Carmen Luisa Castro: “Güímar está a la altura de las circunstancias, sus gobernantes no”.

en GUIMAR el .

Texto: Tere Coello    Fotografía: Elena Díaz

La popular Carmen Luisa Castro, a pesar de haber ganado las elecciones en mayo de 2019, es la líder de la oposición en el Ayuntamiento de Guímar, donde gobiernan en pacto el Partido Socialista (PSOE) y Coalición Canaria (CC). Tras algunos movimientos políticos en diferentes ayuntamientos tinerfeños, tales como Arico y Santa Cruz, algunas miradas se han vuelto últimamente hacia el ayuntamiento güímarero ante la posibilidad de un nuevo cambio en el poder político municipal.

-Carmen Luisa, ¿Cómo está viviendo esta situación de pandemia?

La verdad es que con un poco de incertidumbre con respecto al futuro que nos espera.

-¿Y cómo se está viviendo esta realidad en su municipio?

Muy mal, manipulando datos, no tomando decisiones quien las tiene que tomar; que es el alcalde y los concejales, ¡no los técnicos! Nos han demostrado que para ellos, por encima de las personas, está la Ley. Para mí siempre han estado las personas primero, con sus circunstancias, sus historias personales y sus realidades. Y luego está la norma que, por supuesto, hay que aplicarla, pero nunca haciendo daño a las personas.

-Desde las competencias que poseen los gobiernos locales, ¿se está haciendo todo lo que se debe?

¡Muy poco! ¡Desde antes de la pandemia y ya con ella! ¡Cuándo más tienen que apoyar al empresario y al autónomo local, este gobierno municipal hace todo lo contrario! La mayoría de lo que gastan está destinado a empresas de fuera del municipio. La verdad que no se está haciendo un trabajo serio. Los servicios municipales -todos lo podemos palpar-, han mermado. La limpieza, los jardines…da  pena. La verdad que Güímar no tiene unos gobernantes que estén a la altura de las circunstancias.

-Hemos dejado atrás el mes de septiembre pero aún no ha cesado la polémica suscitada por la celebración de los actos en homenaje a la Virgen del Socorro y que han enfadado a gran parte de la ciudadanía güímarera. ¿Cuál es su opinión?

Lo digo alto y claro con el amor y la devoción que le tengo a  la Virgen de El Socorro. ¡Son unos cobardes y unos impresentables! Han utilizado a algunos colectivos para que dijeran lo que ellos no se atrevíeron a decir desde el mes de Julio, porque siempre actúan desde la mediocridad, buscando excusas, para no hacer nada, ni siquiera decorar el pueblo…

Se han reído de los güímareros y nos han tratado como delincuentes, con las polémicas decisiones que han tomado imponiendo el miedo e intimidando la devoción los días 7 y 8, con policías en las puertas de las iglesias e, incluso, llegando a prohibir que la banda tocara el día 8. Estas polémicas decisiones solo demuestran la apuesta que hacen los gobernantes de Güímar por estar solo en las redes sociales, abandonando las relaciones humanas por las que siempre debemos apostar. Debieron ser creativos y, a la vez, respetar las normas sanitarias que este virus nos está imponiendo, tal y como han hecho y hacen en otros municipios para no perder sus tradiciones. Pero  el pueblo ha sido inteligente y ha sabido estar a la altura de las circunstancias.

-Una de las señas de identidad de la celebración de El Socorro es su pasodoble, una pieza de indiscutible valor musicalmente hablando y que, al parecer, ha sufrido algunos cambios que han enfadado muchísimo a gran parte del pueblo. ¿Es así?

Esto ha sido parte de un guion preestablecido de un programa de TV Canaria que no respeta las costumbres de cada pueblo porque ellos saben más que nadie. Desde luego que si la política de este programa es no llevar a los de la zona, pues no hace falta tocar el pasodoble. ¡Hay que respetar las tradiciones de cada uno!  Al final, parece que venían de listos a enseñar cómo se toca bien el pasodoble porque los de Güímar no saben. No sé cómo los responsables de  las concejalías lo permitieron. Nosotros celebrábamos programas de igual contenido y siempre  dando prioridad nuestros grupos.

-Usted fue alcaldesa de este municipio  en el pasado mandato y, a pesar de haber ganado las elecciones en 2019,  ahora es líder del principal partido de la oposición. ¿Se ha sentido traicionada por quien fuera su principal socio para gobernar?

No. Nunca me he sentido traicionada porque nunca Gustavo llegó a ser ni claro ni firmar un acuerdo después de las elecciones. Traicionado se siente mi partido porque CC ha incumplido un acuerdo político en la isla de Tenerife con mi formación política en Güímar. Yo tenía muy claro, y muchas veces lo repetí en época electoral, que si no tenía mayoría absoluta difícilmente gobernaría.

-En unos meses, tras el acuerdo de pacto de gobierno entre PSOE y CC, Gustavo Pérez pasará a ser alcalde de Güímar. ¿Qué espera de ese próximo gobierno?

La verdad es que dudo mucho que ese acuerdo se produzca. Sería, creo, que histórico. Sinceramente, no espero mucho más… Ambos actúan casi de la misma manera, no toman decisiones, siempre hay excusas y cobran lo mismo.

-¿Se ha planteado una moción de censura apoyada en Coalición Canaria y Ciudadanos, como así pasó en el Ayuntamiento de Santa Cruz, para desbancar al Partido Socialista?

No. Tengo claro desde antes de las elecciones que me tienen más como una enemiga que como una aliada para gobernar. La diferencia de Santa Cruz es que CC estaba en la oposición como el PP.  Pero si el pacto se rompiera entre ambos y llegaran a hablar conmigo, desde luego que Güímar y sus vecinos serían la prioridad, no la forma de gobernar de ahora.

-Se comenta dentro y fuera del pueblo que si apartaran a Gustavo Pérez del Ayuntamiento de Güímar existiría esa posibilidad, ¿qué hay de cierto en esto?

Coalición Canaria, según el Pacto firmado con el PSOE en Güímar, obtendría la alcaldía el próximo mes de Junio de 2021, y está claro que su partido en Tenerife así lo desea, ya que no le han abierto expedientes.

Ahora, si dudo que el PSOE -con las dos alcaldías perdidas de Arico y Santa Cruz-, le cedan a CC la de Güímar.

-La economía del municipio se ha visto muy resentida, incluso antes de la pandemia (recordemos que las obras en la Hidalga hicieron mucho daño al tejido comercial). ¿Necesita Güímar medidas urgentes, constantes y sonantes al respecto, y reflejadas en los nuevos presupuestos municipales?

Claro que sí. La situación económica de Guimar ha cambiado, los ingresos no son los mismos que antes de esta pandemia, pese a que dejamos  un municipio saneado de deudas bancarias, fuera de un plan de ajuste, con casi 11 millones de remanente positivo.

Ahora mismo existen muchos problemas económicos, muchísimas deudas de este gobierno porque hay empresas que no han cobrado, puesto que el alcalde  tiene miedo (pese  a estar firmadas las facturas y reconocidas por nosotros), todavía seguimos pagando intereses de mora porque no quieren abonar estas facturas, lo que ha llevado a estos empresarios a acudir al juzgado para poder cobrarlas.

Hay una paralización en los servicios del ayuntamiento, contratación colapsada porque quieren hacerlo todo por burocracia, lo que al final va a concluir en no sacar adelante contratos importantes para el municipio.

Se invierte más en empresas de fuera del municipio que de aquí. Güímar ha perdido tejido empresarial y ha perdido liderazgo en el Valle y eso se nota nada mas pasear por el pueblo. Lo poco que se hace es de proyectos de la legislatura anterior

-¿Qué es lo más que le preocupa ahora mismo del municipio?

La mala imagen que Güímar está dando de suciedad y abandono por parte del gobierno municipal, por no tomar decisiones. Pero sí que cobran por ello.

 


Esta página web emplea tanto cookies propias como de terceros técnicas, para recopilar información estadística de su navegación por Internet y para mostrarle publicidad relacionada con sus gustos, así como para mejorar su experiencia de usuario. Al navegar por este sitio web, usted accede al empleo de estas cookies. Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies.    Ver