Bar Tasca Sin Freno, donde se mezcla la familia y la buena cocina

en DONDE IR el .

(Sofía Ramos) “Nosotros llevamos 26 años con las misma base pero siempre intentando mejorar en todo los aspectos relacionados con la hostelería que nos conciernen”. Este el espíritu del Bar Tasca Sin Freno, un negocio regentado por Úrsula Pérez Hernández y su hermano.

Situado en la bella ciudad de San Cristóbal de La Laguna el Bar Tasca Sin Freno es un negocio familiar que surgió hace 26 años con los padres estos muchachos, se trata de un cálido establecimiento donde se sirve comida casera y tradicional canaria. No obstante, también innovan incluyendo algún que otro plato nuevo.

La calle Cruz de Candelaria, número 35, se ha convertido en un punto de encuentro donde el recibimiento y la restauración van de la mano y se resume en calidad y distinción. Su plato estrella, según revela Úrsula Hernández, es las papas rellenas pero son muchas las personas que se presentan en busca de las afamadas albóndigas y los huevos escoceses.

El cliente se encuentra con el aparcamiento de la estación antigua de guaguas, detrás de nuestro negocio y con un mantenimiento cercano y familiar. También se encontrarán con precios económicos, en general”, apunta Úrsula.

Además la atención que recibe el consumidor va más allá de un trato cercano, Bar Tasca Sin Freno ofrece una carta muy variada. Hernández señala que “lo que se procura es satisfacer al cliente en todo lo que necesite, disponemos de platos para vegetarianos y tenemos en cuenta que hay personas con alguna intolerancia”.

Como puede apreciarse cada persona y todos los paladares caben en Bar Tasca Sin Freno, algo que podemos esperar de un negocio que prioriza el gozo y bienestar de su clientela.

Echando la mirada atrás Úrsula Hernández nos da una lección maravillosa sobre la fuerza de voluntad y el coraje que debe tenerse para mantener y sacar adelante un establecimiento, “los obstáculos siempre van a estar de una u otra forma, antes, durante o después, lo que tenemos que hacer es superarlos en el día a día”.

Así lo han hecho, con esfuerzo y entusiasmo por un proyecto por el que apuestan y creen.

De igual manera todo lo que triunfa está en constante movimiento, por ello, los hermanos Hernández desean innovar para crecer: “estamos renovando nuestro espacio, este año ha tocado la cocina y a seguir en la medida de lo posible”.

Bar Tasca Sin Freno negocio familiar erigido a través de la constancia, el cariño y la magnífica cocina.