Igueste de Candelaria, el valle de los guanches

en CANDELARIA el .

A 700 metros sobre el nivel del mar y a seis kilómetros del casco se localiza el pueblo de Igueste de Candelaria. Según recoge el Diccionario Ínsuloamaziq, dedicado a las antiguas hablas amazighes de las Islas Canarias, Igueste significa húmedo, lo que hizo que destacara desde la antigüedad por su riqueza agrícola y que fuera elegida para la cría de ganado.

Tal y como recoge el cronista oficial del municipio de Candelaria, Octavio rodríguez Delgado, “tras la aparición de la imagen de la Virgen de Candelaria o Chaxiraxi de los guanches y su traslado posterior a la Cueva de Achbinico, fue venerada por los aborígenes del Bando de Goymar, que le cedieron un rebaño de 600 cabras que pastaban en el Valle de Igueste, destinado a tal efecto por el Rey, teniendo pena de muerte el que intentase robarlo u osara meterse con su ganado en dicho lugar. El guardián de dicho rebaño y paraje era el guanche Napay Guacherbe, después Francisco Napay, que por lo tanto es el primer habitante conocido de Igueste”.

También se destaca que “en la toponimia de este pueblo quedan vestigios de los guanches, de sus ritos y costumbres, como la Montaña de Arguama o “Montaña Santa”, la “Laja del Diablo” en Chacorche y “El granel de los guanches” (cueva en el barranco de Afirama). Y entre los yacimientos arqueológicos descubiertos en este lugar destacan numerosas cuevas o auchones, tagoros, santuarios, majadas pastoriles, concheros y cuevas sepulcrales”, explica Octavio Rodríguez.

Igueste de Candelaria fue durante más de 4 siglos el núcleo de población más importante del municipio. Y es que tras la conquista parte de la población se asentó en este territorio, donde vivieron principalmente de la agricultura, el ganado y de la artesanía. Este desarrollo, que se produjo alrededor de su principal vía de comunicación -la Carretera General del Sur-, supuso también un desarrollo arquitectónico y de servicios, tal y como sucedió durante la segunda mitad del S XVIII, con la construcción de la Iglesia de la Santísima Trinidad, y ya en el s XIX con la de una escuela.

“En 1864 el Ayuntamiento de Candelaria acordó la creación de una escuela elemental en el pago de Igueste, por contar ya con 900 almas, así como por la gran distancia que lo separaba de la cabecera municipal y los barrancos intransitables que cruzaba el camino, que en invierno imposibilita a los niños acudir a la escuela”, recoge el cronista oficial de Candelaria.

Según datos del Ayuntamiento de Candelaria actualmente cuenta con una población de 2.295 personas. Además dispone de un Centro Cultura con Biblioteca, dedicado a Porfirio Torres Cruz y un Centro de Salud, así como cementerio, cripta, residencia y centro de educación primaria (CEIP).

Además para los amantes de la naturaleza tiene dos senderos homologados, el SL-TF 296 La Mesa y el SL-TF 296.2 Barranco Chacorche. El primero parte de la Plaza Dimas Coello de Igueste de Candelaria y finaliza en Araya. Es de dificultad media y transcurre por el Espacio Natural Protegido Parque Natural de la Corona Forestal. Durante el recorrido además se pueden observar los vestigios de la actividad agropecuaria en la zona y de la arquitectura tradicional. En el caso del segundo, se puede observar un paisaje desgastado por el paso del agua y la rica vegetación de la zona, así como cuatro galerías y un pozo.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.