El Ayuntamiento repara dos fugas de agua ocultas en dos edificios públicos

en EL ROSARIO el .

Las redes de abastecimiento de la Escuela Infantil “El Rosario” y del colegio San Isidro mantenían dos importantes fugas en el subsuelo localizadas gracias al plan de detección de fugas.

La Concejalía de Servicios Hidráulicos ha reparado recientemente dos importantes averías en la red de abastecimiento de la Escuela Infantil “El Rosario”, en Radazul, y del colegio San Isidro, en El Chorrillo. Estas dos fugas, las más importantes pertenecientes a edificios públicos de la red municipal, permanecían ocultas en el subsuelo y han sido solventadas gracias a los medios técnicos y humanos que entraron en funcionamiento con el plan de detección de fugas, que se inició el pasado mes de abril. Entre ambas se dejarán de perder unos 3.000 metros cúbicos de agua cada bimestre.

En el caso del colegio San Isidro se cambió la totalidad del tramo de tubería afectado, desde el contador hasta la llave de cierre más próxima al mismo. Esta reparación ha supuesto que dejen de perderse unos 2.000 metros cúbicos de agua cada bimestre, lo que equivale a la capacidad completa del actual depósito de Tabaiba.

En cuanto al edificio de la Escuela Infantil “El Rosario”, la fuga se encontraba en el subsuelo del patio del inmueble. En este caso, se modificó este tramo de la red, se repararon las seis cisternas de los servicios y se ajustaron las válvulas de los acumuladores eléctricos para la producción de agua caliente sanitaria. Esta reparación ha supuesto que dejen de perderse alrededor de 1.000 metros cúbicos de agua cada bimestre y la disminución del consumo eléctrico de la bomba de la guardería.

La concejala de Servicios Hidráulicos, Soledad Negrín, explica que “el plan de detección de fugas, que realiza la empresa Canaragua desde el pasado mes de abril, ha supuesto que conozcamos los datos necesarios para localizar fugas de caudales considerables que no podíamos localizar con los medios normales con los que cuenta el servicio”.

Por ello, gracias a la utilización de geófonos, correladores de ruido y detectores “podemos disponer de un diagnóstico pormenorizado del estado actual de las infraestructuras hidráulicas en el Municipio y priorizar las reparaciones más acuciantes, como las que ya hemos ejecutado en estos dos edificios públicos”, sostiene Negrín.