Eduardo Santana, jugador del Costa Sur Fútbol Sala

en MIRA - DEPORTES el .

El debut en primera división fue algo increíble ya que nunca había imaginado estar al lado de los jugadores que solía ver por la tele”

He tenido la oportunidad, durante más de veinte años ya, de tener el privilegio de convivir como monitor-entrenador-educador, con muchos niños, niñas y jóvenes con el fútbol como excusa. Una preciosa excusa que me ha aportado probablemente a mi más de lo que yo les he podido, humildemente, inculcar a ellos. Uno de estos pequeños, hace ya algunos años, fue Eduardo Santana, un niño con una ilusión enorme, como la gran mayoría, por aprender y disfrutar de su deporte. Con el paso de los años, Eduardo ha progresado tanto en su vida personal como en el deporte, convirtiéndose en un excelente jugador de fútbol sala los últimos años en el Explotaciones Jordan Chinguaro. “Edu”, tuvo incluso la oportunidad de debutar en división de honor con el Uruguay Tenerife, en el Palau Blaugrana, recuerdo que guarda con cariño. Esta próxima temporada, emprende una nueva aventura con ilusiones renovadas en el Costa Sur F.S., además de compaginar su papel de jugador con el de entrenador en categorías de base, en el que nos confiesa está disfrutando muchísimo, inculcando esos valores tan necesarios hoy en día. Para mí es un placer invitarles a conocer un poco mejor a Eduardo Santana.

Aunque una parte me la sé, cuéntanos por qué te decantaste por practicar este deporte y como fueron tus inicios.

Empecé en fútbol 11 a los seis o siete años y estuve varias temporadas. Aunque iba con mis primos y se hacía más ameno, con el tiempo me di cuenta de que me aburría y no disfrutaba tanto como mis compañeros. Entonces fue cuando decidí apuntarme en el equipo de fútbol sala de mi colegio, el Julián Zafra. Desde los primeros días supe que era lo que me gustaba, ya que disfrutaba como nunca, siempre cerca del balón y manteniendo el contacto prácticamente todo el rato. Hoy en día, trece años después, sigo practicándolo con la misma ilusión que el primer día”.

Aunque eres muy joven has tenido la oportunidad de vivir muchas experiencias en este deporte, como el debut en División de Honor, ¿cómo viviste esa experiencia? ¿fue un poco agridulce por la situación del club en ese momento o la disfrutaste igualmente?

El debut en primera división fue algo increíble ya que nunca había imaginado estar al lado de los jugadores que solía ver por la tele y sobre todo competir contra ellos. Es verdad que todo llegó por la situación en la que se encontraba el club, pero eso no me privó de disfrutar como un niño de cada experiencia que viví. Nunca se me olvidará el primer viaje. Fue a Barcelona; entrar en el Palau Blaugrana es algo que le contaré el día de mañana a mis hijos”.

Se acaba de confirmar tu fichaje por el Costa Sur F.S. ¿qué ha motivado tu marcha del E. Jordán Chinguaro? ¿qué esperas de esta nueva etapa?

Después de tres años jugando en el Explotaciones Jordán Chinguaro no ha sido nada fácil tomar la decisión de dejar el equipo de mi pueblo. Este verano, el Costa Sur F.S. contactó conmigo y me planteó un proyecto muy ilusionante con un equipo prácticamente nuevo. Decidí  aceptarlo y estoy deseando que empiece esta nueva etapa en la cual tengo muchas esperanzas puestas”.

Además de tu papel como destacado jugador, estas metido de lleno en la formación, hasta la temporada pasada con el infantil de la EM Chinguaro, y en los campus del club. ¿cómo te has encontrado en esta faceta? ¿qué es lo más complicado y lo más reconfortante del trabajo con los chicos?

La formación de los niños para mí es una faceta muy gratificante y a la vez bastante complicada. Entrenaba la categoría infantil que es donde empiezan a coger los conceptos del fútbol sala. Cada entrenador tiene su punto de vista pero el mío es bastante diferente, ya que nunca les pedía a los chicos ganar o hacer todo lo posible para ello. A nadie le gusta perder, pero a estas edades no es lo más importante; hay que sobreponer muchas cosas como los valores, a partir de ahí, si los resultados son positivos bienvenidos serán. Quizás eso sea lo más complicado de transmitir a los chicos pero a la vez, es lo más reconfortante cuando ves que hacen lo que tú les propones”.

Llevas muchos años vinculado a este deporte ¿crees que podremos aspirar en algún momento a contar con un club en división de honor en la isla?

Con la crisis que atravesamos en estos momentos es muy difícil llegar a tener un equipo en primera división ya que las cantidades económicas  necesarias son muy grandes. Creo que cada club debe trabajar con proyectos de futuro, poniendo todos los medios posibles y formando a los entrenadores para poder ofrecer un mayor conocimiento a los niños. De esta manera, si algún día volvemos a disfrutar de un equipo en división de honor podremos contar con más jugadores de la tierra”.