Desde Tenerife a Jerez para rendir honores a La Reina de la Plata

en General el .

El pasado fin de semana, se celebró en el Barrio de la Plata de Jerez de la Frontera, el Besamanos de Nuestra Señora de Candelaria, que este año se celebró de forma especial y extraordinaria por las Misiones del arciprestazgo norte de la ciudad.

El momento al que hacemos referencia fue también especial porque el arreglo floral del Besamanos de María Santísima de la Candelaria y del altar de Nuestro Padre de las Misericordias c fue realizado por el güimarero  Jaime Estévez Campos, camarero de Nuestra Señora de La Candelaria, Patrona de Canarias, y propietario de la floristería Leomami de Candelaria, quien fuera invitado por la Hermandad  Sacramental de La Candelaria de Jerez.

Durante la Eucaristía dominical fueron recibidos por la Junta de Gobierno los nuevos Hermanos de la familia Candelaria. En otro momento de la misma, el teniente de Hermano Mayor, D. Sergio Garvín, leyó unas emotivas palabras sobre la labor que realiza Jaime Estévez en las parroquias donde colabora y agradeció el trabajo realizado para los titulares de la Hermandad, momento en el cual le fue entregada una placa conmemorativa de agradecimiento.

Al término de la Eucaristía, en la Sala Capitular , Jaime Estévez, firmó en el libro de Honor, dejando constancia de la presencia del Camarero de la Patrona de Canarias en las dependencias de la Hermandad Sacramental.

Durante todo el día, se sucedieron las visitas al templo de Varias Hermandades como el Perdón, Las Angustias, La peña el Viejo Simpecado, el Grupo Joven, el Grupo de Mujeres, el Grupo de Capataces y Costaleros y todos los fieles que quisieron postrarse ante las plantas de nuestra Madre y realizar su ofrenda floral

Antes de proceder al cierre del Besamanos, se hizo entrega al Hermano Mayor, D. Antonio Aguilar, de una reproducción de la Virgen de Candelaria, Patrona de Canarias, enviada por los Padres Dominicos y una placa para la Hermandad, como recuerdo de la visita de Jaime Estevez, que fue entregada a
los miembros de Mayordomía D. José María Morales, D. Juan Alvaro Fernándezy Dña María del Carmen Perdigones.

El cierre del Besamanos se hizo con el canto de la Plegaria en un ambiente muy íntimo y emotivo.
Según palabras del propio Jaime, ha sido un fin de semana de emociones, de aprender, de llorar con el quejío de una saeta o el canto de la plegaria, de reír con los más pequeños de la hermandad, de compartir con todos los hermanos, y,  sobre todo, de agradecimiento por la extraordinaria acogida hacia su trabajo y hacia su persona.