Teresa Linares referente del atletismo tinerfeño en las últimas décadas

en MIRA - DEPORTES el .

En la actualidad, el deporte está teniendo un enorme protagonismo en la vida de las personas, que encuentran en él un vehículo para sentirse bien física y mentalmente, y un excelente medio de relaciones sociales. En este artículo, hemos querido presentarles el testimonio de una deportista extraordinaria que en su momento se vio en la tesitura de combinar la faceta de madre y atleta, con éxito en ambos casos.

Teresa Linares ha sido una de las referencias del atletismo tinerfeño en las últimas décadas. Si echamos un vistazo a su currículum nos daremos cuenta de la dimensión de esta extraordinaria deportista: internacional en 12 ocasiones, Campeona de España de 10 y  20 km  Marcha, bronce por equipos en la Copa de Europa de Eslovaquia ’98 o integrante de la Selección Española de Atletismo en el Mundial de Sevilla ´99, son el botón de muestra que lo corrobora.

La atleta del Tenerife Cajacanarias,que viene de  disputar hace dos meses las maratones de Mumbay y Anantapur en India, dentro de una magnífica iniciativa solidaria que contamos en nuestro número del mes de marzo quiso, hace unos años, cumplir otro de sus sueños: ser mamá. El deporte y la maternidad tenían que darse la mano en este momento de la vida de Tere: “Yo siempre he sido una firme defensora de que se puede cumplir un sueño sin tener que renunciar a otro sueño, y así lo he vivido yo en cuanto a la combinación de deporte y maternidad”, afirma.

La realejera nos cuenta que enfrentarse a ser mamá no lo vivió con limitaciones de ningún tipo. El apoyo imprescindible de la familia hizo todo mucho más sencillo: “a los tres meses de dar a luz comencé de nuevo a correr. Aunque después de ser mamá tu estado de forma no es el mismo que un año antes, es verdad que esa puesta en escena supuso un aliciente y un reto personal para mí. Si practicas deportes te sientes mejor para hacer frente al día a día. En mi regreso a la competición todo fueron apoyos y eso hizo que todo fuera mucho más fácil ya que solo hacía falta recuperar mi forma física porque mi motivación seguía intacta. Es de justicia decir que, en este sentido, el apoyo de mi familia fue determinante a la hora de volver a viajar los fines de semana para competir fuera así como para retomar mis entrenamientos diarios. Ellos siempre han cuidado gustosamente de mi Fabio para que yo pudiese ir remontando poco a poco tras este primer periodo en mi vida de inactividad”.

 

La figura de su mentor de toda la vida, la persona que la ha acompañado desde sus inicios en la marcha, fue crucial para ella: “en mi regreso a la alta competición la figura de mi entrenador de toda la vida, Basilio Labrador, fue determinante. Él fue el encargado de planificar los entrenamientos de manera progresiva y poco a poco volvieron a llegar los resultados. Sin él yo no estaría aquí. Su confianza en mí es y ha sido toda la vida mi combustible”, relata con admiración.

Tere tiene claro que aunqueno es sencillo, ya no para una deportista de alto nivel sino para cualquier mujer amante del deporte interconectar las dos facetas, son muchas más las recompensas obtenidas: “desde luego que me considero una persona positiva y si creo que se puede combinar maternidad y deporte, pero siempre partiendo de todas aquellas cosas que se pueden seguir haciendo y no centrándonos en lo que has dejado de hacer, que también hay alguna”.

La realejera, que cuenta con 49 años, sigue hoy día al pie del cañón con su club, “estoy muy orgullosa a día de hoy de seguir disputando las ligas nacionales en la División de Honor del atletismo español con el Tenerife Cajacanarias”, siendo inspiración para todas las nuevas generaciones de deportistas tinerfeñas, a las que está dejando un legado impagable, repleto de esfuerzo, constancia y mucho empeño en lo que uno hace. También para ser mamá.