El Cabildo inaugura en Granadilla una residencia para personas con problemas de salud mental

en ISLA el .

El presidente insular, Carlos Alonso, visitó el centro acompañado del alcalde granadillero y representantes de Atelsam, que gestionan este servicio

El presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, inauguró esta semana una residencia con 16 plazas para personas con problemas de salud mental en la Isla, que está situada en Granadilla de Abona. Este recurso, financiado por el convenio de atención a la dependencia suscrito entre el Cabildo, a través del IASS, y el Gobierno de Canarias, está gestionado por la Asociación Tinerfeña en Lucha por la Salud Mental (Atelsam).

Además de Carlos Alonso, estuvieron presentes en la inauguración oficial de esta residencia la consejera de Acción Social, Coromoto Yanes; la directora insular del IASS, Juana María Reyes; el alcalde de Granadilla de Abona, José Domingo Regalado; la concejal de Asuntos Sociales, María de la O Gaspar, y Tomás Armando Martín y Ana Concepción, presidente y gerente de  Atelsam, respectivamente.

Carlos Alonso mostró su satisfacción por este nuevo recurso de atención a las personas con problemas de salud mental, que cubre una necesidad de la Isla y, sobre todo del Sur. “Poco a poco vamos dotando de más recursos sociosanitarios. Agradezco a Atelsam y a las familias el ser los brazos que nos ayudan a dar más servicios a la comunidad. Espero que disfruten de este centro que poco a poco va a ir mejorando”.

El alcalde de Granadilla destacó sobre esta residencia que se trata de un “valioso” recurso social comprometido con la defensa de los derechos de las personas con enfermedad mental y sus familias. Añadió que Atelsam ya contaba con un centro ocupacional en el municipio, y que desde la Concejalía de Servicios Sociales se seguirá apoyando este servicio, al igual que el resto de proyectos en favor de los colectivos más vulnerables.

El IASS cuenta con una red de atención para la promoción de la autonomía y la atención a la dependencia que se ocupa de personas mayores y con discapacidad, incluyendo dentro de la discapacidad a quienes tienen un diagnóstico de enfermedad mental. Este colectivo precisa atención para promocionar su autonomía y garantizar la rehabilitación psicosocial mediante programas altamente especializados. Para ello se ofrecen servicios de centro de día y residenciales para atender a unas 700 personas en la Isla. La atención residencial se realiza en pisos tutelados y en miniresidencias.

El pasado 2017 a través de la licitación pública correspondiente se ofertaron  a concurso 73 plazas públicas con una distribución geográfica insular por zonas, donde por primera vez se ponen 16 plazas en funcionamiento en el sur de la Isla. Esta primera miniresidencia se financia con cargo al convenio suscrito entre el Gobierno de Canarias y el Cabildo de Tenerife para la atención a personas en situación de dependencia y promoción de su autonomía, personas con discapacidad y mayores, con un precio de 110,7 euros por plaza al día.

Dicha financiación permite ofrecer una cartera de servicios que cuenta con programas de atención social y sanitaria, prevención, atención personal de las actividades básicas de la vida diaria, servicio hotelero y promoción de la autonomía personal (asesoramiento, orientación, asistencia, habilitación psicosocial, terapia ocupacional, estimulación cognitiva, etcétera)

La salud mental tiene una importancia fundamental en el bienestar personal, las relaciones familiares y el éxito en las contribuciones a la sociedad. La presencia de estos trastornos perjudica a la salud de las personas, con graves consecuencias a nivel socioeconómico y en el ámbito de los derechos humanos. Por ello, el IASS trabaja para promover que estas personas dispongan de los recursos necesarios y puedan participar activamente en la sociedad.

El modelo de atención centrado en la persona obliga, en el caso de la salud mental, a realizar cada vez más esfuerzos para atender desde un enfoque que priorice la rehabilitación psicosocial y la promoción de la autonomía. De ahí, la importancia de vincular la atención residencial y diurna con el empleo como mejor opción para garantizar la plena inclusión.

El acceso al empleo facilita la integración y normalización de las personas con necesidades de salud mental. El IASS, mediante el citado convenio de atención a la dependencia con el Gobierno de Canarias, financia y pone en funcionamiento centros ocupacionales y programas de inserción laboral de forma directa, con el acompañamiento profesional y altamente especializado que puedan necesitar.