Octavio Rodríguez: “Quien no cobra por lo que hace, trabajo no le falta”

en Te interesa el .

Con todo un legado de cientos de publicaciones e intervenciones, Octavio Rodríguez Delgado es ese tipo de personas interesantes con las que departir durante horas se convierte en un ejercicio para atesorar conocimientos, revivir momentos e impregnarnos de compromiso y cultura.

Nuestro entrevistado es Hijo Adoptivo de Arafo y Cronista Oficial de Güímar desde el año 2001 y de Candelaria desde 2008 (aunque ha escrito de todo el Sur de la Isla), es una persona que se ha entregado a la Botánica como profesión –como profesor en la Universidad de la Laguna- y a la Historia como afición. “No soy historiador, ni lo pretendo. Soy cronista”, atestigua.

Ser cronista es ser guardián de la historia y de la memoria, dedicar parte de la vida a recopilar datos pasados y actuales, de tal manera que, aunque se borren las huellas, no se olviden los pasos… Dedicar la vida a esta vocación no es tarea fácil y conlleva una alta dosis de compromiso, sacrificio y sobre todo voluntad, ya que es una responsabilidad totalmente altruista y, en ocasiones, infravalorada y poco agradecida.

¿Qué supone ser cronista oficial, como es su caso?
Ser cronista es un nombramiento honorífico, vitalicio y no remunerado. Ni he cobrado ni cobro por mi labor como cronista. Esto lo hago por hobby aunque me ocupe muchas horas. Lo hago porque me satisface.

¿Siente que este trabajo es valorado por la población?
No, no. Estoy totalmente convencido de que no. La gente cree que estoy ganando un sueldo impresionante por esto. Todos los años entrego un informe a los ayuntamientos de mi labor a lo largo del año; trabajos que consisten en conferencias, informes, artículos para programas de fiestas, capítulos de libros o libros, en algunos casos; reuniones de comisiones de honor y distinciones, programas de radio y televisión… ¡La memoria que entregué el otro día constaba de 8 folios en los que solo enumeraba las actividades realizadas en cada ayuntamiento. La inmensa mayoría de las personas desconoce que todo esto es una actividad altruista. Y claro, como piensan que cobro me critican.

Teniendo en cuenta la encomiable labor documental y testimonial -tan importante en la actualidad- y aún más para generaciones venideras, ¿qué valor percibe que le dan las diferentes administraciones?
Desde las administraciones son conscientes que les saco las castañas del fuego en muchos actos. Si se trata de un homenaje a una persona, a una institución, a un club deportivo o cultural… yo investigo, me documento y hago el historial, eso enaltece el acto o el acontecimiento que se celebre. En ese momento recibo felicitaciones y agradecimiento por parte de las autoridades y poco más. ¡Mucha gente piensa que esto es tocar una tecla y salir el documento. Para leer 15 minutos de información ha sido necesario dedicar una semana de trabajo, más o menos.

En un acto de homenaje a una persona determinada, ¿qué pautas sigue usted?
Primero averiguar quién es la persona, saber si tiene familiares que me puedan comentar sobre su vida, ir a la prensa para saber qué se ha escrito de esa persona (ya sea digital o en mis propios recursos), buscar en libros o publicaciones de entrevistas, buscar en archivos parroquiales o registro civil. Una vez que tienes la información es necesario redactar y exponer en el acto.

¿Y cuándo lo expone…?
En ocasiones me han sucedido cosas muy curiosas (se ríe). Hacer todo el trabajo comentado y exponerlo públicamente, entonces la persona homenajeada agradece el acto e invita a las autoridades a su brindis pero se olvida del cronista. A veces duele un poquito, pero bueno…

Usted es cronista oficial de Güímar y Candelaria pero, en realidad, interactúa con casi todos los municipios del sur de Tenerife.
Sí. Estoy vinculado con otros muchos municipios. He colaborado con Fasnia, Arico, Granadilla, Adeje y con otros pueblos del sur desde donde me llaman para dar conferencias, actuar de pregonero o mantenedor. Por el sur me muevo bastante, sobre todo desde que tengo el blog en internet en el que publico de todos los pueblos. La gente sabe que existe una persona que lleva más de 45 años escribiendo sobre el sur de la isla. Y como dice mi madre: “el que no cobra trabajo no le falta”, pues cada vez me ocupan más de más sitios.
Hace algunas semanas se celebró un encuentro de cronistas en el municipio de Candelaria.
Nos reunimos la Junta de Cronistas Oficiales de Canarias, 29 cronistas de 31 municipios (Gran Canaria, Tenerife, La Palma y Lanzarote. En el Hierro y Fuerteventura aún no hay cronistas y el cronista de la Gomera aún no se ha integrado a la Junta). Esta asociación se creó en el año 2001 y poco después comenzó a publicare por la propia Junta la revista anual “Crónicas de Canarias”. En este último encuentro se presentó el número 15 de esta revista que cuenta con más de 500 páginas.

¿Por qué se escogió Candelaria?
Siempre se escoge una isla para este encuentro. Nosotros nos reunimos dos veces al año, una de ellas es al principio para presentar la revista y la otra es a mitad de año para la lectura de la memoria y aprobar las cuentas, además de analizar proyectos y convenios. Gracias al apoyo y colaboración del Ayuntamiento yo ofrecí Candelaria a la Junta y pudimos hacer aquí este encuentro anual.

Texto: Tere Coello
Fotos: Elena Díaz

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.