La Tradición de San Antonio Abad en Güímar más viva cada año

en GUIMAR el .

                                                                                                                                                Fotografía Elena Díaz

La tradición de homenajear a San Antonio Abad, en el municipio de Güímar, se mantiene intacta y se celebra en el casco güímarero, cada vez con más afluencia de público.

(Tere Coello, febrero 2017) El pasado domingo, 29 de Enero, Güímar se engalanó para la ocasión. Tras varios días de celebración, tal y como estaba previsto, se desarrollaron los actos y actividades escogidos para festejar las Fiestas de San Antonio Abad, una onomástica que la Iglesia Católica celebra el día 17 de enero.

David Román, concejal de Cultura, Protocolo y Patrimonio Histórico, destaca la gran participación, tanto por parte de vecinos de Güímar como visitantes llegados de otros lugares de la isla. “Disfrutamos de la presencia de 47 artesanos, de 12 agrupaciones folclóricas y de La Danza de las Cintas. Por tercer año consecutivo, la Banda de Agaete nos agasajó con su presencia, al igual que lo hace en cada ocasión la Banda de Música de Güímar. Los niños pudieron divertirse en su zona infantil, con castillos hinchables, pintacaras y juegos. Además los Gigantes y Cabezudos nos arrancaron la sonrisa”, destacó el concejal.

San Antonio Abad nació en Egipto, el año 251 d.c. Y falleció en el año 356. Se dice que vivió durante 105 años, en una vida de recogimiento, abandonando sus bienes para llevar una existencia de ermitaño y atendiendo a varias comunidades monacales de Egipto. Está considerado protector de los animales domésticos.

Cuentan los escritos de San Jerónimo que Antonio fue a visitarlo en su edad madura y lo dirigió en la vida monástica. Un cuervo, según la tradición, que alimentaba diariamente a Pablo entregándole una hogaza de pan, dio la bienvenida a Antonio suministrando dos hogazas.

A la muerte de Pablo, Antonio lo enterró con la ayuda de dos leones y otros animales; de ahí su patronato sobre los sepultureros y los animales.

Se cuenta también que en una ocasión se le acercó una jabalina con sus jabatos (que estaban ciegos), en actitud de súplica. Antonio curó la ceguera de los animales y desde entonces la madre no se separó de él y le defendió de cualquier alimaña que se acercara.

San Antonio Abad es el protector de los animales y es por ello que el pasado domingo 29 de enero se procedió a su bendición, tras la celebración de la Eucaristía.

La Romería de San Antonio Abad, que discurre cada año por las calles de este municipio sureño, es una de las más importantes de Tenerife. Observadores y participantes se deleitan con la presencia de muchísimos animales que se dan cita en la Plaza de San Pedro y de Santo Domingo, entre los que podemos ver vacas, caballos, burros, cochino negro, cabras, gansos, ovejas, aves, gatos, perros y especies exóticas.

El día anterior a la bendición de los animales, se celebró una exhibición de caballos en la Carrera de Sortijas, con 28 caballos participantes, a los que se sumaron 12 más para participar en la Romería, cumpliéndose así con el tope de 40 ejemplares durante el evento.

A casi nadie se le escapa que encuentros de este tipo, en los que los animales son protagonistas, han estado sujetos a exhaustivas vigilancias en beneficio de que se cumpla la normativa que garantiza el buen trato y cuidado de la dignidad de los animales, así como la contratación de un Seguro de responsabilidad.

Al respecto, el concejal responsable, David Román, señala que “se ha cumplido con la normativa vigente y con las exigencias de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, como así lo especifica el informe del veterinario que garantiza que todos los animales están en perfecto estado de cuidado y salud. Además, durante la concentración de los animales en esta celebración estuvo presente un veterinario para actuar en caso de emergencia. El único incidente que se produjo lo protagonizaron dos patos que se pelearon. Se les separó y se curó inmediatamente a uno de ellos que recibió un picotazo, del otro, en una de sus alas”

Las Fiestas Tradicionales de San Antonio Abad, en Güímar, son esperadas durante todo el año por sus vecinos. No sólo por lo que respecta a la concentración de ganado sino, también por lo que suponen de revulsivo económico, como así lo explica el concejal, señalando “son tantas las personas que se acercan a participar de la fiesta que el que más y el que menos algo consume, bien sea en un bar tomando un refresco o bien surtiendo de combustible su vehículo en algunas de nuestras gasolineras, entre otras muchísimas cosas”.

La imagen de San Antonio Abad que se encuentra en Güímar , en la Iglesia de Santo Domingo, es una talla representativa del barroco canario (s. XVIII), siendo José Rodríguez De La Oliva, su autor, uno de los más destacados imagineros de Tenerife.

En el año 1963, la imagen de San Antonio Abad fue restaurada por el artista Ezaquiel de León. Algunos de los cambios aplicados a la imagen van desde alteraciones en la pigmentación del vestido hasta cambios en el color del cochino que la acompaña.