“Con Las Burras siempre ha existido la polémica”

en GUIMAR el .

(T.C. marzo 2017) El próximo día 10 de marzo, a partir de las 21:00 horas, toda aquella persona amante de las tradiciones carnavaleras está invitado a presenciar y participar del espectáculo de las Burras de Güímar. Sin duda, un expectáculo transgresor y controvertido que no deja indiferente a casi nadie, ni antes ni después de su celebración.

Las Burras de Güímar es un acto que se lleva celebrando en Güímar desde 1992, con motivo de recuperar las fiestas del Entierro de la Sardina” comenta José Francisco Bejarano, representante de Las Burras y de la Asociación Juvenil Cultural Guanchitos del Valle, añadiendo que “la procedencia u origen de Las Burras la encontramos en cuentos y leyendas, basados en asuntos de brujas. Las burras, según dicen, en realidad eran brujas. La apariencia que tomaban de burras obedecía al deseo de ganarse la confianza de los campesinos y que las metieran en sus casas. Una vez allí ya comenzaban con sus aquelarres y sus brujerías”.

El espectáculo de Las Burras se desarrolla en la Plaza de San Pedro, en Güímar. “La representación comienza en San Pedro de Arriba, en comitiva con un pasacalle. Las 7 brujas diferentes están separadas por casas. El espectáculo consiste en ir requiriendo la presencia de esas brujas -con la correspondiente escenificación-, y estas, las brujas, van saliendo de las casas convertidas en burras”, explica Bejarano.

Más de cien personas, vecinos de Güímar, participan directamente en este acto carnavalero. “Los vecinos del pueblo, disfrazados, adoptan los personajes de campesinos, inquisición, diablos, brujas, además de otros personajes sueltos que son los que forman la comitiva. Existe un grupo de aristócratas, también aparece la figura del cuervo y, entre las novedades, este año también tenemos la araña”.

Para los que piensen que asistir a este evento los convierte en meros espectadores advertimos que no es así. Estos actores no profesionales interactuan en todo momento y durante todo el recorrido con el público asistente, lo que lo convierte en un espectáculo más participativo, sobresaltante y divertido. “Para esta celebración trabajamos en los talleres desde el mes de noviembre, preparando vestuario y atrezos. Los ensayos comenzaron desde enero y nadie es actor profesional, todos son amateur”.

Las Burras de Güímar tienen identidad propia y forman parte de una muestra única en el carnaval. “Continuar con esa tradición que nació en el año 1992 es nuestro objetivo”, destaca Bejarano, añadiendo “Las Burras es algo único en el Carnaval y se celebra en Güímar. Además destacamos como esta celebración se va transmitiendo a otras generaciones”.

El espectáculo de las Burras de Güímar no deja indiferente a nadie, encontrando tanto detractores como partidarios. José Francisco, al respecto, indica “con Las Burras siempre ha existido la polémica y siempre ha tenido ese toque por cómo es el acto en sí mismo y por lo que se representa en él”. Y va más allá aseverando que no estaríamos asistiendo al mismo espectáculo si este no estuviese precedido por la polémica que genera.

A estas alturas, tras lo expresado y tras todo lo ocurrido, desde que se anunciara este festejo hasta hoy, a nadie se le escapa las controversias que surgen, año tras año, por el cartel anunciador de esta fiesta “El cartel de Las Burras siempre ha sido cuestionado pero en esta edición, quizás, más”, añade el responsable de la organización del acto.

Está claro que la sensibilidad últimamente está en alza. A todo o a casi todo lo que gire en torno a este tema o similares se le atribuye connotaciones machistas… Pero bueno, nosotros no vamos por ahí. Nosotros no pretendemos ir más allá del acto en si, no tratamos de ir más allá de lo que representa este cuento o leyenda”, explica Bejarano mientras también comenta que en esta representación participan tanto hombres como mujeres, en aproximadamente la misma proporción, “quizás más mujeres que hombres”.

La discusión generada al respecto del cartel de Las Burras no es ajena a ellas mismas porque dentro de la misma organización se producen desavenencias y desacuerdos. Muchas de sus integrantes muestran su rechazo, al igual que otros colectivos. “Representantes de organizaciones de mujeres nos han hecho llegar las quejas. Yo las entiendo, claro… ¡Bajo el punto de vista por el que se quejan claro que las entiendo! Pero no es esa nuestra intención. Cuando se produjo la reunión para escoger el cartel muchas integrantes expresaron que se sentían mal”.

¿Y cómo se pusieron de acuerdo? ¿cómo lo solucionaron?, preguntamos a nuestro entrevistado quien nos indicó que “nos reunimos para eso, para alcanzar un acuerdo. Para eso somos Asociación, para dialogar y decidir . Cada uno dio su opinión y su punto de vista. Es normal que en un grupo existan discrepancias pero entre todos tomamos la decisión que a la vista está…”

En la puesta en escena de Las Burras 2017 se podrá observar el trabajo realizado por sus integrantes, actualizando la teatralización, “hemos trabajado para actualizar y avanzar, mejorando en maquillajes y en la iluminación”.

Hasta el momento este espectáculo, que cuenta con la colaboración de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Güímar así como de diferentes empresas, tiene un carácter bianual, celebrándose un año si y otro no, “es por ello que, al no celebrarse el año pasado, este año se haga con mayor ilusión y dándole un lavadito de cara, para que no sea siempre lo mismo”.

Añade José Francisco Bejarano que, tal vez, haya Burras para rato, todo depende de la evaluación que se realice tras el acto y según la decisión que tome la organización. Según el balance, se podría determinar que Las Burras vuelvan a celebrarse cada año o continuen con carácter bianual como hasta ahora.

En cualquier caso, lo que si se ha concluido es que Las Burras de Güímar se representarán el 10 de marzo y desde la organización se hace un llamamiento muy especial: “ Los asistentes vengan con ganas de pasárselo bien, de ver un acto distinto y una representación única en Canarias. Que no se queden con la parte discrepante de la interpretación sino que se queden con lo positivo y divertido del acto y que se unan. Si puede ser, que vengan disfrazados de fantasmas, de viudas o de lo que sea, ¡que es carnaval!”