La segunda fase de la obra de control de la escorrentía en el afluente del barranco de La Ladera va llegando a su fin

en GUIMAR el .

La segunda fase de la obra de control de la escorrentía en el afluente del barranco de La Ladera, ejecución solicitada en Junta de Gobierno el pasado año 2015 por el Concejal de Urbanismo, Patrimonio Municipal y Contratación, Francisco Javier del Rosario Delgado, y realizada por el Cabildo Insular de Tenerife, a través del Consejo Insular de Aguas de Tenerife ‘CIATF’, va llegando a su fin, prevista su finalización a finales de enero.

El objeto de estas obras, que han contado con un presupuesto base de licitación de 1.204.847,79 € (7% de I.G.I.C. no incluido), desarrollándose por la empresa Ferrovial Agroman, ha sido doble. En primer lugar, por su demanda y actualidad, tras diversos episodios de lluvias acaecidas con especial relevancia, el objeto se basa en la reparación del camino que se desarrolla sobre el cauce, el cual se ha encontrado inhabilitado debido a los deslizamientos producidos por dichas inclemencias.

En segundo término, desde un punto de vista conceptual, el objeto también ha contemplado el estudio de las soluciones para devolver al cauce su carácter ante futuros sucesos de escorrentía y que, al mismo tiempo, siga desempeñando la función de camino que ahora detenta. Mientras que, desde un punto de vista funcional, y esta característica siendo plausible a largo plazo, no de forma inmediata, su cometido es la articulación, con obras de prevención, consolidación y reparación de las averías surgidas en el canal de descarga y en la ladera izquierda del dique rebasable del barranco de Badajoz en el camino de los Zarzales, como futuro proyecto de construcción.

Esta obra ha pretendido responder a dos premisas básicas, siendo éstas las de servir de camino y comportarse como cauce en próximos episodios de lluvia, para un mejor aprovechamiento del mismo así como dotar a la zona de seguridad, conllevando un tedioso trabajo y, por ello, el concejal responsable, Francisco J. del Rosario, aprovecha para agradecer a los vecinos y vecinas por la comprensión manifestada en todo momento, mostrando ser conscientes de la necesidad que ostenta la zona.