Costanera contará con su primer parque público gracias a una inversión de casi 50.000 euros

en EL ROSARIO el .

Las obras del primer parque público de la urbanización de Costanera dieron comienzo a principios de semana en una parcela de 2.300 metros cuadrados ubicada entre las calles Alborán y Caspio de la citada urbanización. El alcalde de El Rosario, Escolástico Gil, el concejal de Parques y Jardines, Yeray Gutiérrez; y el concejal Juan Carlos Martínez, en calidad de presidente de la Asociación de Vecinos de Costanera (Asveco), visitaron la zona durante el comienzo de los trabajos, junto con el director de la obra.

El parque de Costanera, que ocupará prácticamente el 50% de la parcela, constará de una zona de juegos con varios módulos infantiles, uno de ellos adaptado, y una zona de esparcimiento y deportiva en la que se instalarán aparatos de gimnasia, así como un área de calistenia, todo ello circundado por un circuito a modo de sendero. El proyecto también contempla la construcción de una pérgola bajo la que se instalarán dos bancos para el descanso y el vallado perimetral del conjunto.

 Además, se aprovechará la disposición del terreno y los elementos naturales de la parcela, en la que existen varios ejemplares singulares de flora autóctona, para incorporarlos al proyecto final que tiene un presupuesto de alrededor de 50.000 euros y un plazo de ejecución de tres meses

Cabe recordar que la habilitación de un espacio público en la urbanización de Costanera fue uno de los compromisos adquiridos por el Ayuntamiento de El Rosario con los vecinos de este núcleo cuya construcción fue aprobada por unanimidad por el Pleno a través de una moción presentada por Juan Carlos Martínez (PP) solicitando la habilitación de un espacio público en Costanera para el uso de los vecinos.

De hecho, a finales de 2016, el alcalde de El Rosario, Escolástico Gil, acompañado por varios miembros de la Corporación y dirigentes vecinales de Asveco, visitó este núcleo para atender varias demandas, entre ellas la de la ejecución de un espacio público que dé servicio a una población cercana al millar de habitantes y que no disponían de ninguna zona de esparcimiento.