Brumas De Ayosa, entusiasmo, calidad y exquisitez en el buen gusto

en Sin categoría el .

portada3-270x250Noviembre es el mes del vino y son muchos los que aguardan a la apertura de las bodegas, por San Andres, para saborear los nuevos caldos.\r\n

No obstante, existen otros procesos entorno al mágico elixir que se aguardan con verdadero entusiasmo. “Como si se tratara de una criatura a la que se espera para conocer tras cumplirse el tiempo de la gestación y el alumbramiento… así es la sensación que encierra cada botella de este vino”

\r\n

Este es un símil al que llegamos tras escuchar las explicaciones que nos ofrece Moisés Negrín, Técnico de Campo en la Bodega Comarcal de Valle de Güímar, quien nos adentra en los muchos misterios de la crianza de un buen vino, un Brumas De Ayosa, por ejemplo.

\r\n

Escribir sobre las bondades y características de los vinos de la Bodega Comarcal de Güímar, bajo la Denominación de Origen da para mucho puesto que tendríamos que destacar dos marcas. Por un lado tenemos el Pico Cho Marcial, dentro de la DOP Vinos de Calidad de las Islas Canarias y, por otro, Brumas De Ayosa, en la Denominación de Origen Valle de Güímar, siendo este último sobre el que depositaremos nuestra atención.

\r\n

Un Brumas De Ayosa es más que la marca de buen caldo. ¡Es una referencia de calidad dentro y fuera de Canarias! En este punto reseñamos dos variedades, los vinos tranquilos y los vinos espumosos. En esta última variedad encontramos el Brumas De Ayosa Brut Nature y el Brumas De Ayosa Espumoso Afrutado, ambos ideales para acompañar cualquier evento y comida a lo largo del año pero que alcanzan mayor interés en las fiestas navideñas. Por la elegancia de su presentación, envase y la calidad de su contenido se convierte en un regalo ideal, el cual, servido en Copas de Flauta -para poder apreciar la finura de la burbuja-, adquiere una inusitada relevancia y presencia capaz de conquistar los paladares más exigentes. “Se trata de dos vinos que se elaboran siguiendo los mismos métodos para la elaboración de un Cava o Champán. Lo que ocurre es que no podemos denominarlos bajo estos nombres porque Cava es una marca registrada para vinos de este tipo, de origen catalán y Champán para los de la zona de la champaña francesa”, explica Moisés añadiendo que “los vinos espumosos de la Bodega Comarcal siguen los mismos procedimientos y son nuestro champán canario”.

\r\n

Este tipo de vino se elabora en la Bodega desde el año 2000, en formato totalmente artesanal, gasificados de manera natural, o sea, por el propio gas de su fermentación alcohólica, “la chispa que contiene la burbuja del vino espumoso, tanto del Brut Nature como del Espumoso Afrutado, es producida por la fermentación del vino en la propia botella, dentro de cada botella de manera individual”.

\r\n

Teniendo en cuenta que estos vinos siguen una transformación de manera tradicional e individual, casi se podría intuir que cada botella de un Brumas De Ayosa Brut Nature o Espumoso Afrutado es única. “El procedimiento de elaboración dura un mínimo de 9 meses. Se parte de un vino base de acidez alta y poco graduación alcohólica (10º), elaborado con el mosto. Nosotros trabajamos la uva Listan Blanco del Valle de Güímar. A ese vino, que ya no posee azúcar porque se ha transformado en un vino seco, se le añade azúcar y levadura y se mete en botellas donde fermenta. Así es la fermentación del Champán”, nos comenta el Técnico de Campo añadiendo que para continuar una correcta elaboración se siguen otros pasos “nosotros metemos un vino base en botella, con azúcar y levadura, lo tapamos con una chapa similar a la de la botella de cerveza y lo colocamos en posición horizontal durante 9 meses, para que la levadura le de las características aromáticas típicas de este tipo de bebida. La levadura es lo que llamamos Madres del vino y permanecen sedimentadas en la parte inferior de la botella durante este proceso. El vino viene a nacer tras estos 9 meses”.

\r\n

Tras otras actuaciones necesarias en la preparación de esta variedad de Brumas De Ayosa, se obtiene un caldo de un sugerente color amarillo dorado; con tonos verdosos, indicadores de la juventud y frescura del vino. Sus aromas son frutales y su “gusto en boca” posee, en un equilibrio integrado, matices de acidez y amargor, a lo que se une el sabor característico de la crianza de la levadura y las finas burbujas.

\r\n

El Brut Nature regala a nuestro paladar una sensación seca y el Espumoso Afrutado es de sensación semiseco, ambos considerados un auténtico elixir de dioses. ¡Qué lo disfruten!