La Cueva de Nemesio, un placer para los cinco sentidos

en Sin categoría el .

T. C. Noviembre 2016.la-cueva

\r\n

Nuestros sentidos, vista, oído, olfato, tacto y gusto además del más común de los sentidos, el sentido común, nos invitan a participar de la vida, a dejarnos seducir y a enamorarnos de esos momentos especiales como, por ejemplo, salir a comer fuera de casa, bien sea para celebrar un evento, una reunión de trabajo o un encuentro familiar. Estos instantes de ocio o trabajo no tienen que ser ni rutinarios ni monocordes. Para lograr que así sea basta con que estemos dispuestos a huir de la monotonía, de lo de siempre y a poner una chispa de exquisitez, magia y elegancia en lo ameno. Hoy, desde estas líneas, les invitamos a experimentar unas horas de sutileza, esparcimiento, exquisitez y buen gusto… visitando La Cueva de Nemesio.

\r\n

La Cueva de Nemesio es un restaurante con seña de identidad e historia propia, hecho a si mismo y ubicado en Arafo. Si las piedras de sus paredes y oquedades hablasen, posiblemente nos hablarían de conversaciones secretas, de momentos importantes de nuestro pasado no tan reciente, de generaciones pasadas, de hechos que han marcado nuestro día a día, de costumbres y arraigos.

\r\n

Si esas piedras cantasen, probablemente, tararearían algún bolero del Trío Los Panchos entonado por ellos mismos, tras algún brindis en el lugar.

\r\n

Una vez que llegamos al restaurante, se convierte en una sorpresa traspasar el umbral y encararnos con un ambiente sumamente cuidado, engarzado piedra a piedra, con aroma de un antaño deseado y evocador que cubre las paredes de la cueva. La elegancia resuma en sus distintos espacios, en su mimada vegetación, en sus mesas -en las que se ha dispuesto hasta el más mínimo detalle.

\r\n

Adentrarnos en la Cueva de Nemesio ya supone aceptar un juego ocurrente y mesurado para los cinco sentidos, en el que la diversión y la imaginación conjugan perfectamente con las maravillas gastronómicas de las que nos disponemos a disfrutar. Alimentarnos, deleitarnos con una buena comida debe ser algo más que comer, debe estar acompañado por el gusto de lo que percibimos, sentimos y saboreamos.

\r\n

Si pensamos en la cueva como algo más que una cueva… concluimos que es un espacio ideal, con áreas pensadas para cada ocasión y celebración, sin olvidar esas cenas íntimas porque, les adelanto, está todo tan pensado y cuidado que este lugar dispone de un rinconcito, íntimo y especial, en el que se encuentra “la mesa de los enamorados”

\r\n

Llegar hasta este restaurante es cómodo y fácil. No tiene pérdida. Nos encontramos con este enclave en el Km 2, de la carretera de Arafo hacia La Cumbre (Teide), la conocida como Carretera de los Loros. En medio del paisaje, sin agobios de edificios colindantes ni problemas para aparcar -puesto que cuentan con amplio espacio de estacionamiento-, ante nosotros se expande La Cueva de Nemesio, con dos zonas enlazadas y complementarias, a la vez que independientes.

\r\n

Antes de entrar al lugar les recordamos que el lunes es su día de descanso. Durante el resto de la semana cualquier momento es ideal para acudir a la Cueva. A propósito, sepa que este emplazamiento es el lugar idóneo para esas celebraciones especiales, como pudiera ser un cumpleaños, bautizo, boda o encuentro de trabajo. El teléfono para información y reserva es el 922510793.

\r\n

Para ubicarnos, a ras de calle -y en la primera planta-, se abre ante nosotros la cafetería: un lugar espacioso, distendido, en el que podemos consumir desayunos, degustar un sabroso café mientras leemos el periódico en el interior o en la terraza. Juan M., responsable de La Cueva, nos comenta que “este espacio es la zona ideal para disfrutar del evento deportivo del momento, a través de esta magnífica pantalla gigante, en la que contemplar partidos de fútbol, carreras de moto, Fórmula 1, entre otros”.

\r\n

En la cafetería también tenemos la opción de alegrarnos la media mañana con un aperitivo o una cerveza bien fresquita. Además, esta primera planta de la Cueva de Nemesio se presta para esas reuniones informales, para visionar un evento deportivo en su gran pantalla o, si lo que prefieren es deleitarse con la música, tienen la posibilidad y la diversión asegurada. “Por otro lado, también destacamos que viernes y sábados, después de la cena, nuestros clientes serán invitados a un chupito y a participar del agradable ambiente que se genera, entre otras cosas, con el karaoke”, matiza Juan M. añadiendo que en el lugar existen dos premisas : “ Uno es el aperitivo, que siempre ofrecemos al cliente antes de que comience el almuerzo o cena. Y el otro es el chupito invitación. Lo que cambia es que los viernes y los sábados esta invitación de sobremesa se hará en este otro ambiente de la Cueva, en esta planta alta”.

\r\n

Otra realidad es la que se nos ofrece en la planta baja…

\r\n

Gracias a la ardua, intensa y meticulosa restauración de la Cueva de Nemesio es posible disfrutar de un ambiente embebido en magia, misterio y tradición. Desde la cafetería de la planta alta tenemos acceso al restaurante, a la parte principal de la Cueva pero, si por cuestiones de comodidad o diversidad funcional tuviésemos inconveniente con el paso por las escaleras, otra opción es acceder a la zona del restaurante a través de una preciosa terraza, custodiada por columnas y arcos vestidos de verdes enredaderas.

\r\n

Y una vez que hemos entrado, nos hemos dejado conquistar por el recinto. Decidimos qué mesa ocupar y nos disponemos a elegir el plato, entre una variada carta. Entre las diferentes opciones, los profesionales de la Cueva de Nemesio, distinguidos por el buen trato y la amabilidad que profesan hacia la clientela, podrán orientarnos o ayudarnos a escoger entre una apetitosa carta, en la que podemos encontrar platos típicos de la cocina tradicional canaria, junto a una diversidad de entrantes de primerísima calidad, ensaladas realizadas con productos frescos y lugareños, carnes exquisitas, capaces de satisfacer los paladares más exigentes y postres de elaboración cien por cien casera.

\r\n

Como no puede ser de otra manera, en una cueva que antaño fue guardiana y cuna de los mejores caldos de nuestra tierra, no puede faltar el buen vino con el que acompañar tan especial momento. En este sentido, según destaca Juan M., “la Cueva de Nemesio ofrece a su clientela una variada carta de vinos, pudiendo decantarse por un Brumas de Ayosa, un Ferrera o un Tajinaste. Si lo prefieren también pueden optar por un Sarria Chardonnay, Val de Nora o un Cerro-Añón Crianza, entre otras exquisiteces”.

\r\n

Como ocurre casi siempre, tras una buena mesa apetece muchísimo disfrutar de una agradable sobremesa. En la Cueva de Nemesio lo saben y lo han previsto. Nada o casi nada escapa a esos pequeños detalles con los que agasajar y mimar al cliente. Por ello, si su deseo es alargar un poco la sobremesa, dejar que los niños y niñas continúen sus juegos en el Castillo Hinchable (ubicado en el espacio destinado a tal esparcimiento y totalmente seguro), sepa que en la planta alta será invitado, por cuenta de la casa, usted y los suyos a degustar ese licor en un ambiente de lo más agradable, acompañado de música o, si lo desea, visionando el evento deportivo del momento.

\r\n

Tras una jornada tan agradable volvemos a nuestra rutina. Hemos visitado la Cueva de Nemesio, es un lugar con un encanto especial, ¡es preciosa!. Hemos pasado unas horas muy agradables y hemos regalado a nuestro paladar un verdadero lujo de sabores.

\r\n

Ya nos lo habían dicho: quien viene una vez a la Cueva de Nemesio, repite… ¡Claro que sí!