Más de 200 estudiantes de los centros educativos del sur de Tenerife comparten experiencias sobre convivencia positiva

en ISLA el .

La consejera de Educación y Universidades, Soledad Monzón, felicitó al alumnado por su implicación y subrayó que desde el Área de Convivencia se está realizando un trabajo “basado en la prevención de los conflictos con estrategias proactivas que se anticipan a los mismos”

Más de 200 estudiantes de diez centros educativos del Sur de Tenerife se reunieron esta mañana en el Auditorio Infanta Leonor, en el municipio de Arona, para participar en el I Encuentro de alumnado promotor de la convivencia positiva en los centros escolares de la comarca.

Organizado por el Centro del Profesorado Tenerife-Sur, dependiente de la Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias, con la colaboración del Ayuntamiento de Arona, el encuentro contó con la presencia de alumnado de los IES Cabo Blanco, Los Cardones, San Miguel, Magallanes, Los Cristianos, Las Galletas, Ichasagua, así como de los CEIP Chigora, Juan García Pérez y Colegio Echeyde. Así, los alumnos ya alumnas que participan activamente en las estrategias de convivencia pudieron compartir experiencias y aprendizaje en torno a este modelo de convivencia y de mediación entre iguales.

Con esta iniciativa, se pretende generar estímulos, motivación, confianza y empoderamiento entre los jóvenes, lo que permite impulsar los proyectos y hacer extensible acciones que contribuyan a una convivencia positiva en el ámbito escolar, que contagien al resto del alumnado y a la comunidad educativa en general.

La consejera de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias, Soledad Monzón, compartió la jornada con los estudiantes, conociendo de primera mano los trabajos realizados en torno a diferentes talleres y dinámicas teatrales. Así, felicitó a los alumnos y alumnas “por su implicación y esfuerzo a la hora de mejorar las relaciones entre sus compañeros y su propio entorno, pues cuando hablamos de convivencia positiva, ustedes son los verdaderos artífices”.

Asimismo, subrayó que el departamento autonómico que dirige está trabajando desde el Área de Convivencia en “un modelo cuyo enfoque es la prevención de los conflictos mediante estrategias proactivas, es decir, aquellas que se anticipan a los conflictos y proponen acciones para evitar que aparezcan. Se trata de no esperar a tratar los problemas de convivencia cuando estos surjan, sino de trabajar previamente para que no se presenten”, explicó.

Durante los últimos cuatro cursos se viene realizando desde el CEP Tenerife Sur la promoción de diferentes estrategias de convivencia positiva en unos 30 centros educativos, tales como la mediación entre iguales, la figura del alumnado ayudante, la dinamización de los recreos o, entre otras, los planes de acogida, por parte de sus compañeros, a los alumnos que llegan por primera vez al centro. Estas acciones se realizan con la implicación del alumnado, jóvenes que voluntariamente ponen su tiempo y esfuerzo en mejorar su entorno inmediato, su colegio o instituto y utilizando el diálogo para la resolución de los problemas y, en definitiva, la construcción de la paz.

Este modelo de convivencia positiva se aleja de las prácticas segregadoras y de los modelos sancionadores. Las situaciones problemáticas se muestran así como una oportunidad para que el profesorado planifique, junto a sus protagonistas y el grupo, el modo de solucionarlas mediante el desarrollo de habilidades y competencias sociales.

Así, el Área de Convivencia del departamento autonómico de Educación promueve la participación de los centros educativos en diferentes proyectos para la Implementación del Modelo de Convivencia Positiva, con un grado de implicación que aumenta cada año, “lo que pone de manifiesto el interés común en la mejora de la convivencia y las numerosas buenas prácticas en convivencia y educación que se desarrollan desde diferentes ámbitos en todas las Islas”, destaca la consejera.

Plan Integral Contra la Violencia Infanto-Juvenil

En este contexto, la Consejería de Educación y Universidades pretende dar un paso más y ampliar la capacidad de intervención en la prevención de la agresividad y la violencia en la población infanto-juvenil, de manera global y de forma coordinada y corresponsable. En este sentido, ha puesto en marcha un proceso metodológico participativo para la elaboración del Plan Integral Contra la Violencia Infanto-Juvenil en el que se integran todos los agentes sociales implicados.

Este Plan prevé mejorar toda el área de convivencia en los centros, potenciando las asesorías de convivencia en los centros del profesorado y aumentando el número de asesorías para diversificar las tareas y responsabilidades; potenciando y ampliando también la red de centros inscritos en el plan de implementación del modelo de convivencia positiva; introduciendo mejoras en los servicios prestados por el Servicio de Prevención y Ayuda contra el Acoso Escolar (servicio telefónico, intervención psicoeducativa y prevención con charlas y talleres); y elaborando y poniendo en marcha el reglamento para la implementación y funcionamiento de las dos oficinas territoriales del defensor/a del alumnado, mejorando su servicio.

Dentro de este proceso de trabajo, la Consejería ha suscrito recientemente un convenio de colaboración con el Colegio Profesional de Educadores y Educadoras Sociales de Canarias (CEESCAN) que le permitirá incorporar, como experiencia piloto, 36 educadores y educadoras sociales que formarán parte de los diferentes equipos de orientación educativa y psicopedagógica de

los centros públicos del Archipiélago.