SÍNDROME DE LA CINTILLA O RODILLA DEL CORREDOR

en MIRA - DEPORTES el .

“Eso es la cintilla”, “no puedo, estoy mal de la cintilla”, “a mí me pasó, vete al fisio”…, son frases típicas entre corredores, y es que esta lesión es muy frecuente en el mundo del corredor popular. Corredores de montaña, de asfalto, triatletas, ciclistas, etc. las escuchan a menudo.
La cintilla iliotibial o fascia lata es una estructura tendinosa que baja por la cara lateral del muslo hasta por debajo de la rodilla para insertarse en una prominencia ósea de la cara lateral y anterior de la tibia llamada tubérculo de Gerdi. Este tendón recibe la tensión del músculo tensor de la fascia lata,
que se inserta en la pelvis, en la parte externa de la espina iliaca anterosuperior. La función de este conjunto músculo-tendinoso es realizar la abducción de la cadera (con rotación interna) y estabilización lateral externa de la rodilla y de la cadera.

La lesión de la cintilla consiste en dolor en la parte lateral de la rodilla, que se manifiesta durante la actividad deportiva. Afecta más frecuentemente a deportistas de media y larga distancia. El dolor se produce por una irritación de la cintilla iliotibial por fricción con la cara externa del
epicódilo lateral del fémur. Los deportes de media y larga distancia requieren un movimiento más corto de flexo-extensión de la rodilla y más frecuente. Aproximadamente entre 10 y 15 grados de flexión de rodilla es donde se produce el mayor rozamiento de este tendón en el fémur, por lo que afecta más a deportes que requieren varias horas continuas, pero puede afectar a cualquier persona, haga o no deporte. En el caso del deportista, es una lesión que no duele en la vida cotidiana, incluso parece que pudiera hacer el deporte, pero al cabo de un tiempo de entrenamiento comienza el dolor como si nos clavaran una aguja en esa parte lateral de la rodilla que nos obliga a parar.

Varios factores influyen en la aparición de esta lesión. Una dismetría de caderas, donde se sobreestira la cara lateral de la “pierna larga” deja en tensión este tejido y predispone a sufrir esta lesión. Esa dismetría puede ser funcional, es decir, por alteración en las tensiones de los tejidos blandos (acortamientos musculares), o estructural, donde algún hueso es más largo que otro. Otro factor es el tipo de pisada, siendo la tendencia a pronación (pie plano, pie valgo) facilitador de esta lesión. También la sobrecarga del
músculo tensor de la fascia lata, por exceso de entrenamiento o por debilidad (por falta de entrenamiento) es otro factor que provoca esta lesión. La región lumbosacra, la musculatura cercana el tensor de la fascia lata como glúteos, sartorio, vasto externo entre otros contribuyen