Tratamiento de Fisioterapia para el dolor crónico

en MIRA - DEPORTES el .

 

Jesús Rodríguez (Suso)  – Fisioterapéuta – Fisioterapia Amance

Prácticamente a diario llegan a nuestro centro pacientes que arrastran desde hace una temporada un dolor al que su médico le ha puesto el apellido “crónico”. Desde el punto de vista de la fisioterapia, en casos como estos las terapias locales deben ceder terreno a otro tipo de enfoque terapéutico y resulta fundamental que las personas que sufren estas complicaciones comprendan las razones.

¿Qué es el dolor?

Antes de abordar las posibles soluciones para estos cuadros de dolor excesivamente prolongados en el tiempo, nos conviene desmitificar el papel del mismo en el ser humano. Desde un punto de vista biopsicosocial y antropológico, deberíamos aprender a valorar la utilidad que tiene este mecanismo, el cual siempre ha garantizado la supervivencia de la especie ya que nos “alerta” y hace conscientes de que existe un daño (real o potencial) en nuestro cuerpo.

No obstante, cuando una patología se cronifica, este proceso cambia y su utilidad primaria deja de tener tanta cabida. Si tenemos en cuenta que nuestro cerebro es el responsable del procesamiento de la información que todos nuestros receptores obtienen del medio que nos rodea, es fácil deducir que, si causamos un daño en alguna zona del cuerpo, vamos a darnos cuenta de ello. Pero, ¿por qué sigue habiendo dolor una vez el daño cesa? La hipersensibilidad (aumento de la concentración de receptores) desarrollada en la región donde tuvimos la lesión y el trastoque generado en nuestra forma de administrar dichas señales genera una exacerbación de esta retroalimentación mantenida.

Entonces ¿cómo ponemos freno a este proceso?

La clave radica en cambiar y reeducar a nuestro sistema a controlar estos constantes avisos de alerta con actividad física regulada y adecuadamente pautada. Ya que la zona donde se produjo la lesión está recuperada, no debería sonar descabellado centrar nuestra atención en este método. Existen diversos canales moduladores del dolor y sustancias que nosotros mismos podemos producir que tienen los mismos (incluso mejores) efectos que los analgésicos y antiinflamatorios a los que normalmente confiamos nuestra recuperación.
“La manera ideal de cuidar de nuestro cuerpo, curiosamente, es usándolo con sabiduría”


Esta página web emplea tanto cookies propias como de terceros técnicas, para recopilar información estadística de su navegación por Internet y para mostrarle publicidad relacionada con sus gustos, así como para mejorar su experiencia de usuario. Al navegar por este sitio web, usted accede al empleo de estas cookies. Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies.    Ver