Estacionamiento para bicicletas por una buena convivencia en los espacios públicos

en GUIMAR el .

El funcionamiento urbano de toda sociedad pasa por una buena convivencia en los espacios públicos. Por ello, Verónica Jorge, concejala de Servicios Municipales del Excmo. Ayuntamiento de Güímar, advierte que la convivencia en los espacios públicos mejora las relaciones entre diferentes sectores de la sociedad.

«Entendiendo que las vías públicas, desde las plazas hasta sus aceras, son espacios transitados por personas con diferentes actividades o necesidades, debemos valorar las mejoras que se puedan aportar para que todo confluya» – comenta la concejala.

Por ello, la Concejalía de Servicios Municipales se dispone a elaborar y colocar estacionamientos para bicicletas que permitan a los ciclistas realizar paradas en las zonas de restauración, pudiendo dejarlas de forma segura y sin molestar a viandantes.

«Somos conscientes de que la TF-28, conocida popularmente como carretera general del sur, es la arteria principal del tránsito de nuestro municipio, núcleo de la zona comercial y de restauración, siendo circulada, a diario, por numerosos ciclistas que aprovechan su paso por Güímar para hacer una parada de abastecimiento. Haciéndonos eco de ello, se colocarán 5 puntos de estacionamiento de bicicletas ubicados cerca de las zonas de restauración» – explica Verónica Jorge.

El equipo de trabajo de carpintería metálica municipal ha rediseñado, de manera original a lo habitual, el tipo de soporte, ya que la propia bicicleta descansa sobre el sillín, no siendo sujeta por la rueda, aportando así mayor seguridad y ofreciendo dos alturas habilitadas para los distintos percentiles de los ciclistas. A su vez, los estacionamientos están pensados para ocupar el menos espacio posible.

Este tipo de propuestas beneficia al mundo del deporte, aficionados y profesionales, además de fomentar el uso de la restauración de la zona, aunando esfuerzos intrínsecamente, ligado al Plan ‘Güímar Emprende’.

«Servicios Municipales, además de encargarse de obras de reparación y mantenimiento, debe incorporar un estudio del comportamiento de la ciudadanía para lograr nuevos modelos de espacios públicos donde prime la convivencia y la tolerancia», por ello «considero fielmente que esto desarrollará un sentimiento de propiedad colectiva que generará una mayor preocupación de todos y cada uno de nosotros por el bien común, logrando que las personas se involucren en el cuidado del mobiliario urbano y de los mencionados espacios públicos» – concluye la edil.