Teresa Mascareño, una vida dedicada a mejorar la vida de las personas mayores.

en Te interesa el .

Brígida Teresa Mascareño Trujillo siempre ha sido una mujer trabajadora, luchadora y con las ideas muy claras. Hija cuidadora, esposa y madre. Desde casi siempre quiso dedicar su tiempo a las personas mayores y se preparó académicamente para ello. Laboralmente nunca desestimó esta vocación y, de hecho, ha invertido 30 años de su vida en ello, primero como auxiliar por cuenta ajena y desde hace algo más de 6 años como responsable del Centro de Mayores Brígida, ubicado en Güímar, a lo que hay que sumarle los dos años que dedicó a obras y trámites burocráticos, en plena crisis económica, lo que supuso un gran obstáculo aunque no logró detenerla.

Teresa, ¿qué le ha llevado a dedicar 30 años de su vida al cuidado y atención de los mayores?
Trabajar con los mayores ha sido mi dedicación de toda la vida. Me formé en geriatría porque tenía muy claro que me quería dedicar a eso.

¿Y por qué?
Llegar a ser una persona mayor es vivir. Pero cuando ya somos mayores sabemos que la vida que nos queda es más corta. Son muchas las personas que pasan este tramo de su existencia solas en casa, o con su familia o en algún centro. Desde que empecé con esto observaba que a las personas que llevaban a los hospitales…, no las trataban igual que al resto sino que daban por hecho que, como eran mayores, pues había que resignarse.

¿Quiere decir que a los mayores los desahuciaban antes solo por cuestión de edad?
Hay de todo. A nosotros (Centro de Mayores Brígida), a veces, cuando llamamos porque hay que derivar a una persona usuaria del centro a un centro hospitalario, nos cuesta Dios y ayuda que nos manden una ambulancia. A veces preguntan qué edad tienen y si ven que son edades avanzadas, pues… ¡Y yo aseguro que nunca mando a un abuelo si no es necesario!

¿Cuáles son los trámites que usted sigue?
Cuando alguna de las personas usuarias del centro se encuentra mal siempre la ve primero el médico nuestro e inclusive el de cabecera. Si ellos consideran que ha de ser trasladado a un hospital para hacer alguna prueba o ponerle un suero, o cualquier cosa que estimen, entonces llamamos a una ambulancia.

¿La sociedad trata a los mayores como se debería?
Las personas mayores son bastante vulnerables. En las casas, en muchas ocasiones, también están solos. Parece que en nuestro país esta es nuestra cultura. En países como Suiza, desde la juventud se paga un seguro y ya, cuando son mayores, aunque estén saludables si no quieren estar solas o no quieren hacerse de comer o hacer ciertas cosas, escogen un centro según el tipo de seguro al que se hayan adherido: eligen, si no les gusta uno van a otro. Pero existe esa opción.

¿Una mentalidad muy diferente a la nuestra?
Sí. Existen lugares más avanzados en cuanto a la edad de los mayores. Aquí tenemos la mentalidad de ir a los centros o llevar a nuestros mayores cuando ya están muy deteriorados, física y psíquicamente por sus patologías.

Estamos en el mes de marzo, mes que se ha dedicado prácticamente a la mujer y a las reivindicaciones feministas. ¿Usted cree que los cambios y los avances en este sentido han influido de alguna manera en los mayores?
Antes eran las mujeres las que se sacrificaban para cuidar a los padres de ella, a los de su marido y a los abuelos. Con la incorporación de la mujer a la vida laboral esto ha cambiado.

Desde su punto de vista y teniendo en cuenta su experiencia, ¿Quiénes sufren más la soledad en edades avanzadas, las mujeres o los hombres?
Las mujeres viven más tiempo que los hombres, se quedan antes solas. Y, por otro lado, sucede algo curioso. En una pareja de personas mayores, la mujer siempre se hace cargo del hombre aunque tengan la misma edad, y si este se queda viudo, las hijas también se hacen cargo de él. El caso contrario no ocurre tanto. La mujer siempre se hace cargo de ella misma aunque no pueda.

¿Y por qué cree que sucede esto?
Yo creo que esto tiene que ver con el machismo que aún se da en la sociedad, eso de que siempre seamos las mujeres las que tengamos que cuidar a los mayores y a los hijos

¿Cuál cree que debe ser la condición principal con las personas de edad avanzada?
El trato. Debemos tratarlas con respeto y cariño

Últimamente se habla mucho de la soledad de los mayores ¿Usted habla con las personas de su centro de la soledad?
Las personas cuando llegan al centro, al principio,¡ claro que hablan de la soledad y de cómo se sienten! ¡Después ya no! En tantos años he visto de todo. Por ello mi principal objetivo siempre ha sido hacer un centro lo más familiar posible.

¿Y qué piensa usted de esta soledad?
La soledad de los mayores es preocupante y se da cuando estas personas están solas en casa porque la familia piensa que están mejor así que en un centro. Es verdad que hay centros y centros… A veces las familias llevadas por las prisas o las urgencias no escogen el más idóneo. ¡No es que lo hagan para deshacerse del mayor sino porque no tienen otra opción por diferentes realidades! Por eso hay que mirar. Y si uno no ve a ese familiar feliz en ese lugar, ya sea público o privado, hay que sacarlo de ahí y buscar otro.
¿Cómo es su vida en el centro?
Yo tengo mi familia y mi vida pero en el centro soy una trabajadora más. Comienzo a trabajar a las 5:30 de la madrugada con el principal objetivo de ver a los 20 personas usuarias bien atendidas y felices, porque mi mayor deseo es que este centro sea lo más parecido a un hogar. El principio fue muy complicado, sobre todo por el papeleo, y encima tuve que afrontar la crisis económica de 2008. Fueron muchos gastos, ¡me arruiné! Pero a los residentes no les faltó de nada. Y aquí sigo.

Usted siempre ha tenido esa predisposición al buen trato a los mayores ¿Se la ha inculcado también a sus hijos?
Sí, por supuesto, sobre todo empatía y mucho respeto. A los menores hay que educarlos desde pequeños en el respeto. Aunque te digo una cosa: todos los niños y niñas son muy cuidadores de los mayores, protegen mucho a abuelos y abuelas.

Teresa, ¿Ha valido tanto esfuerzo y trabajo dedicado a las personas mayores?


Esta página web emplea tanto cookies propias como de terceros técnicas, para recopilar información estadística de su navegación por Internet y para mostrarle publicidad relacionada con sus gustos, así como para mejorar su experiencia de usuario. Al navegar por este sitio web, usted accede al empleo de estas cookies. Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies.    Ver