Accidente de tráfico y siniestro total del vehículo ¿Mi vehículo puede tener una segunda oportunidad?

en Te interesa el .

Yardena Pérez Pérez
Abogada – Mediadora
Administradora Concursal

En muchas ocasiones nos encontramos que tras un accidente de tráfico, al conductor que no ha tenido culpa en el accidente y le han chocado su vehículo, la compañía de seguros que le va a indemnizar le indica que su vehículo es “siniestro total”.

¿Qué significa un siniestro total?
El siniestro total surge cuando, tras un accidente de tráfico, la reparación del vehículo dañado es superior a su valor medio de mercado. En estos casos, la compañía aseguradora obligada a indemnizarte declarará que el vehículo es “siniestro total” y te propondrá una indemnización que se corresponde con el denominado “valor venal” del vehículo, y esto normalmente no alcanza la reparación de tu vehículo, ni te permite comprarte uno nuevo o seminuevo.

¿Qué es el valor venal del vehículo?
Es el valor de mercado o precio medio de venta que tiene el vehículo en el momento inmediatamente anterior al accidente de tráfico.
Para calcularlo se suelen tener en cuenta, entre otros factores, las cuantías que determina el Ministerio de Hacienda a través de una Orden que se actualiza anualmente, cuyo objeto es fijar los precios medios de venta utilizables, como medio de comprobación por las Administraciones Tributarias, en relación a los Impuestos de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones e Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte, en la que consta un listado ordenado por marcas y modelos de vehículos.

¿Tengo derecho a la reparación de mi vehículo?
Ojalá pudiéramos contestarte “SÍ, siempre”, porque en realidad dependerá del importe del coste de reparación y si éste supera o no el valor venal del vehículo; en la mayoría de las ocasiones ya sabemos que sí lo supera, por lo que no siempre el consumidor-perjudicado podrá reclamar el importe íntegro de la reparación de su vehículo.
Hasta ahora era habitual reclamar en los juzgados la indemnización conforme al valor de reparación adjuntando el presupuesto de la reparación, siempre que no fuera excesiva respecto al importe que la aseguradora proponía por el siniestro total, lo que en la mayoría de las ocasiones implicaba solicitar un presupuesto de reparación por un taller distinto al de la marca del vehículo, utilizando repuestos de segunda mano, etc.; pues casi en el cien por cien de los casos, la reparación en un taller oficial de la marca y con repuestos nuevos de la marca excede con creces el valor venal del vehículo siniestrado.

En otras ocasiones se acudía al juzgado reclamando el importe abonado ya por la reparación del vehículo, lo que implicaba que el perjudicado debía adelantar el dinero al taller para reparar el vehículo y posteriormente reclamarle a la aseguradora vía judicial aportando en este caso la factura de reparación, pero no siempre el perjudicado obtenía el importe íntegro de la reparación, pues cada órgano judicial venía determinando si únicamente le correspondía un importe que no superara el valor venal del vehículo incrementado en un 20%, 30, 40% o 50%, porque en caso contrario el tribunal entendía que había un enriquecimiento injusto.
A partir de la reciente Sentencia nº 420/2020 del Tribunal Supremo, de fecha 14 de julio, se ha establecido un criterio jurisprudencial para determinar cómo indemnizar un siniestro total cuando el valor de la reparación supera el valor del mercado del vehículo, veamos si realmente esta nueva sentencia del Alto Tribunal viene a aclarar y defender los intereses del perjudicado.

¿Cómo indemnizar ahora por un vehículo siniestro total?
El Tribunal Supremo ha determinado la forma en la que procede indemnizar los daños materiales ocasionados a un vehículo en accidente de tráfico, cuando el coste de reparación excede manifiestamente del valor venal y/o del valor de compra en el mercado de segunda mano de un vehículo de las mismas características; es decir, cuando nos encontramos con un vehículo siniestro total.
Así, señala el Tribunal Supremo que se deberá fijar una indemnización que equivalga al valor venal del vehículo más un porcentaje que comprenda el importe de los gastos administrativos, las dificultades de encontrar un vehículo similar en el mercado, la incertidumbre sobre su funcionamiento, etc.

Es decir, el perjudicado deberá ser indemnizado con el valor venal del vehículo incrementado con un porcentaje, lo que significa que le indemnizarán por el valor de afección del vehículo.

La crítica a esta sentencia es que el Tribunal Supremo finalmente no ha resultado concluyente a la hora de determinar ese porcentaje de afección, pues ha venido a indicar que será cada Juez, en cada caso concreto, el que deba ponderar todas esas circunstancias para determinar cuál es ese porcentaje que ha de sumarse al valor venal, de manera que en ocasiones podrá determinarse en un 20%, en un 40% o en un 10% por ejemplo.

Por tanto, si tras un accidente de tráfico en el que no eres culpable, la aseguradora te propone una indemnización por siniestro total de tu vehículo que consideras que no alcanza el valor de la reparación que precisa para que puedas usarlo, lo mejor es acudir a tu abogad@ para que estudiando tu caso puedas reclamar ante el Juzgado esta indemnización y sea el Juez quien, conociendo tu caso, determine el importe de la indemnización tomando en consideración no sólo el valor venal del vehículo sino también esas otras circunstancias como el importe de los gastos administrativos, las dificultades de encontrar un vehículo similar en el mercado o la incertidumbre sobre su funcionamiento.

En resumen, tu vehículo también tiene derecho a su segunda oportunidad, para ello busca a tu abogad@.


Esta página web emplea tanto cookies propias como de terceros técnicas, para recopilar información estadística de su navegación por Internet y para mostrarle publicidad relacionada con sus gustos, así como para mejorar su experiencia de usuario. Al navegar por este sitio web, usted accede al empleo de estas cookies. Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies.    Ver