Eusebio Jorge, integrante del C.L. Añavingo-Chimisay de Arafo reciente campeón de la Copa Cabildo de Tenerife

en MIRA - DEPORTES el .

“Vas por las calles y los bares, y la gente está muy contenta con el equipo y con ganas de seguir para adelante”

El C.L. Añavingo Chimisay de Arafo, se proclamaba hace escasas fechas, campeón de la Copa Cabildo Tenerife 2030, después de imponerse al C.L. Ravelo Esperanza 12-11, en una disputadísima final celebrada en el terrero Pancho Suárez de Los Campitos ante una afición entregada.

Este título viene a poner la guinda al trabajo que viene desempeñando el conjunto arafero desde hace unos años, y que venía refrendándose en las categorías de formación en temporadas anteriores. Uno de los “culpables” de los éxitos del Añavingo Chimisay, no es otro que Eusebio Jorge, luchador curtido en mil batallas, y que sigue manteniendo la ilusión intacta por este deporte, como demuestra no solo su labor como integrante del equipo senior, sino también como entrenador de varias de las categorías de base del club.

Quisimos hablar con el luchador güimarero del momento actual de su equipo y de cómo ha evolucionado el deporte que tantas satisfacciones le ha proporcionado.

 

Vienen de levantar el trofeo Copa Cabildo de Tenerife 2030, después de disputar una emocionante final ante el Ravelo. Cuéntanos como se desarrolló la lucha, y como vivieron el triunfo.

“Estábamos muy motivados y todo el equipo remó en la misma dirección. Los de abajo intentamos realizar una labor de desgaste de los rivales con los que nos íbamos emparejando para facilitar el trabajo a los compañeros. Fue una labor de equipo. Después de tres años batallando y quedándonos a las puertas  en varias semifinales, nos llevamos una alegría muy grande tanto los luchadores como la directiva y aficionados. Estamos muy contentos la verdad”.

 

En esta final contaron con una buena representación de la afición arafera ¿contentos con el apoyo de los aficionados, que parece que están recuperando la ilusión por la lucha en el pueblo?

“La verdad es que sí. El campo estaba totalmente lleno y la afición nos acompañó y nos animó en todo momento como lleva haciendo todo el año. Nosotros decimos que la afición es nuestro decimotercer luchador, porque con los ánimos que nos transmiten nos dan un empujoncito extra. Vivieron con mucha pasión la final y se portaron muy bien con nosotros. Y lo que comentabas de recuperar la ilusión por la lucha, hay que decir que si se nota. Vas por las calles y los bares, y la gente está muy contenta con el equipo y con ganas de seguir para adelante”.

 

Llevas muchos años vinculado a la lucha canaria, ¿qué cambios ha experimentado este deporte durante este tiempo, bajo tu punto de vista?

“En cuestión de infraestructuras, los terreros son bastante mejores y están bien acondicionados. Antes luchábamos al aire libre, en terrenos donde se volcaba un camión de arena, o nos duchábamos en muchos lugares con manguera encima de unos palets. Tenemos instalaciones que nos permiten trabajar en condiciones. En cuestión de ropa también se ha experimentado una evolución, teniendo ahora telas mucho más suaves que no hacen daño a la cara y orejas como antes”.

Además de luchar en el primer equipo, estas involucrado con varios equipos de cantera, en un equipo que se ha convertido en referencia en el trabajo con la base en nuestra isla ¿cuál es el secreto de este éxito?

“Llevo el tema de los escolares. Estuve unos años apoyando a Roberto que fue el que empezó esto con el tema de los niños y niñas. Este año ya estuve solo por mi cuenta con las categorías prebenjamín, benjamín, alevín e infantil. Además echamos una mano con los cadetes, juveniles y seniors. El secreto es trabajar y mimar a los chicos y chicas, ver su evolución día a día y pensar que son el futuro de la lucha. Es lo que nos motiva y nos hace sentir orgullosos”.

En tu opinión, con la experiencia que tienes acumulada después de tantos años ¿cuál es el camino que debe seguir este deporte para recuperar la afición y el seguimiento que tenía hace unas décadas, si es que se puede llegar a eso?

En mi opinión para que la lucha vuelva a ser lo que era, aunque tampoco es que esté mal en este momento, la clave está en el trabajo de los monitores en las escuelas. Enseñar a los niños y niñas que vayan a luchar, que hagan mañas, que no haya malos gestos, el tener nobleza en el terrero,… todas esas cositas que van sumando. El que los chicos sepan y tengan la oportunidad de desarrollar las mañas que les van enseñando es muy importante para que el espectador disfrute que es de lo que se trata. Antiguamente todo luchador, era luchador de ataque y salía a luchar. Todo esto debe empezar en los colegios. Desgraciadamente hay niños y niñas que no saben lo que es la lucha. Ahí es donde debemos incidir para mantener este deporte y difundirlo. En todo caso creo que la lucha ahora goza de buena salud, al contrario que hace unos años que estuvo algo mermada. Ahora parece que vuelve a haber cierto auge. Ayuda el tema de que los medios nos den cabida para que los niños se motiven un poco más, y vean luchadores de ataque que sean referencias para ellos”.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.