Sergio Díaz Puerta sube al tercer escalón del podio en el Campeonato de Europa de Ultimate Frisbee con la selección española

en MIRA - DEPORTES el .

“Sinceramente nunca me hubiese imaginado llegar al nivel que estoy compitiendo”

Hace pocos días finalizaba el europeo de ultimate frisbee, disputado en Portugal y en el que la selección española conseguía una más que brillante medalla de bronce.  El equipo español, contó una vez más con un deportista tinerfeño en sus filas, el güimarero Sergio Díaz Puerta, que se convirtió en una de las figuras destacadas del combinado nacional, tras protagonizar varias jugadas francamente espectaculares.  Recordemos, para los que no conozcan este deporte, en qué consiste en palabras de nuestro protagonista: “es un deporte competitivo de equipo. Se juega con un frisbee o disco volador. Se puede jugar en dos superficies: césped en el cual los equipos están formados por siete integrantes y en playa en el cual los equipos están formados por cinco jugadores. Además de las dos superficies hay tres categorías de juego: open (abierto) donde puede jugar todo el mundo, women (femenino) donde solo juegan chicas y coed (mixto) donde juegan los dos juntos. Es un deporte sin contacto donde hay que pasar el frisbee entre los integrantes del equipo y conseguir cogerlo dentro de una zona de gol o end zone. El equipo que consiga más goles o puntos es el que gana el partido. Tiene muchas características de otros deportes como son el fútbol americano, baloncesto o rugby. Es un deporte muy dinámico donde se requiere un nivel alto de técnica y sobre todo un alto nivel de condición física, de hecho es el deporte más exigente que he practicado”.

En poco más de dos años, con un ímprobo trabajo de por medio, Sergio ha conseguido ser una de las piezas clave de la selección española, y ser entrenador y capitán del equipo Polbo de A Coruña.

Quisimos conversar con el extraordinario deportista sureño, que nos contó cómo vivió la experiencia del europeo de Portugal, cómo está creciendo este deporte en nuestro país y cuáles son sus siguientes retos deportivos.

 

Bronce en el campeonato de Europa, casi nada. Cuéntanos como se desarrolló el torneo, si cumplieron las expectativas o incluso si se pudo subir algún peldaño más.

“Nuestro objetivo era llegar hasta semifinales y luego ver qué pasaba. Al conseguir el bronce cumplimos el objetivo, pero es verdad que nos quedamos con ganas de un poco más. Durante la semana perdimos un partido contra Polonia, los mismos a los que les ganamos el bronce, que nos mandó al tercer puesto del grupo. Esto nos obligó a ir por el camino en el que se encontraba Gran Bretaña; ellos eran los grandes favoritos para ganar el torneo. Entonces tal vez si la hubiésemos evitado en semifinales, podríamos haber llegado a la final. Pero esto nunca se sabe, los partidos hay que jugarlos. En cuanto al juego nos hemos ido muy contentos porque le plantamos cara a todos los equipos contra los que jugamos sobre todo a Gran Bretaña, que tuvo que sacar todas sus armas para poder ganarnos”.

 

Hace unos dos años, nos comentabas lo feliz que estabas después de haber descubierto este deporte casi de casualidad, y hemos sido testigos de tu imparable evolución hasta convertirte en una de las piezas clave de la selección ¿esperabas llegar tan alto?

“Sinceramente nunca me había imaginado llegar al nivel que estoy compitiendo y ser uno de los jugadores importantes de la selección española. Han sido unos años de muchas horas de entrenamiento y de dejar otras cosas de lado. Soy un deportista que, a mi parecer, siempre me he esforzado y sacrificado por lo que practicaba. El esfuerzo se ve reflejado en los resultados y ahora soy sexto del mundo y tercero de Europa, que se dice rápido. Ahora mismo soy el entrenador y capitán del equipo Polbo de A Coruña, actualmente somos novenos en mixto, primeras en femenino y terceros en masculino en los Campeonatos de España de playa. Además estamos muy contentos ya que nuestro equipo tiene bastante representación en las distintas categorías de la selección española. El ultimate en España sigue creciendo poco a poco, las selecciones españolas han sido todo un éxito en este torneo y hemos sido la sensación del mismo. De un total de 8 categorías España llevaba 7 equipos, de los cuales 5 consiguieron llegar a la final. Cada vez se hacen más cursos de iniciación, cursos a profesores de Educación Física y cursos de entrenadores a lo largo de todo el país. Esto está haciendo que el deporte crezca y se practique cada día más. Ser un deporte minoritario no es nada fácil”.

 

Aun eres muy joven y te queda mucho tiempo para disfrutar y hacernos disfrutar con el Ultimate Frisbee pero, sabiendo las condiciones y el clima que tenemos en las islas, no sé si te has planteado el promover este deporte y que la gente lo conozca y practique más

“Las islas Canarias cuentan con una tradición muy grande de ultimate. Ahora mismo hay 3 equipos Mubidisk en Lanzarote, Atis Tirma en Gran Canaria y Guayota en Tenerife. Este año he decidido volver a la isla, y estando aquí podré intentar promover el deporte y que la gente conozca el ultimate. Actualmente el equipo de Tenerife hace bastante hincapié en este aspecto, dando cursos tanto en los institutos de toda la isla como en la Universidad de la Laguna. El ayuntamiento de Güímar siempre ha estado a favor de este deporte y ahora mismo Guayota entrena en las instalaciones del campo de césped de Fátima. Tal vez en un futuro podamos seguir creciendo juntos”.

 

¿Cuáles son los próximos torneos y objetivos para ti?

Los objetivos más a la vista que tengo son con la selección española. Viene la época de césped y en España queremos mantener el nivel que tenemos en playa. Mis próximos torneos importantes son los europeos de césped que se celebran en Hungría el mes de julio y dentro de un año los mundiales de césped que se celebran en Holanda. Estos son los torneos para los que me estoy preparando y para los cuales estoy más motivado. Me gusta competir contra los mejores”.

 

Nos contabas en una entrevista anterior, que este es un deporte muy exigente en el plano físico, ¿puede ser este aspecto, aparte de otros, un hándicap para que el ultimate se expanda y sea más conocido y practicado?

“El mayor problema que tenemos en el ultimate es la poca difusión del mismo. Son muy pocas las personas que se ponen en contacto con este deporte. En nuestro equipo nos podemos pasar meses sin que nadie nuevo venga a probar y claramente si nadie viene a probar nadie se va a quedar en el equipo. Es verdad que el físico es un hándicap a tener en cuenta, pero creo que hay otro aspecto mayor. El ultimate requiere de una cierta técnica mínima para poder jugar con soltura; esta técnica cuesta un poco conseguirla y hasta que no lo haces no disfrutas completamente del deporte. Es un deporte muy sacrificado pero que a la vez te da muchas recompensas y una cosa compensa la otra”.

 

 

 

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.