IVÁN AFONSO, CAMPEÓN DE CANARIAS DE 100 METROS BRAZA

en MIRA - DEPORTES el .

El apoyo a la natación, tanto por instituciones privadas como por públicas, es escaso o nulo”

La de Iván, es una de esas historias que comienza casi de casualidad. Como tantos niños y niñas, nuestro protagonista fue diagnosticado de escoliosis por su traumatólogo y, como suele ocurrir en estos casos, le recomendaron practicar natación, “no sabía nada de esta actividad en ese entonces” comenta Iván.

Dos años más tarde se enteró que se iban a realizar unas pruebas para entrar en el Club Natación Bentacu Laguna. Fue Irati Cuñado Ares, la que comenzó a modelar a este deportista, “le dio una vuelta de rosca a mi carrera deportiva” nos explica. Un lamentable accidente de tráfico, hizo que su entrenadora tuviese que abandonar el puesto. La vida entonces puso en el camino de Iván a su auténtico mentor a partir de aquí: “Jose María Aparicio ha sido el máximo responsable de mi desarrollo como deportista, y eso que no empezamos con muy buen pie. Ahora somos muy buenos amigos”.

En este punto comienzan éxitos y decepciones, como en todo deporte, pero eso nos lo cuenta Iván en la siguiente entrevista.

Antes que nada, acabas de lograr el campeonato de Canarias de 100 m. braza, en la piscina Acidalio Lorenzo de Santa Cruz. Cuéntanos como fue la prueba y si esperabas conseguir la victoria.

Comenzó con una salida en mi línea, buena reacción, salto dentro de la media y un nado subácuatico corriente; tras esto, me doy cuenta que me había entrado agua en las gafas, no me puse nervioso y seguí la estrategia que José me había indicado, que consistía en quedarme poco menos de un cuerpo por detrás de los demás y dar el todo en los últimos 50m. Con las gafas llenas de agua y ya en la superficie, conseguía vislumbrar entre brazada y brazada la sombra de un nadador de entidad en las islas, Marcello Tonelli, que iba al lado mío y del cual llevaba la referencia constantemente durante los primeros 50m; una vez hecho el viraje, me doy cuenta que el agua había salido de las gafas, dejándome ver que tenía a Marcello muy pegado y siguiendo dicha estrategia apreté a muerte mientras veía como los iba dejando atrás, no estaba seguro de si era así con todos los nadadores. Por último, al quitarme las gafas para ver el resultado en el marcador, estaba seguro que tenía al menos el podio asegurado. La sorpresa vino cuando comprobé que había sido primero.

La anécdota de todo esto es que por primera vez en todo lo que llevo compitiendo, me había tirado con las gafas en la frente sin ponérmelas y al romper la superficie del agua se me debieron colocar. Me di cuenta de todo esto viendo las fotos que mis padres habían sacado y acercándolas. Se ve que de los nervios, la concentración y la euforia, ni yo ni nadie se había percatado de nada…”.

Al margen de los 100 braza, ¿En qué otros estilos o distancias estás trabajando actualmente?

Ahora mismo estoy centrado en la braza. Me preparo un poco también las pruebas de estilos, pero muy poco y con el mero objetivo de alcanzar la mínima regional en alguna de sus distancias.

En el estilo de braza preparamos todas las pruebas por igual, aunque para este regional me sentía con más fuerza en los 100m y 50m. En los 200, no iba mal, prueba de ello es que quede 4º, y en el de invierno 3º consiguiendo mi primera medalla regional. No obstante en la prueba de 50m. metí la pata yo por no haber estrenado el bañador de competición, con el cuál no pude corregir la flotación de este, resultando en una patada fuera del agua, que fue totalmente decisiva en una prueba de máxima velocidad y precisión; ya en el 200, iba con una marca que no era la mejor mía, ya que la otra estaba fuera de plazo para la inscripción, haciendo que saliese en la segunda serie más rápida y nadando un poco a ciegas sin alguien a quien seguir o tratar de adelantar”.

Compaginas tus obligaciones laborales con tus exigentes entrenos. Cuéntanos como es tu día a día

Tanto en mi época de estudiante como ahora de trabajo en Fred Olsen Express, el horario es muy similar. Empiezo bastante temprano y en solitario, costumbre que me inculcó Moritz Eischeid Berg, el actual campeón de España de 100m. Empiezo a las 06:30 la sesión de agua, la termino a las 07:45 para ir como un tiro a trabajar; luego a las 15:30 vuelvo a estar en el agua con la segunda sesión, terminando sobre las 17:30 y continuo con una sesión de físico de una hora y cuarto aproximadamente. El resto del día libre para pasar con mis familiares, pareja o amigos”.

¿Cuáles son los próximos retos que tienes en mente?

Pues el primero y para mí el más importante es poder realizar la mínima para el Campeonato de España en alguna de las distancias de braza, para así poder competir con la élite del país; el segundo y último, tratar de revalidar el título de Campeón de Canarias y lograrlo en las otras dos distancias de mi estilo”.

¿Consideras que los nadadores tinerfeños cuentan con todos los medios humanos y materiales para poder progresar en su actividad, o echas en falta algún tipo de apoyo en particular?

Aquí voy a ser muy crítico: la verdad es que si echamos en falta muchas cosas. El apoyo a la natación, tanto por instituciones privadas como por públicas, es escaso o nulo; un claro y máximo ejemplo es el abandono durante casi dos años que ha sufrido la piscina del Club Natación Martiánez, la falta de instalaciones homologadas donde realizar competiciones…

Otra cosa que nadie entiende a día de hoy, es que los entrenadores, que son los que en gran parte crean deportistas y personas, tengan unos sueldos ridículamente bajos con los que apenas se sustentan ellos mismos, ya no hablemos de una familia. A todo esto hay que sumarle las penosas condiciones del entorno y de sus contratos. Un ejemplo es que un entrenador, con la máxima titulación acreditada en España, cobre en torno a los 800€, trabaje en una piscina que le provocará varias enfermedades pulmonares, algunas crónicas, y a todo esto haya que sumarle el poco reconocimiento que reciben. Puedo ponerme como ejemplo, del resultado de hacer que una persona sin ningún tipo de habilidad deportiva innata, que empezó en una avanzada edad y con asma como yo, es decir, un cero a la izquierda en toda regla, se convierta en Campeón de Canarias;

A nivel particular, si se me permite, entreno en una piscina de 25 m sin la plataforma de salto, la cual es más que esencial en el entrenamiento de este deporte, sin los cuidados necesarios para una salud adecuada, sin la higiene necesaria; y año tras año desde los trece he protestado junto con mis compañeros por que se introduzcan medidas que lo solucionen y año tras año nos han dado excusas distintas. Una verdadera tomadura de pelo.

En cuanto a centros de tecnificación, hablando a nivel regional, el único que cumple, con la calidad, compromiso, actualidad, variedad y conocimientos, es el “Tenerife Top Training” en el municipio de Arona; de resto, hablando claro y pronto, son charcas o hervideros de testosterona sin ningún tipo o amago de espíritu deportivo, ya ni hablemos de profesionalidad.

Para terminar, no tan sólo con lo citado anteriormente, hay que sumarle la gran y negativa posibilidad de vivir como un profesional de nuestro deporte y de otros muchos minoritarios y no tan minoritarios aquí en España, “país de charanga y pandereta”; las subvenciones para los viajes, costeo de materiales, apoyo de las tiendas trayendo material específico y de calidad, promociones para federados, sponsors… Todo esto es un sueño que no se ve llegar ni ahora ni en unas décadas”.

Este deporte es conocido por ser de los más completos, pero también es francamente duro intentar mejorar cada décima los tiempos ¿compensa el esfuerzo a realizar, compaginando estudios o trabajo en muchas ocasiones?

En pocas palabras, valió la pena cada maldito año en el agua, cada año sin asistir a los cumpleaños de tus familiares, siendo en algunos casos los últimos de estos; cada enfado, cada bronca con el entrenador, la familia, amigos o pareja; cada dolor, sentimental o físico; cada día sin hablar con nadie más que el entrenador; cada NO que tuve que decir a fiestas, quedadas, comidas y amigos; cada amigo/amiga que perdí; cada momento junto a personas y mi mascota que ya no volverán…

Valió la pena cada maldito segundo, porque mi determinación en el esfuerzo de cumplir mis sueños y metas no es más que un reflejo de todos aquellos que me apoyan u apoyaron durante su vida y durante su ausencia, que se juntan para brillar en una espiral de futuro, pasado y presente que sólo me lleva a avanzar más y más”.

¿Qué papel ha jugado en tus logros, tu club, el CDN Bentacu de La Laguna?

Pues con la antigua directiva jugó papeles muy negativos que no especificaré, pero perfectamente resumibles en que siempre se ve muy bonito “barrer para casa” y ver como todo sale de un mismo lugar, haciendo que se desvalore el trabajo de los demás. Aprovecho para recordar que somos un club dividido en tres complejos deportivos, situados en San Benito, Taco y La Cuesta, este último donde yo entreno.

Ya con el nuevo cambio de directiva, siendo el actual presidente de esta Don Juan José Ferrera López, padre de nadadoras y presidente, todo mejoró muchísimo; pasamos de una gran fuerza negativa que impedía el avance a un pequeño empujón en la dirección correcta; un cambio, que a pesar de necesitar aún ciertos matices e igualdades, fue decisivo en mi desarrollo y en el de mis compañeros.

Quien me atrevería a decir que, sin ninguna duda, fue el responsable del 99% de mi desarrollo y éxitos es José María Aparicio, mi entrenador y segundo padre que tanto se ha desvivido por mi estos largos y duros años. Sin él no habría un yo a día de hoy; es mi máximo ejemplo y le estaré agradecido toda mi vida”.