El Cabildo reafirma su compromiso por la igualdad y su apuesta por las mujeres en puestos directivos hoteleros

en ISLA el .

El presidente, Carlos Alonso, presentó un estudio sobre el ‘Techo de Cristal en la Industria Hotelera’, elaborado por Fifede, y la Fundación General de la Universidad de La Laguna

El presidente del Cabildo, Carlos Alonso, presentó este pasado miércoles [día 14], los resultados del estudio sobre el ‘Techo de Cristal en la Industria Hotelera’, elaborado por la Fundación Insular para la Formación, el Empleo y el Desarrollo Empresarial (Fifede), y la Fundación General de la Universidad de La Laguna. El mismo contiene los resultados de una investigación que se ha realizado con el objetivo de detectar y analizar los obstáculos que se encuentran las mujeres para alcanzar puestos directivos en la industria hotelera de Tenerife.

Carlos Alonso manifesto que “es una manera con la que el Cabildo quiere visibilizar las dificultades que tienen las mujeres en el ámbito laboral turístico. Sabemos que, si ya el mercado laboral es complicado, para las mujeres lo es aún más”. De igual modo, informó de que este estudio “está en el marco de una estrategia, que se coordina desde el Área de Igulaldad, dentro del marco estratégico Tenerife Violeta, y que implica a todas las areas, con una transversalidad y un compromiso total por la igualdad”.

Por su parte, el consejero de Empleo, Comercio, Industria y Desarrollo Socioeconómico, Efraín Medina, afirmó que “desde la Corporación insular estamos trabajando por visibilizar la igualdad”, y apuntó que “algo está cambiando, pues hay un compromise firme de que lo público y lo privado vayan en la misma dirección. Estamos ocupados y preocupados trabajando por derribar estos techos de cristal”.   

El estudio sobre el Techo de Cristal es una iniciativa que se lleva a cabo en el marco del proyecto insular ‘Estamos con Ellas’, que persigue fomentar la igualdad de género en el empleo, promover la conciliación entre la vida familiar y laboral, facilitar el acceso a la financiación a las mujeres emprendedoras o sensibilizar a la población sobre esta materia.

En la rueda de prensa también estubo presente la directora del Estudio, Sara García, quien entre varias cuestiones, resaltó que “el techo de cristal habla de la infrarepresentación de las mujeres en los puestos de poder”. En este sentido, dijo que la idea es revelar cúales son las dificultades con las que se encuentran las mujeres para derribarlo”. De igual modo, destacó la figura de la subdirectora, y afirmó que “las mujeres tienen una trayectoria laboral más lenta y  sinuosa que la de los hombres”.

Y la vicepresidenta de Ashotel, Victoria López, hizo especial hincapié en que desde la patronal “trabajaremos siempre por concienciar, y nos esforzaremos por propiciar que tengan siempre las mismas oporunidades, en igualdad de condiciones”. 

El estudio ha constatado la necesidad de poner en marcha un modelo equitativo de gestión de los hoteles, con el objetivo de erradicar los elementos que suponen un “techo de cristal”. En este sentido, de manera experimental se llevará a cabo un programa en varios hoteles de la Isla que desarrolla este modelo, a través de una persona experta en materia de igualdad que formará parte del equipo humano de las empresas y que asesorará, orientará y formará a todo el personal.

Esta investigación se enmarca en la estrategia de ‘Fifede analiza’, con la que la Fundación realiza investigaciones sobre el contexto socioeconómico y laboral de la isla de Tenerife para que, posteriormente, los datos sirvan para planificar y desarrollar políticas eficaces en materia de empleo.

En esta línea, cabe recordar que durante el año pasado se realizó una investigación para conocer el clima laboral de las camareras de piso que trabajan en los hoteles y apartamentos de la Isla.

Conclusiones

La investigación sobre el ‘Techo de Cristal en la Industria Hotelera’ ha constatado que la presencia de las mujeres en los puestos de media y máxima responsabilidad es una realidad en los hoteles de Tenerife, aunque siguen siendo minoría y están excluidas de los niveles de decisión en determinados puestos y departamentos. Además, a medida que aumentan las estrellas y el número de camas de los hoteles, disminuye la presencia de mujeres en puestos de responsabilidad.

Las mujeres ocupan el 36 por ciento de los puestos de responsabilidad, por lo que no se llega a la representación igualitaria que define la legislación para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, que establece que la distribución equitativa debe oscilar entre el 40 y el 60 por ciento.

La presencia femenina en los puestos de responsabilidad de algunos departamentos es mayoritaria, como en dirección (54,84 por ciento), recepción (54,55 por ciento), relaciones públicas (60 por ciento), o pisos y limpieza (86,84 por ciento).

Sin embargo, en los departamentos de restaurante y bar, cocina, actividades y animación, la representación de mujeres en puestos de responsabilidad está, en todos los casos, por debajo del catorce por ciento.

La investigación concluye que estos datos son un reflejo de la división sexual del trabajo, a través de la extrapolación de las tareas socialmente asignadas a las mujeres en el ámbito privado al público, así como de la mediatización de los estereotipos de género en la asignación de los puestos de responsabilidad.

La mayoría de las mujeres entrevistadas que han accedido a puestos de responsabilidad lo han hecho mediante la promoción interna, después de haber pasado por puestos intermedios. Sin embargo, el estudio refleja que las profesionales tardan más en alcanzar puestos de jefatura que los hombres y que las mujeres que ocupan puestos de máxima responsabilidad están más formadas que los hombres.

El estudio también refleja que las mujeres que llegan a los puestos de responsabilidad lo hacen en peores condiciones, por un camino que adquiere forma de laberinto de cristal, en el que se encuentran con limitaciones y dilemas que condicionan su vida familiar, personal y laboral.

Para muchas mujeres, el acceso a cargos de responsabilidad en hoteles tiene costes a nivel personal y familiar, se quedan estancadas en el organigrama con más frecuencia que los hombres y, en algunos casos, perciben sueldos inferiores a los de sus compañeros, a pesar de desempeñar funciones equivalentes o similares en los niveles de dirección y subdirección.

Otra de las grandes conclusiones del estudio se centra en señalar nuevos estilos de liderazgo que facilitan el acceso de las mujeres a los puestos de responsabilidad y toma de decisiones en el sector hotelero. En este sentido, el estudio refleja que es necesario resaltar las aportaciones que las mujeres pueden hacer en las organizaciones, pues se asocian más a los nuevos y deseables estilos de liderazgo.

Por último, se ha puesto de manifiesto una ausencia de políticas activas de género en el sector hotelero. Este estudio, que pretende visibilizar las desigualdades para poner en marcha acciones que las corrijan, se concibe como la semilla que dará sus frutos con el compromiso y la corresponsabilidad de todos los agentes implicados, como los hoteles, las administraciones públicas, la patronal y otros agentes que actúan e influyen en el sector hotelero.