“La situación en estos momentos es de optimismo moderado. El sector ha dejado los números negativos y estamos en números positivos.”

en DESTACADO el .

(Tere Coello, febrero 2017) No tiene el “Don de la Ubicuidad” pero lo parece. Está en casi todas partes. Se le puede ver a diario en las redes sociales, controladas por él mismo. En su despacho atiende a empresarios y asociados posiblemente el mismo día que tendrá agendada una reunión, en algún ayuntamiento o, tal vez, alguna rueda de prensa. Controla a diario la evolución del sector. Y su mente no para de idear nuevas iniciativas y acciones.

Puntual. Cercano y amable. Comedido a la vez que entusiasta. Sin miedo a mirar hacia atrás, con los pies en la tierra, firmes pero ágiles para seguir avanzando, Óscar Izquierdo, presidente de Fepeco, Patronal de la construcción en Santa Cruz de Tenerife, nos recibe en su despacho.

Óscar Izquierdo, el sector de la construcción ha sido uno de los más golpeados durante la crisis económica, desde que hiciera acto de presencia hace casi una década. ¿Ha quedado atrás esta crisis?

-El sector de la construcción, en estos momentos, está en un proceso de recuperación. Pero la recuperación está siendo moderada. Lo positivo es que está siendo estable en el tiempo y esto significa que el sector está en un proceso de estabilización con crecimiento moderado. Ahora todos los datos del sector están en ratios positivos. La crisis comenzó en agosto de 2007. Desde 2007 a 2014 hemos estado con datos negativos en cuanto a la actividad de las empresas, en cuanto a destrucción de empleo y en cuanto a la actividad íntegra del sector. A partir de mediados de 2014 se dio un punto de inflexión donde empezamos a apreciar datos positivos -todavía muy pequeños-, pero ya se empezaba a crear empleo, sobre todo en trabajadores afiliados a la Seguridad Social. Llevamos un seguimiento sobre esto y hemos observado que todos los meses se produce un crecimiento de afiliados a la Seguridad Social, en el sector de la construcción, tanto en el Régimen General como en el Régimen de Autónomos. La situación en estos momentos es de optimismo moderado. El sector ha dejado los números negativos y estamos en números positivos.

¿Aprecia esta recuperación en otros sectores?

-Hace unas semanas, en una reunión de las dos Confederaciones de Empresarios, en Las Palmas, con el Presidente de Gobierno, Fernando Clavijo, se nos ofreció un análisis de la situación de la Economía Canaria durante el año pasado: ya en 2016 todos los sectores económicos aparecían con datos positivos. Unos con más potenciación que otros pero todos con datos positivos. Eso es la base para la recuperación.

Cuando el sector que usted representa entró en crisis, arrastró consigo a otros sectores, ¿sucede algo similar en la recuperación?

-Cuando se produce una crisis el sector de la construcción es el primero que la sufre y que, a su vez, hace que los otros sectores entren en crisis. El sector de la construcción es motor y locomotora de la economía. Cuando este sector se para, automáticamente todos los demás sectores económicos se ralentizan. Pero cuando empieza la recuperación el sector de la construcción es el último que se recupera. Es muy difícil que sea de los primeros en recuperarse… Si quieres construir necesitas unos papeles, unas licencias… ¡y esto puede tardar meses, incluso hasta un año! O sea, ¡poner en marcha el engranaje del sector de la construcción siempre cuesta! En estos momentos estamos en esta fase, en poner en macha el engranaje.

-¿Cuáles son las expectativas a corto y medio plazo?

-Para el año 2017 y 2018 se espera ya una recuperación importante de la actividad de la Industria de la Construcción.

-¿Industria de la Construcción?

-Sí. Tenemos que pasar de llamar “sector de la construcción” y darle la importancia que tiene: ¡Es Industria de la Construcción! Y 2017 y 2018 serán dos años ya de reactivación definitiva. Es algo que ya se está notando. La prueba definitiva es que otros sectores disfrutan de actividad económica gracias a la activación de la construcción porque está empezando a moverse.

-¿Y en qué está empezando a moverse?

-Está empezando a moverse en actividades de Reforma, Rehabilitación, Conservación, Mantenimiento y Regeneración, tanto de los espacios públicos como privados.

-Yendo por partes, ¿qué sectores pueden dar “oxígeno” a la construcción?

-Por ejemplo, la Rehabilitación Turística. Canarias, en estos momentos, es un destino casi único del turismo europeo por las condiciones especiales que, desgraciadamente, se están viviendo en el Mediterráneo. Esto tiene su ventaja y su peligro. La ventaja es que estamos recibiendo a turistas que no venían a Canarias, sino a Túnez, Turquía, Egipto… ¡Y ahora se están desviando a Las Islas porque es un destino seguro!

-¿Y la desventaja?

-La desventaja viene si no ofrecemos lo mejor para fidelizar a esas personas que vienen a Canarias. Esperemos que más pronto que tarde esos conflictos del Mediterráneo terminen. ¡pero tenemos que lograr que esos turistas que nos visitan ahora sigan haciéndolo cuando termine el conflicto!

Tenemos que rehabilitar, reformar y conservar tanto los complejos hoteleros como lo que los rodea. Lo que no podemos es rehabilitar para mejorar hoteles, haciendo hoteles muy buenos y salir a la calle y tener un acerado roto, la hierba con altura de dos metros, la luminaria en el suelo, falta de zonas verdes, calles con asfalto en pésimas condiciones… ¡Tenemos que lograr que Canarias se convierta en un destino de excelencia!

-¿Qué haría falta para convertirnos en Destino de Excelencia?

-Esto es algo que se consigue cuando la persona que viene a visitarnos y regresa a su lugar de origen, dice que en las Islas lo ha pasado con mayor calidad de vida que en su lugar de procedencia. Para lograrlo tenemos que modernizar, rehabilitar y reformar toda la planta hotelera canaria y los espacios públicos, teniendo en cuenta todo lo que concierne a la eficiencia energética, a la accesibilidad, a las conexiones, nuevas tecnologías, seguridad, prevención… Tenemos que modernizar la planta alojativa y convertirla en una planta alojativa del siglo XXI. Los turistas ya son muy exigentes.

-¿Se trata de nuevas construcciones o de mejorar lo existente?

-De lo que se trata no es de consumir más territorio del que ya está programado en los distintos ayuntamientos. Desde Fepeco decimos una y otra vez que no pedimos que se consuma más terreno o suelo, sino que se construya allí donde está programado, permitido y con las licencias concedidas.

-¿Estas acciones darían suficiente trabajo al sector?

-Aquí tenemos una parte de trabajo importante para las empresas del sector de la construcción y que va a exigir mucho personal formado. En eso estamos trabajando a través de la Fundación Laboral de la Construcción. En los últimos años hemos formado a miles de trabajadores

-Óscar, la crisis, en su aspecto positivo, ¿ha traído la oportunidad de profesionalizar el sector de la construcción?

-Sí. Antiguamente se decía que si no servías para los estudios te dedicaras a la construcción. Ya eso no es así. Si algo he aprendido es que debemos poner a las personas en primer lugar. Esto es clave y lo estamos propiciando desde el sector de la construcción. Para trabajar en la construcción hay que estar preparado, sobre todo si tenemos en cuenta que muchas obras de reforma y rehabilitación, de edificios o casas, se realizan con personas viviendo en el interior. Esto es más complicado técnicamente que hacer una obra nueva. En estos años hemos preparado a las empresas para hacer ese tipo de obras y, también, hemos formado a los trabajadores para que cuenten con la capacitación y profesionalidad suficiente para poder ejecutar esos trabajos con seguridad.

-¿En qué otros nichos de empleo se está actuando?

-El sector va ahora por la línea de que lo importante es la reforma y la rehabilitación. Lo importante es construir sobre lo construido. En Canarias existen zonas de patrimonio muy degradadas. Por ejemplo, en Santa Cruz la zona de El Toscal. Además, en otros municipios de la provincia es importante acometer unas obras de reforma, rehabilitación, regeneración, conservación y mantenimiento del Patrimonio. El Patrimonio es muy importante porque es la herencia cultural que hemos recibido. En Fepeco somos partidarios de que todo lo que esté catalogado como Patrimonio Histórico hay que respetarlo y rehabilitarlo tal cual exige la normativa vigente al respecto. No se trata de tirar lo viejo para construir lo nuevo. Se trata de conservar el patrimonio que tenemos, rehabilitarlo y que nos sea útil. Un ejemplo lo tenemos en La Laguna, donde se han rehabilitado construcciones a punto de caerse (respetando sus fachadas y estructuras, convirtiendo sus interiores en espacios útiles) y que ahora forman parte de una gran riqueza patrimonial.

-Y ya que usted lo ha nombrado, ¿algo así podría llevarse a cabo en El Toscal?

-Claro. Nosotros venimos diciéndolo desde hace 22 años, cuando presentamos un proyecto al Ayuntamiento de Santa Cruz, de Reforma y Rehabilitación de El Toscal. No para construir vivienda nueva sino para rehabilitarlo, con zonas peatonales y convertirlo en zona de ocio, comercial y restauración… Incluso planteamos la posibilidad de hacer una avenida, con zonas verdes, uniendo dos partes importantes de la ciudad, desde El Toscal hasta el Mercado Nuestra Señora de África. ¡Sería un lugar estupendo y un atractivo turístico indudable, sobre todo para los miles de cruceristas que nos visitan! ¡Apostamos por esta forma de construir!

-¿Ideas similares podrían ejecutarse en los distintos municipios del Sur de Tenerife?

-Efectivamente. Parece que cuando hablamos del sur de la isla sólo pensamos en las urbanizaciones nuevas y en los hoteles. En el Sur tenemos un Patrimonio Histórico, sobre todo en las medianías, muy importante, que va desde Iglesias hasta Casas Señoriales del siglo XVI y XVII… ¡Todo ese patrimonio hay que mantenerlo y reformarlo. Todas las zonas de medianías, desde los Túneles de Güímar, incluyendo el Valle de Güímar. ¡Ni que decir tiene la riqueza patrimonial de Güímar que atraería a todo ese turismo cultural que viene a Canarias! Pero si seguimos hacia el Sur, en Granadilla pasa lo mismo y ya no digamos la zona alta de Adeje, Arona, Guía de Isora o Santiago del Teide…

No cabe duda que el Sur de Tenerife es el motor de la economía de la Isla. En este momento es el Sur de Tenerife el que está arrastrando de la actividad económica, principalmente del empleo.

-Hablando del Sur, de economía y de empleo es pertinente hacer referencia a la importancia del cierre del Anillo Insular…

-Insistimos continuamente en lo importante que es el cierre del Anillo Insular porque la bolsa de desempleo más importante se encuentra en el Norte de la Isla. Y la actividad económica que necesita empleo se encuentra en el Sur. Tenemos que unir el Norte con el Sur para que las personas en desempleo del Norte puedan trasladarse al Sur de una manera segura, ágil y cómoda. Así daríamos solución a la demanda de empleo del Sur de Tenerife y disminuiríamos las listas del paro del Norte tinerfeño. Además, otro beneficio sería que el turismo que viene al Sur puede acercarse al Norte de la Isla y conocer todo su Patrimonio Histórico. Sería una simbiosis entre el Norte y el Sur muy importante.

-¿Cuál es el objetivo, a medio plazo, que se han marcado desde Fepeco?

-El objetivo ideal de nuestro sector es lograr que en 2017 y 2018 lleguemos a los 36.000 puestos de trabajo en la provincia. ¡Y lo vamos a conseguir! Si en estos años se han destruido muchas empresas -por la propia crisis-, también es verdad que se han creado otras muchas. Hemos pasado a tener empresas pequeñas y medianas, constituidas por personas con capacitación profesional muy importante, con estudios universitarios, emprendedores que han creado una empresa y que llevarán a cabo labores de rehabilitación, conservación y reforma. ¡Este es el nuevo tejido empresarial! Hemos pasado de tener pocas empresas grandes, con muchos trabajadores, a tener muchas empresas más pequeñas con menos trabajadores.

-Para finalizar, recordamos que Fepeco está de aniversario. Cumple 40 años desde que se constituyera en 1977…

-Ha sido difícil y complicado. Fue una de las primeras organizaciones que se crearon en Canarias y, al mirar hacia atrás, se produce una mezcla de nostalgia y satisfacción. ¡Hemos sido capaces de superar muchas crisis! ¡Si el sector de la construcción funciona, la economía funciona y hay bienestar social!