El diseñador Tin Quintero nos presenta a “La dama de Shangai”

en GUIMAR el .

El Carnaval ya está en la calle, ¡se respira carnaval!.

(Tere Coello, febrero 2017) Telas, lentejuelas, encajes, plumas, pinturas, silicona, filigranas, abalorios de todo tipo y de todo tamaño… la isla, de punta a punta, se prepara para disfrutar de uno de los mejores carnavales del mundo: el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife.

¡Unas carnestolentas en las que todos -o casi todos-, deseamos participar! Aunque, es verdad, unos son más protagonistas que otros…

Y para protagonistas, ellas, las candidatas. Un total de 47 aspirantes a reinas se presentarán en las diferentes modalidades. 20 pequeñas reinitas participarán en la Gala de la Reina Infantil, 15 jóvenes serán las candidatas en la Gala de la Reina adulta y la Gala de la Reina de los Mayores contará con 11 candidatas.

El pasado 27 de enero, con la presentación de todas estas candidatas en el Parque Marítimo, se dió el pistoletazo de salida a la fiesta del carnaval chicharrerro. Fue en este evento donde se decidió el orden de participación de las aspirantes a Reina del Carnaval.

Omaira Isabel Dorta Melo es una de las jóvenes y bellísimas mujeres que desfilará sobre el escenario, en el número 5. Y lo hará el próximo miércoles 22 de febrero, en la Gala de la Elección de la Reina. Omaira Isabel lucirá una fantasía denominada “La dama de Sanghai”, diseñada por Tin Quintero.

Tin Quintero, diseñador, natural de Güímar, nos comenta que Omaira es comparsera, de los Cariocas. “Es la chica ideal. Me ofrece muchísima seguridad que sea ella la que de vida a mi diseño. ¡Omaira nació para el carnaval, vive el carnaval, como yo!, matiza Tin.

Preguntado -o casi interrogado-, sobre la fantasía del traje y sin desvelar demasiado (prácticamente nada), el diseñador nos comenta que “es una fantasía que está bastante trabajada y lleva prácticamente de todo el material que se usa en carnavales… ¡Creo que va a gustar mucho! ¡Es muy rica en materiales… ¿Qué te puedo decir…? ¡Es que si digo más lo desvelo! Ríe con su respuesta.

Insitimos. Y preguntamos por el color que destaca. “Está compuesto de varios colores pero sobresale el color plata”. Responde

Está claro que no va a contar mucho más sobre su diseño. ¡Está claro que hasta el próximo 22 de febrero este va a ser su secreto mejor guardado!

Un secreto y un diseño en el que lleva trabajando, junto a su equipo, casi dos meses. “Teníamos un gusanillo… El año pasado presenté un diseño en el Carnaval de Candelaria pero desde hace seis años no presentábamos ninguno al Carnaval de Santa Cruz. Nosotros formábamos parte del equipo de Juan carlos Armas”, explica, añadiendo “¡Ahora me he aventurado a presentar en solitario!”

Tin Quintero forma parte del mundo del Carnaval de Tenerife desde hace más de 25 años. Un periodo de tiempo lo invirtió como comparsero, unas veces como patrocinador de fantasías de candidatas, otras trabajando en el equipo de diseño de Juan Carlos Armas y otras con diseños propios. En esta ocasión se estrena como diseñador en el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, con la responsabilidad de su propio diseño.

La dama de Shangai, será el nombre que suene sobre el escenario chicharrerro, en las voces de los presentadores de la Gala, Jadel y Roko, seguido del nombre del diseñador, en este caso Tin Quintero y representando a “El Gusto por el Vino”.

Esta experiencia no es nueva porque ya he trabajado en esto… ¡pero es tan satisfactoria!”, subraya el diseñador, destacando que la ilusión ha dirigido cada uno de los segundo invertidos en el vestido. “Son muchas las personas que se han involucrado en la realización de la fantasía. Estamos trabajando duro para que, cundo salga al escenario, guste. Esto es arte. A mi me gusta el arte, así que esto es satisfaccón”, matiza.

Entre 8 y 10 personas trabajan en este traje que Tin describe con un “roza lo exquisito. Es un lujo. Es un gran trabajo. Es un traje que, cuando salga, sé que va a gustar. ¡Gustará!”

Estaremos expectantes a “La dama de Shangai” para disfrutar de tanta originalidad, elegancia y fantasía.