El Ayuntamiento solicita la concesión de título de hijo predilecto de Tenerife a Antonio Bello

en GRANADILLA el .

La propuesta, que se adhiere a la de San Juan de la Rambla, destaca su carrera investigadora y los reconocimientos internacionales

El Ayuntamiento de Granadilla de Abona, a través de las áreas de Cultura y Relaciones Institucionales, aprobó el pasado pleno la adhesión a la propuesta del Consistorio de San Juan de la Rambla de solicitar al Cabildo de Tenerife la concesión del título de hijo predilecto de Tenerife, a título póstumo, a don Antonio Bello Pérez.

Según explica la concejala del área, Eudita Mendoza, Antonio Bello nació en 1940 en Granadilla de Abona, en la clínica Antonio Pérez Díaz, en la calle de la Iglesia del casco, aunque posteriormente fue inscrito en el registro civil de San Miguel de Abona; no obstante, cursaría estudios básicos, bachillerato elemental y superior en Granadilla hasta los 18 años. La edil destaca que ya en 2009 el Ayuntamiento aprobó en sesión plenaria concederle el título de hijo adoptivo de Granadilla de Abona, además de que posteriormente se acordara la denominación del centro de formación agraria de Las Crucitas, en el municipio, como ‘Aula agroecológica Antonio Bello Pérez’.

El alcalde, José Domingo Regalado, resalta la carrera investigadora de Antonio Bello, miembro del CSIC, y con numerosos reconocimientos internacionales que obtuvo por su trabajo, siendo pionero en el estudio de la nematofauna de los suelos cultivados, en la lucha y en defensa de la capa de ozono y en la agroecología. Desde el Ayuntamiento, argumenta Regalado, “nos sumamos así a esta propuesta para que este canario, nacido en Granadilla de Abona, y que tanto aportó para Canarias y el mundo, sea nombrado hijo predilecto de Tenerife”.

Antonio Bello fue el primer español en recibir el Premio a la Protección de la capa de ozono correspondiente al año 1997, un reconocimiento internacional de la Agencia para la Protección del Medio Ambiente (Enviromental Protección Agency-EPA), con sede en Washington, a través de su sección de protección del ozono estratoférico. Además, fue uno de los mejores expertos en los sistemas agrarios del jable, la agricultura tradicional de siglos en el sur de Tenerife. Doctor en Ciencias Biológicas, fue profesor de Investigación en Ciencias Agrarias desde 1978; nematólogo; fundador del primer departamento de Agroecología en España y de la sociedad ‘Científicos por el Medio Ambiente’ (CIMA); vicepresidente de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica; director durante ocho años del Centro de Ciencias Medioambientales del CSIC y defensor a ultranza de una “agricultura bien hecha” para la obtención de alimentos libres de contaminantes. Su carrera ‘investigadora’ en el CSIC comenzó en 1971 en calidad de ‘colaborador científico’, alcanzando el grado de ‘Investigador “solamente dos años después. En 1978 ascendió a ‘Profesor de Investigación’, con el número uno de su promoción. En 1979 pasó a ser ‘Jefe de la Unidad de Biología Ambiental’ en el Instituto de Edafología y Biología Vegetal, del que en 1983 sería vicedirector y posteriormente director hasta que en 1990 el Instituto se convirtió en el Centro de Ciencias Medioambientales (CCMA), desde donde continúo su labor investigadora como ‘Jefe del Departamento de Agroecología’. Fue asesor de las Naciones Unidas y de la FAO en alternativas al ‘bromuro de metilo’ (un producto muy utilizado como fumigante del suelo pero gran destructor de la capa de ozono que nos protege de los rayos ultravioleta de la luz solar), así como de los ministerios de Medioambiente, Agricultura, Pesca y Alimentación.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.