150 años cumple la representación de la Ceremonia Guanche, en Güímar

en GUIMAR el .

La representación de la Ceremonia Guanche está considerada como Patrimonio Cultural Inmaterial, de acuerdo a la Ley 11/2019, de 25 de abril, puesto que es un hecho de naturaleza sacramental en el que se representa la aparición de la Virgen a los guanches, un acto que tradicionalmente ha sido representado en Güímar por la Asociación Cultural Guanches de la Virgen de El Socorro.

Hace 150 años que se representó por primera vez esta ceremonia, durante las Fiestas de El Socorro. En 1872, -y tras un siglo después de que se realizase en la festividad del municipio de Candelaria-, los romeros que bajaban con la Virgen pudieron disfrutar del auto sacramental en la costa güímarera, en la playa de Chimisay.

Si nos vamos a la historia, para lo que recurrimos a documentos municipales redactados por el cronista oficial, Octavio Rodríguez, leemos que los habitantes de Güímar deseaban incorporar la ceremonia a El Socorro, puesto que la playa de Chimisay fue el lugar en el que apareció la Imagen, “pero el informe negativo del párroco de Santa Ana de Candelaria, que al igual que había ocurrido con unas estampas, alegaba que sólo la Virgen de Candelaria podía tener guanches en su festividad. Esto hizo que el obispo de la Diócesis la prohibiese repetidamente”.

A pesar de la inusitada rivalidad religiosa existente por entonces entre ambos municipios, el pueblo güímarero continuó insistiendo, hasta que finalmente lo lograron. Así, en septiembre de 1872, vecinos de este municipio sureño, vestidos como los guanches, con pieles de oveja, realizaron la representación del hallazgo de la Virgen, aunque para ello tuvieron que desobedecer a la autoridad eclesiástica, “don Domingo Cortés, gobernador eclesiástico del Obispado de Tenerife en Administración Apostólica, ordenó al cura párroco de Güímar que se retirase de la fiesta si se representaba, así como a los demás sacerdotes residentes en Güímar y al mayordomo de El Socorro, quienes quedaron enterados de lo dispuesto” . Pero lo cierto es que, a pesar de las amenazas, dos días después se representó en El Socorro la primera “Ceremonia guanche”, lo que dio lugar a nuevas denuncias del párroco de Candelaria.

Las denuncias no tuvieron carácter disuasorio ya que, en 1873, volvió a representarse la Ceremonia, como así lo anunció en la hoja parroquial el recién estrenado párroco de san Pedro, Fidel Ferré y Pujol, desoyendo los obstáculos suscitados al respecto y a pesar de las protestas del cura de Candelaria, Antonio de la Barreda y Payba. A partir de este momento la Ceremonia quedó incorporada a las celebraciones a la Virgen de El Socorro.

Fueron muchos los escritos realizados en esa época en apoyo a esta representación teatralizada de lo acontecido en Chimisay. La primera descripción de la Ceremonia de El Socorro la recogió el sacerdote lagunero don Ireneo González (oriundo de Güímar por su madre), al describirla en 1883 en La Ilustración de Canarias: “…No sé si á causa del aspecto del lugar, la hora, el silencio profundo que reina entre aquel inmenso gentío; ó por el recuerdo de las sencillas costumbres de los primitivos tinerfeños tan villanamente sacrificados, ó si es por el sentimiento religioso que se despierta en aquel desierto, ello es que el espectáculo es en extremo conmovedor”.

Diferentes publicaciones del siglo XIX se hicieron eco de esta Ceremonia, tales como el Diario de Tenerife (Santiago Beyro, 1888), el Liberal de Tenerife (1891), diario La Opinión (1899, 1903), o Breves apuntes históricos de la Villa de Güímar (Tomás Cruz García, 1940), entre otros.

Lo que es incuestionable es la relevancia que poseían las personas que ostentaban el título de rey o “mencey” dentro del colectivo de los guanches que formaban parte de la interpretación de la ceremonia, un título que se concede a la persona que más años ha participado en la misma.

A lo largo de la historia de la representación de este acto sacramental de carácter religioso, con 150 años de historia en Güímar, los reyes guanches que se recuerdan son: Eusebio (del que no hay referencias), Isidro Bethencourt Coello, natural de Los Majuelos; Daniel Rodríguez Coello, de Los Majuelos, pero vecino de Arafo;  Gregorio Díaz Leandro, de Guaza, hasta 1957; Avelino Gómez Reyes, de San Juan, durante 25 años, de 1957 a 1982;  Domingo Díaz Jorge, de San Juan, durante 23 años, de 1982 a 2005; Juan Francisco Román Rodríguez, de Chacaica, pero vecino de Fátima, desde 2005 hasta 2013; y  Honorio Quintero desde dicho año hasta el presente.

El protagonismo e importancia que ostenta el colectivo de los guanches de la Ceremonia ha gozado de interés tanto fuera como dentro del municipio, por lo que se han llevado a cabo, y se siguen llevando, diferentes iniciativas con el fin de poner aún más en valor su compromiso con el pueblo y la Historia. Desde hace 12 años se viene solicitando que la labor de los Guanches de Güímar sea reconocida con la Medalla de Oro de Tenerife, la Medalla de Oro de Canarias, el Premio Canarias de Cultura Popular y la incoación de BIC a la “Ceremonia Guanche”.

Recientemente, el Ayuntamiento de Güímar ha inaugurado, frente a la Ermita de El Socorro, un monumento a la memoria de los Reyes Guanches y Cabreros que han formado parte de la mencionada Ceremonia y que han fallecido.

La Albahaca 2022

Texto: Tere Coello


Esta página web emplea tanto cookies propias como de terceros técnicas, para recopilar información estadística de su navegación por Internet y para mostrarle publicidad relacionada con sus gustos, así como para mejorar su experiencia de usuario. Al navegar por este sitio web, usted accede al empleo de estas cookies. Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies.    Ver