La histórica plaza del Adelantado, en La Esperanza, se renueva

en EL ROSARIO el .

El Ayuntamiento lleva a cabo obras de embellecimiento en la zona de la fuente, que estaba deteriorada por el paso del tiempo.

El Ayuntamiento de El Rosario ha comenzado recientemente la obras de mejora y embellecimiento de la plaza del Adelantado, en La Esperanza, uno de los principales puntos de referencia del núcleo urbano de la Villa. Concretamente, los trabajos que se llevan a cabo se realizan en la zona de la fuente, al pie de la popular escultura de la manta esperancera, y principal punto de entrada al bosque del Adelantado, un lugar habitual entre los senderistas que visitan la Isla.

La obra, adjudicada a la empresa JGE Construcciones por un importe 5.195’92 euros, consiste en la reforma del paramento de la fuente de la plaza del Adelantado, al objeto de darle un aspecto remozado y moderno, ya que en la actualidad se suman una serie de materiales deteriorados con unos pequeños almacenes a ambos lados, sin uso, que afean el conjunto.

La obra, una vez haya finalizado, dotará al entorno de la fuente de un aspecto integrado con el entorno mediante el uso de mampostería de piedra, donde antes hubo azulejos, y pavimento similar al actual en el área de los cuartos almacenes que se demolerán. Además, se sustituirán todas las barandillas de las escalera de acceso al bosque, que estaban ya muy deterioradas en algunos de sus tramos.

El alcalde de El Rosario, Escolástico Gil, explica que “la plaza del Adelantado es uno de los referentes para quienes se acercan a La Esperanza y debemos darle el valor que tiene”. “Lo que pretendemos -detalla el regidor municipal- es darle un lavado de cara a la zona que, además, es puerta de entrada del bosque del Adelantado, un ejemplo único de sendero evolutivo de la laurisilva en Canarias”.

En este contexto de revalorización de la citada plaza pública, también se inserta la prohibición de su uso como aparcamiento, una situación que era normal hasta el pasado verano, dada su cercanía con distintos edificios administrativos. Sin embargo, la reordenación vial de la calle La Sardinera posibilitó la creación de unas doscientas plazas de aparcamiento por lo que ya se hacía innecesario su uso como estacionamiento.