El equipo artístico de La flauta mágica presenta los detalles de este nuevo proyecto de Ópera de Tenerife

en ISLA el .

Berloffa, Cherstich y Russo son los encargados de dar magia a esta obra que se representará en el Auditorio de Tenerife Adán Martín del 26 al 29 de abril

El Cabildo de Tenerife, a través de Ópera de Tenerife, comienza recibir los detalles de la escenografía, el vestuario y la historia que se desarrolla en la obra La flauta mágica, el singspiel firmado por Mozart que se representará en el Auditorio de Tenerife Adán Martín entre el 26 y 29 de abril de 2018 en el marco del proyecto educativo ‘Ópera en Familia’.

La puesta en escena estará dirigida por Nicola Berloffa, que tiene un amplio recorrido internacional y que ya estuvo presente en Ópera de Tenerife en el año 2016 dirigiendo Carmen, Così fan tutti  e incluso, La flauta mágica. La escenografía estará bajo las instrucciones de Fabio Cherstich que también compartió con Berloffa estas producciones de Ópera de Tenerife en 2013 y 2012. La dirección de vestuario correrá a cargo de  Edoardo Russo,  en el que será su primer trabajo con la productora lírica tinerfeña.

la flauta mágica se representará en la Sala Sinfónica del Auditorio de Tenerife el sábado 28 de abril a las 18:00 horas y el domingo 29 de abril a las 12:00 horas. El jueves 26 de abril a las 11:30 horas, tendrá lugar una función sólo para escolares. Las entradas para las dos funciones familiares ya pueden adquirirse en los canales habituales del Auditorio de Tenerife Adán Martín: en taquilla de 10:00 a 19:30 horas, de lunes a sábado, durante las 2 horas antes de la función, por internet a través de www.auditoriodetenerife.com o por teléfono en el 902 317 327.

El director piamontés propone una escena llamativa y versátil que sumerja al espectador en el mundo mágico ideado por Mozart, cuyo eje vertebrador será un gran tobogán de madera inspirado en el que tenía en su cuarto de juegos del Palacio de Invierno de San Petersburgo, el joven Nicolás Romànov, conocido como Nicolás II, el último zar de Rusia. Junto al juguete polivalente, una serie de telones pintados con técnicas artesanas del teatro clásico, aportarán profundidad al escenario.

El vestuario propuesto por Russo se basa en la alta costura de la moda europea de la década de los cincuenta del pasado siglo, en el que la elegancia de la sencillez estará presente en los trajes que portarán tanto los personajes adultos, como los infantiles.

Junto a la dirección de escena de Nicola Berloffa, el escenógrafo Fabio Cherstich y al diseño de vestuario firmado por Edoardo Russo, complementa al equipo técnico de esta producción Rubén Díaz, que asumirá la dirección musical. El elenco artístico estará formado por Eugenio Di Lieto (Sarastro), David Astorga (Tamino), Olena Sloia (Reina de la Noche), Carmen Mateo (Pamina), Inés Ballesteros (Primera dama/ Papagena), Silvia Zorita (Segunda dama), Tairuma Méndez (Tercera dama), Fernando García-Campero (Papageno) y Néstor Sánchez Galván (Monostatos).

La flauta mágica se estrenó en Viena en 1791, dos meses antes del fallecimiento de Mozart. Aborda a modo de cuento de hadas, cómo el príncipe Tamino se adentra en un misterioso bosque propiedad de la Reina de la Noche, tras ser perseguido por una enorme serpiente. Entre ambos alcanzan un acuerdo para liberar a Pamina [hija de la reina] que está secuestrada por Sarastro, a cambio de obtener la mano de su enamorada. Al llegar al Reino de Sarastro dispuesto a vencerle, Tamino descubre que la realidad es otra y decide junto a Pamina quedarse lejos de la malvada madre. No obstante, para poder permanecer allí, el protagonista tendrá que superar una serie de pruebas iniciáticas.

Esta popular obra está enmarcada en ‘Opera en Familia’,  una iniciativa de Ópera de Tenerife que cada temporada adapta un título lírico al público más joven, con el objetivo de difundir los principios y valores de este campo artístico y sensibilizar también, sobre los otros proyectos culturales que se desarrollan en el Auditorio de Tenerife. La representación tiene una duración máxima de 70 minutos. Las partes textuales están traducidas al castellano, mientras que las arias musicales se interpretan en el idioma original y aparecen sobretituladas en la pantalla. Con esto se reducen el tiempo pero no la expresión, ni el mensaje original del autor que además estará reforzado por material divulgativo adaptado al público juvenil, que se proporciona antes de la entrada a la sala.