El Ayuntamiento da los primeros pasos para convertir el secadero de tabaco en espacio cultural

en GRANADILLA el .

La Concejalía de Obras ha procedido ya al apuntalamiento de este antiguo edificio declarado BIC en 2008

El Ayuntamiento de Granadilla de Abona, a través de la Concejalía de Obras y Patrimonio Histórico, ha procedido a acometer las obras de apuntalamiento del edificio del Secadero de Tabaco, con lo que se dan los primeros pasos, para que este antiguo inmueble, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2008, se pueda convertir en un gran espacio cultural.

 El alcalde, José Domingo Regalado, acompañado de los concejales de Obras y Patrimonio Histórico Artístico, Concepción Cabrera Venero y Fredi Oramas Chávez, respectivamente, visitaron recientemente el lugar en el que está previsto que este año comience la actuación, tras haberse entregado ya el proyecto al Cabildo de Tenerife.

 Regalado explica que ya en el pleno celebrado el 12 de diciembre, se aprobó por unanimidad el convenio para la financiación de la obra, con una primera partida presupuestaria de 189.811 euros, de los que el Ayuntamiento aportará el 20% y el 80% restante, el Cabildo de Tenerife. El objetivo, señala el alcalde, “es convertir el Secadero de Tabaco en un espacio cultural multiusos, para el disfrute de vecinos y vecinas, con lo que se pretende dinamizar la actividad cultural y económica del casco de esta Villa Histórica”; un espacio rehabilitado que se sumaría al resto de BIC con que cuenta el casco, tales como el Convento Franciscano, la Iglesia de San Antonio de Padua o la Fuente del Lugar, entre otros.

 Concepción Cabrera explica, respecto al proyecto previsto, que ya se ha apuntalado para evitar su derrumbe debido al estado de deterioro en el que se encuentra; el siguiente paso será rehabilitarlo en su interior como un espacio polivalente y multiusos, que sirva para actividades diversas como exposiciones, reuniones y conciertos, entre otros usos. En la parte delantera del edificio, que será el punto de entrada, se habilitará una plaza que sirva como área de descanso, y la parte trasera se acondicionará como patio y se creará un mirador, para que los visitantes disfruten de las vistas del Camino Real del Sur.

 Por su parte, Fredi Oramas, señala que se trata de poner en valor una joya arquitectónica única en Tenerife, que fue declarada Bien de Interés Cultural en 2008 y adquirida por el Ayuntamiento el mismo año, para que se convierta en punto de referencia cultural y patrimonial del municipio y de la comarca. El edificio consta de una sola nave con techumbre a dos aguas y fue corral de comedia, el primer cine del pueblo y secadero de tabaco de todo el Sur de la Isla, entre otras cosas.

 El antiguo secadero de tabaco es una construcción que se levantó en 1878, fue construido por José García Torres, uno de los cosecheros de tabaco más importantes de la comarca de Abona, coincidiendo con el despegue de este cultivo, como alternativa a la crisis de la cochinilla. Su función era el secado de las hojas de tabaco para luego exportarla. Tal actividad surgió como alternativa al cultivo de la cochinilla, en crisis debido a la invención y desarrollo en Europa de los tintes químicos.