“Aumentar y mejorar la comercialización hará que se plante más en la isla”

en ISLA el .

(T. C. abril 2017) Sembrado de ideas, arando entre objetivos y con el firme propósito de cosechar resultados óptimos desde el área que dirige, Jesús Morales, consejero insular de Agricultura, Ganadería y Pesca, en el Cabildo de Tenerife, describe a los lectores de El Pregonero el paisaje de la isla en el campo, en la ganadería y en el mar.

Consejero, ¿Cómo está actualmente el medio rural tinerfeño?

-Se podría decir que avanzando. Hace unos días supimos que, en función de nuestro PIB, la actividad ha avanzado en algunos cultivos, como el aguacate, que está teniendo una especial relevancia. En determinadas zonas hemos percibido ese incremento de la actividad agraria pero debemos recordar que el sector primario tiene sus dificultades…, estamos expuestos a lo que llega de fuera, a las condiciones meteorológicas, a los cambios en cuanto a la tendencia de lluvias, entre otros. Pero bueno, digamos que dentro de las dificultades seguimos avanzando y sí, detectamos una tendencia positiva tanto en la organización de productores como en la producción.

Haciendo referencia a cultivos concretos, ¿hay que dar por perdido el cultivo del tomate en Tenerife?

-No, yo creo que no. A priori puede dar esa sensación pero cuando hablas con los responsables de distribución y te dicen que hay demanda, que ellos necesitan más tomate de aquí… ¡Eso significa que existe una demanda real, es positivo y significa que este cultivo puede resurgir! De hecho, desde el Gobierno de Canarias se trabaja en un plan a favor del cultivo del tomate. Pienso que si somos capaces de trabajarlo adecuadamente podemos volver a tener un nicho importante de mercado, con las dificultades que representa.

¿Cuáles son esas dificultades?

-Pues son muy sencillas. Cuando tú le hablas a un agricultor de volver a sembrar tomate… ¡casi te saca las uñas porque le cuesta creer en resultados! Pero cuando ves que se pueden dar las circunstancias porque existe una demanda real del producto, entonces ya valoras esa posibilidad. Está claro que hay que trabajar el tomate, sobre todo para el mercado interior que es donde reside un nicho importante. Ahora mismo estamos trabajando con el tomate Orone (primera variedad de tomate tradicional canario registrada por Cultesa) y con el tomate Cherry, en rama. Creo que puede haber un repunte de este cultivo aunque no en los mismos niveles anteriores. También debemos tener en cuenta que los cultivos se han diversificado.

¿Esto podría significar oxígeno para la zona rural del sur de la isla?

-Existen otros muchos cultivos. El olivo está dando buenos resultados. En cuanto a frutas, en el Valle de Güímar se está sembrando muchísimo aguacate. No creo que tengamos que volver a pensar en el tomate como único producto sobre el que tenemos que incidir. Debemos diversificar e intentar cubrir los huecos del mercado, con una producción adecuada a la demanda.

Ha mencionado los cultivos de olivo. En Tenerife podemos presumir, desde hace muchos años, del aceite de oliva de Arico. ¿Qué puede contarnos de este oro amarillo ariquero?

-Es un producto muy demandado. Cada vez la producción es mayor. El éxito que está teniendo radica, además de en su excelente calidad, en que los cosecheros de olivo se han organizado muy bien, a través de Cumbres de Abona. Desde el Cabildo, los técnicos trabajan ayudando y asesorando en el campo a los olivicultores. Además, tenemos ese certamen de Aceite de oliva y trabajamos en el Panel de Cata Sensorial. Lo que está claro es que hay que creer en este cultivo que cuenta ya con una importante presencia en el sector gastronómico. No es un aceite que podamos encontrar en los supermercados pero sí en las tiendas especializadas de exquisiteces.

Estudios técnicos sitúan al aceite de oliva de Arico en muy buena posición, según composición y características.

-Nuestro suelo volcánico aporta unas cualidades, tanto a la vid como a la oliva, que marca esa diferencia a nuestro favor. Además es un cultivo que se adapta perfectamente al clima del sur de la isla.

La diversificación de productos y otros cambios que están resultando positivos están relacionados con la formación?

-Tienen que ver con la formación pero aún más con el conocimiento de las necesidades reales del mercado. Tenemos que sembrar lo que demande el mercado. No nos olvidemos que muchas personan vienen de fuera y demandan productos que consumían en su lugar de origen. Algunos han visto en este hecho una oportunidad y se han dedicado a sembrar determinados productos para dar respuesta a esa necesidad.

¿Qué otro producto está copando protagonismo en nuestra zona agraria?

-La piña MD-2 -que es la que avalamos desde Cultesa-, si que ha incrementado un crecimiento bastante importante. Te comento que en el año 2015 se contabilizaron 20.235 bandejas de piñas y en 2016 la cifra de estas bandejas ascendió a 103.000. En sólo un año se multiplicó por cinco la producción. ¡Fíjate que ya no sólo hablamos de plátanos y papas!

¿Cuáles son los productos estrella ahora mismo en agricultura?

-La papa, la piña, el aguacate y la viña. Son los cuatro principales pero son muchos más los que enriquecen este sector.

Ante tanta variedad y tanta riqueza en aromas y sabores, ¿se han planteado la creación de un parque temático?

-Yo creo que ya lo tenemos. La isla entera es un parque temático con diferentes espacios dedicados a productos concretos. Tenemos, por ejemplo, la Casa del Vino, el Museo de la Biodiversidad, la Casa de la Miel, el CCBAT (Centro de Coordinación de la Biodiversidad Agrícola de Tenerife), la Finca el Helecho -que es la granja donde se lleva a cabo la reproducción del cochino negro canario-, la Finca la Quinta Roja -que es la finca experimental de plátanos-, la Finca de Boquín… Casi todos estos lugares son visitables.

Desde el punto de vista de la comercialización y promoción del producto rural de Tenerife, ¿qué se está haciendo?

-Muchísimas acciones, desde muestras gastronómicas, pasando por ferias de productos locales, trabajos de comercialización, formación, campañas de promoción y publicidad… Pero sobre todo en la comercialización de nuestros productos. Este es el caballo de batalla del cabildo de Tenerife y en el que siempre incide nuestro Presidente Carlos Alonso. Todo lo que hagamos, por ejemplo, en gastronomía, tira directamente de nuestros productos.

Una de las principales quejas de nuestros agricultores de papas está relacionada con la papa que entra de fuera, a menor precio y que se coloca rápidamente en el mercado y en las cestas de la compra…

-Este es un tema muy complicado. Estamos hablando de costes. En este sentido, debemos tener en cuenta que, pagando unos céntimos de más no sólo compramos una papa de calidad, sino que se genera economía, se contribuye con el medioambiente y se genera un paisaje espectacular. ¡Y todo esto es también riqueza de cara al turismo! Es verdad que la crisis ha provocado que sea el precio lo más que se mire pero no olvidemos que nuestras papas son un producto fresco, cercano, con todas las garantías y que merece que apostemos por él.

Hablando de papas de fuera tomamos como referencia las que nos llegan de Reino Unido. ¿Podría el Brexit repercutir en el precio de este producto, nivelando la competencia y favoreciendo la comercialización de la papa de Tenerife?

-La competencia de la papa del Reino Unido con la nuestra es bastante importante. No sé si el Brexit podría afectar o no… A priori podría ser que afecte positivamente a nuestro favor. El precio de la de fuera subiría equiparándose con la papa tinerfeña. ¡Al igual llega el momento en el que la diferencia de precio no compensa…, pero esto ya es un tema de mercado!

Cambiamos de tema y hablamos del agua. ¿La desaladora de Granadilla favorecerá el regadío de las zonas agrícolas de las medianías sureñas?

-Incidirá indirectamente. El fin de la desaladora es el consumo urbano. No están hechas para el consumo agrícola. Indirectamente ayudará porque toda el agua de la desaladora que se consuma en las zonas urbano-turísticas no se consumirá de las aguas subterráneas y está quedará liberada en el mercado. El agua que viene de las zonas altas se quedará en las medianías porque no tendrá que bajar a las zonas bajas. Cuando se abra a primeros de junio la desaladora de Granadilla, después lo haga la de Fonsalía y la ampliación de la Depuradora de Adeje-Arona habrá más agua regenerada en el mercado y eso significará un antes y un después en el Sur

Supongo que esto incidirá a la baja en el precio del agua de regadío

-Debería…

Y en Güímar también llevan a cabo un proyecto relacionado con el agua

-Estamos con el estudio del Balance Hidráulico de Güímar que tiene un coste de 60.000 euros. Entendemos que es necesario trabajar en lo que son las Redes de Transporte para actualizarlas y evitar las pérdidas de agua

El Sur de la isla posee muchísimos terrenos cultivables y abandonados, ¿qué se puede hacer?

-Si los agricultores de la zona son capaces de organizarse para negociar con las grandes superficies, sobre todo de cara a la comercialización y teniendo en cuenta los productos que se demandan, como ya están haciendo algunas empresas de la isla que han ido aumentando cada vez más la superficie de cultivo, si ese paso se da… ¡estoy seguro que muchos terrenos son fácilmente recuperables!

-¿Y cómo están nuestros campos en tema de salud? Hago referencia, por ejemplo, a la Polilla guatemalteca o al Mildiu…

-Nosotros trabajamos con un programa de prevención de la Polilla Guatemalteca pero lo ideal sería que cada vez se unan más agricultores porque, si tú tienes 40 agricultores que la combaten pero hay 10 agricultores próximos a esas explotaciones que no llevan a cabo ningún tratamiento preventivo… no avanzamos. Debe haber sensibilización por parte de todo el sector, siendo así, cada vez serán mejores los resultados ¡Este no es un tema de unos sino de todos!

-¿Y con nuestra ganadería, qué se hace desde el Cabildo?

-Se han aprobado subvenciones, una de 30.000 euros a las Agrupaciones de Defensa Sanitaria y otra de 24.000 euros a las Asociaciones de Criadores de Razas Autóctonas. Queremos, por un lado, fomentar el asociacionismo entre los ganaderos y, por otro, favorecer un estado sanitario óptimo de los animales y ayudamos a sufragar los gastos que esto conlleva.

-¿Y con la pesca?

-Tengamos en cuenta que las competencias del Cabildo en el sector pesquero son más bien pocas. Así y todo, en lo que se refiere a pesca incidimos más en la parte gastronómica y en la comercialización. Tenemos un magnífico producto, ¡es casi el que más valora el turista cuando nos visita!. Tenemos la marca de “Pesca Artesanal” y son numerosas las empresas que ya se han asociado para identificar el producto que es de aquí con respecto al que viene de fuera. Además, hemos concedido 70.000 euros de ayuda a las cofradías de pescadores. Bueno, yo creo que hemos recuperado ese contacto con el sector pesquero que, debido a la crisis, se vio perjudicado en la disminución de recursos.

Las competencias son pocas pero ¿cómo actúan desde la consejería que preside en relación a esa injusta cuota del Atún Rojo?

-Siempre hemos dicho que esa Cuota debe ser justa con Canarias. ¡No es normal que un sólo barco en la península se lleve más que toda la flota pesquera de Canarias! Estamos hablando de 246 embarcaciones y más de 1.000 familias que viven del Atún Rojo en las Islas. Sólo nos dan el uno y pico por ciento, ¡es insignificante lo que nos dan! Históricamente, y teniendo en cuenta que es pesca artesanal y sostenible (la única que cumple estas condiciones atendiendo a lo establecido por la UE) debería tener una cuota mucho mayor, quizás un 10% y así y todo resultaría escaso

-¿Cuál es el principal reto para la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo de Tenerife?

-Si somos capaces de aumentar y mejorar la comercialización… ¡eso hará que se plante más en la isla! Los últimos datos apuntan a un incremento de la superficie de cultivo pero si mejoramos la comercialización habrá una mayor presencia de cultivos.