“También es tuya”

en GUIMAR el .

Sabemos que no, pero:

¿Sería usted capaz de quemar la papelera de su casa…?

¿Se sentiría bien escribiendo su nombre, o dibujando cualquier cosa, en los muebles de su hogar?

¿Se disgustaría usted viendo como algún familiar, amigo o vecino rompe su sofá o sus lámparas?

¿Qué sensación le embargaría si alguien, conocido o no, entrase en su casa y destrozase sus plantas…?

Nuestra casa, nuestros muebles, nuestras cosas…, no sólo nos producen estabilidad y confort sino que representan logros, ahorro, sacrificios, trabajo y dinero. Y a propósito de dinero, ¿sabe cómo se gasta parte del suyo en lo referente a mobiliario público?

El lugar en el que residimos no es sólo el edificio en si mismo sino que es también el conjunto urbanístico que lo envuelve.

Jardines, parques, calles y plazas nos prestan un servicio. ¡Y si de estos hacemos un buen uso, el servicio es doble porque nos conforta el día a día!

¡Qué bien sienta encontrar ese banco disponible cuando estamos cansados o deseamos, simplemente, disfrutar del lugar! ¡Qué alegría ese parque infantil haciendo la delicia de los más pequeños! ¡Qué oportuna esa papelera, justo cuando la necesitamos! ¡Qué bien que todo sea útil y esté en perfectas condiciones, igual que en casa!

Y es exactamente igual que en casa porque todo el mobiliario urbano, del que se sirve cuando sale a la calle, también lo ha pagado usted con sus impuestos, con sus horas de trabajo, con los madrugones y horas extras… Es suyo y por eso debe seguir cuidándolo e interesándose por como se gestiona el presupuesto dedicado a ello.

Teniendo en cuenta lo expresado, el Ayuntamiento de Güímar, desde el Área de Servicios Municipales, cuya responsable es la concejal Verónica Jorge, ha puesto en marcha una campaña denominada “También es tuyo” y con la que, como así nos explica “pretendemos con esta campaña sensibilizar e incitar a sentirlo todo más nuestro. Se trata de hacer partícipe a la vecindad en el buen uso y gestión del mobiliario urbano. Esto no quiere decir que nuestra gente haga un mal uso, todo lo contrario. Es necesario señalar que la gran mayoría de los güímareros y güímareras son muy respetuosos con las zonas comunes. En realidad, son muy pocos los que deterioran o estropean algo, pero ese “algo” ha significado una inversión del gasto público y reponerlo supone otro coste añadido”.

Esta campaña trae consigo que los vecinos de Güímar conozcan de manera muy próxima el valor de lo que encuentran a su paso en la vía pública porque, desde las papeleras hasta las luminarias, sin olvidar bancos y cualquier otro elemento del mobiliario, serán etiquetados con su correspondiente precio. “Etiquetaremos todo. Pondremos el precio al mobiliario urbano porque, en ocasiones, desconocemos cuánto puede valer cada cosa. Por ejemplo, una sola papelera tiene un costo que oscila entre 90 y 120 euros. Y un banco de la calle puede costar entre 300 y 700 euros… Y así con todo. Esta campaña servirá para que los vecinos conozcan donde se invierten sus impuestos municipales en lo que se refiere a compra y reposición de mobiliario urbano. Esto propiciará que sintamos más el mobiliario como nuestro, como parte de nuestra vida y de nuestra convivencia en la calle. La calle la usamos para distintas cosas pero la usamos todos. ¡Los espacios comunes son de todos nosotros!”, asevera la concejal

Con esta campaña, “Esto también es tuyo”, no sólo gestionamos nuestra economía doméstica sino que, además gestionamos la economía pública cuando se trata de mobiliario, “exactamente igual que hacemos con el mobiliario del hogar”, subraya Verónica Jorge.