BUENA ACTUACIÓN DE ROCÍO GARCÍA, A LAS PUERTAS DE LAS SEMIFINALES, EN EL MUNDIAL DE KÁRATE CADETE, JUNIOR Y SUB-21 DE TENERIFE

en MIRA - DEPORTES el .

“Este año he vivido y sigo viviendo un sueño del que no quiero despertar”

A finales del pasado mes de octubre, se celebró el Mundial de Kárate en Tenerife, en las categorías cadete, junior y sub-21. Rocío García, de tansolo 17 años, se convirtió en la única canaria de la expedición española y, después de su actuación, podemos decir que dejó el pabellón del kárate canario bien alto, de lo cual se siente muy orgullosa como nos cuenta más abajo.

Después de toda una vida practicando este bello deporte, es ahora cuando está recogiendo los frutos de su esfuerzo y talento en forma de acontecimientos importantes “En noviembre de 2016 competí por segunda vez en mi vida para representar a las islas en el campeonato de España.
Ese año me proclamé campeona y después de este podio explotó mi carrera deportiva. Tras una preselección me eligió la selección española de kárate para representar a España en el campeonato de Europa que se celebraría en Bulgaria en el mes de febrero. Esta competición me sirvió como primera experiencia internacional pero no pasé ningún asalto. Tras hacer varios podios en campeonatos internacionales y ligas  nacionales así como una buena preselección, se me comunicó que representaría a España en el campeonato del mundo que acaba de celebrarse en Tenerife”.
Para Rocío, su gente ha sido esencial en los éxitos que está consiguiendo: “mi familia y mi club son los pilares fundamentales de mis éxitos. Sin ellos no habría sido posible nada de lo que he conseguido. Mis entrenadores Ramón y Daniel Alonso me conocen y apoyan hasta el fin. Y en especial mi hermano es mi fuente de confianza y motivación, nunca ha dudado de mis y me anima a luchar por mis sueños”.
El buen ambiente en la selección es básico para sacar lo mejor de cada competidor tanto en entrenos como en competiciones “para preparar nuestras citas competitivas tenemos un plan de entrenamiento en el que llevamos a cabo muchas concentraciones de varios días en los que entrenas y compartes con los mejores karatecas de España millones de experiencias. Creo que el equipo español es magnífico, hay un ambiente de apoyo y ayuda máximo.  Me siento muy integrada en el grupo e intento disfrutar cada entrenamiento al máximo pues estoy trabajando con los que un día consideré mis ídolos. Al final todos somos competidores y tenemolas mismas inquietudes, por ello las sobrellevamos mejor juntos. Realmente somos un equipo unido”.
Es probable que esa unión haya sido la clave de la gran puesta en escena del equipo español, que finalizó su participación con nada menos que once metales, situándose en el tercer escalón del podio por países.

¿Qué valoración haces de tu papel en el Mundial de Kárate de Tenerife?
“Ir a un campeonato del mundo es el sueño que todo karateca puede tener. Llegar al pabellón y ver equipaciones con banderas de todas partes, tatamis con los mejores árbitros y el ambiente competitivo que se palpa es impresionante. Pero hay que saber disfrutar todo ello y no sufrirlo. En mi caso creo que he sido capaz de hacerlo. Me tocó una liguilla difícil. El primer combate lo disputé contra la representante china. Una competidora que ocupa la posición catorce en el ranking mundial y con muchísima experiencia. Tras un combate muy inteligente, me impuse uno a cero. El segundo combate que disputé fue contra una iraní. Este país es una potencia a nivel mundial en el kárate. La competidora era muy rápida y había ganado sus combates previos por 6 a 0. En este caso también me impuse 2-1. La tercera ronda y cuartos de final la disputé contra una rival rusa. Una chica que había hecho un gran papel en el europeo. Tras un
combate muy igualado y peleado, la rusa me ganó 2 a 1. Finalmente ella quedó tercera del mundo.
Creo que he realizado un gran trabajo. Pasar una ronda en un mundial es realmente complicado, como yo, a él solo llegan los mejores de cada categoría en su país por lo que el nivel está garantizado. Pese a mi poca
experiencia internacional y mis buenísimas rivales, he hecho combates inteligentes y efectivos. Estoy orgullosa de mi trabajo y además creo que  con este campeonato me he demostrado a mí misma que tengo el nivel para estar entre las mejores en el mundo”.

Ya conocemos tu última experiencia, probablemente la más satisfactoria y bonita hasta ahora para ti, pero… ¿cómo ha sido el camino hasta llegar hasta aquí?

“Empiezo a hacer kárate a los tres años. Mi madre había apuntado a mi hermano (que es tres años mayor que yo) a un club que habían abierto a dos minutos de mi casa. Nos llevaba a ambos andando hasta allí y
mientras mi hermano entrenaba a mí me daba la merienda. Cuando el entrenador se dio cuenta de que corría y jugaba por el tatami le dijo a mi madre que me apuntara a mí también.
En ese entonces me tomaba el kárate a mi manera y me gustaba más la danza que también practicaba junto a la hípica. Pero poco a poco me fui en este precioso mundo y enganchándome cada vez más.
Actualmente mi hermano también sigue entrenando en Valencia donde estudia y yo sigo haciendo el mismo camino que hace catorce años de mi casa al club pero ya ahora lo hago sola”.

¿Qué objetivos tienes en mente para los próximos meses?
“En dos semanas tengo el campeonato de España en Santiago de Compostela, un evento determinante para el resto de la temporada. Dos semanas después de este, tengo la final de la Liga Nacional a la que he
llegado ocupando una de las primeras posiciones. Son ambos campeonatos muy relevantes ya que tendrán repercusión en el resto de la temporada (opción al próximo campeonato de Europa).  Mi objetivo es, como siempre, realizar un gran trabajo, disfrutar de la competición y estar en lo alto del
pódium”.

Con la dedicación que le estás poniendo a tu deporte ¿te está resultando complicado seguir el ritmo de los estudios?
“Creo que todo es cuestión de organización. Además de dos horas de entrenamiento diario y competiciones prácticamente cada fin de semana, tengo clases particulares de inglés y francés para obtener titulaciones C1.  Pero aún así tengo muy buenas calificaciones. Llevo la tarea al día y necesito ir cada tarde a entrenar para despejar mi mente de los estudios, es mi vía de escape. Tengo también mucho sentido de la responsabilidad y llega el punto en el que sientes que debes entrenar para sentir que tienes
tus tareas hechas.

Cuando tengo campeonatos con la selección española es un poco más complicado pues pierdo normalmente unas dos semanas de clase. Pero la clave es ponerse a piñón desde que llegas del campeonato sin dejar de lado