JUDITH ROLO CONSIGUE UNA PLATA Y UN BRONCE EN EL MUNDIAL DE MÉXICO DE NATACIÓN PARALÍMPICA

en MIRA - DEPORTES el .

“Tanto mi gran amiga Michelle como yo, conseguimos muy buenos resultados gracias a nuestro entrenador Guada y a nuestras familias. Estoy muy feliz”

Hace pocas fechas que finalizó el mundial de natación paralímpica de México, donde tuvimos representación con Michelle Alonso y nuestra protagonista, Judith Rolo que una vez más dejaron muy alto el pabellón tinerfeño. Judith completó una gran actuación sumando una plata en 200 estilos y un bronce en 50 mariposa, a los que añadió el record de España en los 50 metros libres categoría S7. El premio a su constancia y esfuerzo se ve recompensado con estos resultados y con su inclusión en las becas ADOP, que le permitirán a la deportista tinerfeña, dedicarse a tiempo completo a la natación hasta el año 2019.

Quisimos conocer más profundamente la experiencia “mexicana”, de la mano de Judith que, amablemente, accedió a contarnos todos los detalles.

El aplazamiento del mundial de México debido al terremoto sufrido, y el traslado de fechas a diciembre, ¿les influyó de alguna manera con la planificación que tenían hecha, teniendo en cuenta el tema de la altura?

“La verdad es que si, ya que todo el trabajo que habíamos hecho en altura se fue a pique. Algunos nadadores con más medios pudieron volver a Sierra Nevada o incluso a la propia Ciudad de México semanas antes para poder aclimatarse. Nosotros sin embargo, aparte de tener que cambiar toda una planificación, ya que nuestros entrenamientos están basados en ciclos, tuvimos que hacer muchos entrenamientos en hipoxia. Esto último quiere decir que obligamos a nuestro organismo a trabajar en condiciones de falta de oxígeno”.

Has cosechado dos medallas en el campeonato, después de no estar en tu mejor nivel con las marcas durante la temporada ¿satisfecha con tu rendimiento?

“¡Y tanto! La temporada ha sido muy larga. Nunca antes se había realizado un campeonato a este nivel en altura y se nota mucho la falta de oxígeno;

hubo muchos factores de riesgo en México y aun así, tanto mi gran amiga Michelle como yo, conseguimos muy buenos resultados, gracias a nuestro entrenador Guada y a nuestras familias. Estoy muy feliz”.

Al margen de lo deportivo, cuéntanos como resultó la experiencia en tierras mexicanas, que según tengo entendido no resultó nada fácil.

“Yo diría que fue algo caótica. Teníamos que cuidarnos el doble. Cuando salíamos de la piscina, después de competir o de entrenar, inmediatamente teníamos que ponernos los abrigos porque hacía mucho frío, muchas corrientes y cambios bruscos de temperatura. Había falta de organización, muchas veces los entrenadores mismos tenían que explicarles a los chóferes donde estaba el hotel porque se perdían, el tráfico era una locura. No nos recomendaban coger taxis porque había algunos que se dedicaban a robar a la gente, nunca podíamos ir solos, siempre teníamos que ir en grupo. Por mi parte, salí el último día junto con Guada, Michelle y Alejandro a un mercadillo que estaba cerca del hotel y fuimos en un Uber, donde tú puedes ver quién es el conductor ya que está registrado. Me gustó mucho la generosidad y la amabilidad de la gente mexicana, son muy cercanos y amables. También me gustaron mucho los chapulines (saltamontes) tuve la oportunidad de probarlos y quién lo diría… ¡me gustaron! Otra cosa que me encantó de allí fueron los alebrijes, es un tipo de artesanía fabricada con la técnica de la cartonería, que se pintan con colores alegres y vibrantes y que, representan seres imaginarios con elementos fisonómicos de animales reales”.

Gracias al papel realizado en este mundial, has conseguido entrar en las nuevas becas ADOP ¿qué supone el acceso a esta beca para ti?

“Un enorme reconocimiento como profesional al deportista ya que gracias a esto, puedo dedicarme exclusivamente a la natación hasta el 2019, cuando acontezca el próximo mundial que será en Asia”.

Imagino que tendrás un huequecito en la cabeza para Tokio 2020, pero ¿cuáles son los próximos objetivos?

“Tokio es un sueño no muy lejano. Tuve el privilegio de estar allí junto a Michelle y Guada y competir en sus instalaciones… ¡fue una pasada! ¡estoy deseando volver!. Ahora mismo, aparte de tomarme un respiro, el 26 de

diciembre retomaremos los entrenamientos para preparar el open de natación, que realiza mi entrenador en el Tenerife Top Training en enero, para poder intentar hacer las mínimas para ir al Campeonato Europeo en Dublín que se celebrará en Agosto”.