, que ocupa los números 10 y 12 de la calle San Lorenzo, con lo que las 25 personas desalojadas podrán regresar a lo largo de la tarde de hoy (6 de abril) a sus viviendas.

El Ayuntamiento procedió al desalojo de dicho inmueble a las 21:00 horas del 20 de marzo, como medida cautelar y tras una primera visita ocular a demanda de la propiedad, en la que se observaron daños estructurales. Por razones de seguridad, se procedió al perimetraje del edificio y al correspondiente precinto del edificio.

La decisión se toma una vez vistos los informes técnicos, el particular presentado por la Comunidad y en el que se certifica la seguridad del edificio tras los trabajos pertinentes, así como el municipal posterior.

Así, el citado informe técnico particular constata que las deficiencias percibidas por los técnicos municipales están subsanadas y la habitabilidad del edificio, por lo que se procede a retirar las medidas cautelares de desalojo y precinto.

El edificio consta de 14 viviendas, de las que 12 estaban habitadas en el momento de estos hechos. Un total de 25 personas, de las que tres familias han sido reubicadas por el Ayuntamiento en instalaciones privadas, al carecer estas de otras opciones de alojamiento.

La propiedad se dirigió el 20 de marzo al Ayuntamiento por la apreciación de un daño en uno de los pilares estructurales del edificio. Se decidió enviar rápidamente un técnico para reconocer esa situación y una vez constatada, para garantizar la seguridad de los residentes, se procedió al desalojo cautelar del inmueble.

En estos casos, en tanto propiedad privada, el Ayuntamiento solo puede entrar a valorar si existe una deficiencia que pueda ocasionar daños o perjuicios a la seguridad de las personas. Y, una vez constatado ese riesgo, proceder al precinto del inmueble, ordenar el desalojo y ponerse en contacto con la comunidad de vecinos para que, con los medios técnicos que estimen, procedan a su subsanación.