Elegir Denominación de Origen Valle de Güímar es apostar por calidad, producto sostenible y paisaje

en GUIMAR el .

El Consejo Regulador Valle de Güímar es un organismo encargado de regular y normalizar la actuación de los operadores, viticultores y bodegueros, adscritos a la Denominación de Origen Valle de Güímar, así como responsable del cumplimiento efectivo de las mismas.

En el caso nuestro el ámbito territorial lo conforman los Ayuntamientos de Güímar, Arafo y Candelaria.

Desde un punto de vista jurídico es una corporación de derecho público representativa de intereses económicos y sociales de sus operadores. Tutelada por la administración, su órgano de gobierno lo componen de forma parietaria cinco viticultores y cinco representantes de bodegas elegidos de entre los inscritos en ambos registros y representado por un presidente, actualmente, D. Antonio Gómez Jiménez.

¿Cuál es la misión de un Consejo Regulador de una Denominación de Origen?
Su misión es la de defender la propia denominación de origen y sus intereses, aplicar los preceptos reglamentarios que se determinen para controlar la calidad y garantizar el origen de los productos amparados, así como la de fomentar los productos amparados por la denominación de origen.

En pleno noviembre, prestamos atención a la apertura de las bodegas. ¿Cómo ha ido este año la vendimia?
Parte de la vendimia 2020 ha estado marcada por las condiciones climáticas de los últimos años, principalmente la falta de lluvias en el pasado otoño y primavera, afectando en mayor grado en las plantaciones de secano.
A excepción de la falta de lluvias del año pasado, las condiciones climatológicas del Valle son excepcionales para el cultivo de la viña, por eso existe una historia afamada de sus vinos que en antaño se exportaban. La alta luminosidad y sus suelos volcánicos y temperaturas y humedades apropiadas hacen que podamos producir una uva sana y ausencias de enfermedades con una intervención muy respetuosa.

¿Eran estas las cantidades que preveían?
La cosecha controlada por ésta Denominación de Origen y con derecho a ella se sitúa en torno a medio millón de kilos; en los dos últimos años hemos tenido descensos, como se ha comentado, por esa falta de lluvias.

En muchos lugares de la isla, las altas temperaturas y la ausencia de lluvias han provocado un adelanto en la vendimia. ¿Ha sucedido así también en el Valle de Güímar?
Sí, esa ausencia de lluvias y sobre todo el mal reparto de las mismas en los periodos críticos del desarrollo de la planta, ha provocado un aceleramiento del periodo de maduración que en nuestro caso se fija en torno a los 20 días.

¿Ha afectado la climatología a la variedad y calidad de la uva?
No. Las mermas han sido en peso del racimo sobre todo en secano pero no en la calidad del mismo. De los vinos cosecha 2020, que a esta fecha han llegado al Consejo para ser evaluados tanto físicamente como sensorialmente por el panel de cata -y aunque es pronto para aventurarse-, apunta a una muy buena cosecha. Y eso que venimos de una cosecha 2019 calificada por el Consejo Regulador recientemente como excelente.

Según el color de la uva, ¿cuántos kilos han recogido en este 2020?
De variedades de uva blanca 225.254 kilos y de variedades de uva tinta 87.250 kilos.

Los viñedos de Güímar aportan un valor añadido al paisaje y son fuente de economía en el municipio. ¿Existe apoyo por parte de las diferentes administraciones?
Como parte del sector primario que, como bien dices genera un valor paisajístico, nunca es suficiente el apoyo pero si es cierto que existe una mayor conciencia política de lo que aporta este sector.
Por un lado, al viticultor se le debe apoyar con unas ayudas más justas al mantenimiento del viñedo y más equiparable a otros subsectores. Y por otro lado, crear normas efectivas que permitan a las bodegas el desarrollo de actividades complementarias para un Enoturismo de calidad y que complemente la rentabilidad de las bodegas.

En época tan complicada como este y con un elevado número de personas en el desempleo, ¿haría falta que se trabajase para hacer más atractivo el campo y así garantizar el relevo generacional?
Va relacionado con la respuesta anterior. Las bodegas del Valle de Güímar necesitan uva y los vinos del Valle llevan siendo en últimos años los más premiados a nivel regional y con muchos premios internacionales. Esto hace que nuestra uva sea apreciada. Ahora la labor de todos los agentes con las administraciones -y sobre todo las locales-, es trabajar para hacer atractivo y rentable la recuperación de fincas que se han “jubilado” con el viticultor.

Como expresaba anteriormente, en unas semanas se abrirán las bodegas. ¿Qué calidad tienen estos vinos con Denominación de Origen Valle de Güímar?
Como comenté antes, lo que va llegando al Consejo -y que yo personalmente he probado en bodegas-, la calidad es muy buena.

Teniendo en cuenta la situación de pandemia, ¿han percibido caída en ventas?
Aquellas bodegas que trabajan con la restauración, hoteles y vinotecas son las que más sufrieron en facturación por el cierre provocado por esta situación. Pero es cierto que han sabido buscar soluciones, como la venta directa con entrega y comercio electrónico.
Se acercan fechas de celebración y compartir, aunque sea en casa y con restricciones. Supongo que en esos momentos un vino D.O. Valle de Güímar hará de cada momento una experiencia muy agradable…
Con un consumo de producto de cercanía, de calidad y origen diferenciado y certificado, de kilómetro cero, de producto sostenible con el paisaje y como bien dices con una experiencia muy agradable.

 

Texto: Tere Coello.


Esta página web emplea tanto cookies propias como de terceros técnicas, para recopilar información estadística de su navegación por Internet y para mostrarle publicidad relacionada con sus gustos, así como para mejorar su experiencia de usuario. Al navegar por este sitio web, usted accede al empleo de estas cookies. Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies.    Ver