El SUC insiste en la prevención para evitar los accidentes por quemaduras durante estas Navidades

en ISLA el .

Los médicos coordinadores recuerdan que durante estas fiestas aumentan las llamadas por quemaduras con material pirotécnico, cortocircuitos en instalaciones caseras o incendios en cocinas

Durante las fiestas navideñas, la actividad del Servicio de Urgencias Canario (SUC), dependiente de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, experimenta un ligero incremento en las consultas sanitarias o urgencias relacionadas con quemaduras producidas por la manipulación incorrecta del material pirotécnico, cortocircuitos en instalaciones caseras o incendios en cocinas.

Por ello, los médicos coordinadores del SUC insisten en la prevención como la mejor medida para evitar este tipo de accidentes. Entre sus recomendaciones, los profesionales del servicio de urgencias recuerdan que hay que evitar que los menores utilicen material pirotécnico de pequeño tamaño sin la supervisión de un adulto, que este material se guarde en lugares adecuados con el fin de impedir un encendido fortuito y que se lleve a cabo una instalación correcta y segura de la iluminación navideña para evitar cortocircuitos e incluso algún incendio.

Si a pesar de extremar las precauciones, se produce alguna situación de urgencia por quemaduras, el SUC recuerda que hay que llamar inmediatamente al 1-1-2 para que un médico coordinador indique cómo actuar y cómo realizar los primeros auxilios hasta la llegada del recurso sanitario correspondiente.

Las quemaduras, según su origen, se clasifican en térmicas, cuando se produce un aumento de la temperatura provocado por fuego o un objeto caliente o líquido hirviendo; quemaduras químicas, producidas por una sustancia química, como el ácido, y las quemaduras ocasionadas por la corriente eléctrica. En cualquiera de los casos, su gravedad dependerá de la profundidad, extensión y localización.

Ante una quemadura térmica, lo primero que se debe hacer es retirar al afectado, si es posible, de la fuente de calor o de donde haya humo. Si la quemadura se ha producido por entrar en contacto con un objeto o líquido caliente, se debe aplicar sobre la lesión abundante agua fría durante 10 ó 15 minutos, cubrir la zona afectada con una gasa estéril húmeda y, en la medida de lo posible retirar anillos, relojes o pulseras de la zona afectada. Si esta última tarea no fuera sencilla habrá que dejarla en manos de algún experto, de la misma manera que si tras estos primeros auxilios se observara algún tipo de lesión.

En el caso de los incendios, además de dar aviso al 1-1-2 para que acudan los bomberos, si éstos provocan gran cantidad de humo, el SUC aconseja colocarse una toalla o prenda de vestir húmeda -impregnada en agua- sobre la nariz y la boca, para evitar intoxicación por inhalación de humo. Si la persona estuviera afectada por el fuego, hay que impedir que corra y cubrirla con una manta o hacerla rodar por el suelo.

Por otra parte, si una persona sufre quemaduras de tipo eléctrico, el SUC insiste en que antes de tocar a la persona afectada, debe desconectarse la corriente y, si no es posible, aislarse mediante algún objeto no conductor de energía como la madera. A continuación, hay que alertar al 1-1-2 para trasladar a la persona a la mayor brevedad a un centro sanitario, ya que en las quemaduras eléctricas puede haber lesiones internas y hay alto riesgo de arritmias e incluso parada cardiorrespiratoria.

Por último, desde el Servicio de Urgencias Canario recuerda que no se debe aplicar ningún tipo de crema, pomada o remedio casero y no pinchar las ampollas; no se debe dar de beber a la persona con quemaduras graves, en todo caso se le podrían humedecer los labios y no retirar la ropa de víctima (sobre todo si se encuentra pegada a la piel) salvo en el caso de que se encuentre impregnada de alguna sustancia caliente o cáustica.