Las Galletas inaugura su ‘paseo de la fama’ con un homenaje a los pescadores que dieron forma a este pueblo del litoral

en ARONA el .

La vía costera estrena placas de bronce con los nombres de familias dedicadas al mar desde finales del siglo XIX, esculturas al aire libre pintadas por artistas locales y un gran mural en una vivienda tradicional

Las Galletas ha rendido un homenaje a los hombres y mujeres que construyeron este pueblo junto al mar, a los pescadores, a las barqueras, a las marchantas que trasladaban las capturas hasta la cumbre; a siglos de historias que, desde el viernes, han quedado plasmadas en el Paseo de los Pescadores de este núcleo de Arona. 21 placas de bronce fijadas al pavimento recuerdan los nombres de las familias que, desde finales del siglo XIX (periodo desde el que se conservan datos censales) hasta hoy, han trabajado en este oficio; unas esculturas gigantes que representan los extraños erizos sin púas de la zona (denominados potunas) y pintadas por artistas locales, o un mural gigante en una vivienda tradicional de pescadores se quedarán como un homenaje perpetuo a los constructores de un núcleo que hoy cuenta con más de 8.000 habitantes, un reconocimiento que contó con su ceremonia y el respaldo musical de Los Sabandeños y de la Escuela municipal de Folclore.

La Concejalía de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Arona ha organizado este homenaje a una profesión que forma parte de la fundación e idiosincrasia del hoy importante destino turístico que es Arona, un reconocimiento perpetuo a través del arte y que no se limitará a Las Galletas, ya que, próximamente, se celebrará en el núcleo de origen pesquero de Los Cristianos, también adaptado a su historia.

Así lo anuncia el concejal de Patrimonio Histórico, Luis García, quien participó con el alcalde de Arona, José Julián Mena, en la ceremonia de homenaje, un emotivo acto junto al mar que tuvo lugar el pasado viernes y que contó con las actuaciones de Los Sabandeños y de la Escuela Municipal de Folclore de Arona, además de la proyección de dos documentales sobre los pescadores de Arona y las barqueras y marchantas, oficios muy importantes en el entramado socioeconómico del municipio hace solo varias décadas.

“Es un acto de homenaje y de justicia con Las Galletas, con las mujeres y hombres que sacaron adelante este pueblo con su esfuerzo y su dedicación. No podíamos permitir que se perdiera su recuerdo; teníamos el deber de rescatar sus nombres y su identidad para que quedaran como una huella imborrable en nuestras calles. Para nosotros, es una obligación no solo trabajar para mejorar el entorno de este pueblo con estas aportaciones artísticas, realizadas por gente de aquí, sino agradecer el esfuerzo a tantas familias galleteras y evitar que se olvide la importancia de la gente de la mar, de los pescadores y también de las barqueras y las marchantas”, destacó el alcalde.

“Ha sido una jornada dedicada a la memoria colectiva de un pueblo con elementos de sus propias señas de identidad, un homenaje que continuará de forma perpetua en el entorno de Las Galletas a través del arte, de esculturas permanentes, murales y placas que lo identifican con su esencia”, valoró Luis García.
En este sentido, el edil destacó y agradeció la implicación de los artistas locales en esta iniciativa, tanto en el mural que embellece una vivienda antigua que perteneció a una familia de pescadores y barqueras, como en las potunas gigantes que decoran ya el paseo del litoral.

Las potunas (Brissus sp.) son unos parientes cercanos de los erizos de mar que, al contrario que los segundos, viven en la arena y no poseen púas. Tienen cerdas aplanadas que les sirven para enterrarse y se alimentan de los organismos presentes en la superficie de la arena sumergida. Los buceadores encuentran con frecuencia su frágil concha vacía en la arena, un elemento que se ha usado como lienzo para estas esculturas pintadas por los artistas Sonia Delgado, Leticia Alayón, Juan Abreu, Argelia Bello y Maribel Reyes.