“Aprender a respirar nos ayuda a conocer nuestro cuerpo y nuestra mente”

en GRANADILLA el .

(Tere Coello, julio 2017) Respirar es algo que hacemos de manera innata, prácticamente sin darnos cuenta. En realidad, muy pocas veces somos plenamente conscientes de los movimientos que ejecutamos durante la inhalación de oxígeno y la exhalación de dióxido de carbono.

Respirar es síntoma de vida. Pero, ¿respiramos bien? La vida será mejor vida cuanto mejor sea la respiración.

Y para despejar cualquier duda al respecto sólo deben ponerse en contacto con el Centro Brisa Tejita, desde donde Elena Arzamendi, responsable del Centro , lleva a cabo talleres para enseñarnos a respirar de forma consciente, “ se trata de aprender a utilizar toda la zona de los pulmones para aprender a vaciar bien todas las toxinas que se van acumulando. Con ello recuperamos espacio para volver a inhalar”.

Aprender a respirar es fundamental para la buena marcha de nuestro organismo, “de hecho, sólo usamos entre el 10% y el 30% de nuestra capacidad pulmonar nada más”, explica la profesional terapeuta y profesora de Yoga.

Una de las causas de que no exhalemos convenientemente el aire que respiramos, después de oxigenarnos, provoca la acumulación en nuestro organismo de toxinas y de CO2, durante años y años, “lo que va mermando la posibilidad de que llegue oxígeno a nuestras células porque no somos capaces de soltar lo que almacenamos con carácter tóxico”, apunta Arzamendi añadiendo que esto puede llegar a originar enfermedades de distinta índole. “Es importante para recuperar la salud que exista una buena oxigenación celular”, subraya.

Muchas de las enfermedades que padecemos vienen de una falta de oxigenación, incluso el estrés, algo muy conocido hoy en día. Y esto a su vez provoca otras muchas enfermedades”, añade la terapeuta, destacando también cómo la buena respiración puede ayudar a adelgazar, “normalmente hay una falta de oxigenación y esto afecta a todas las funciones corporales, lo que provoca desajustes y desarreglos tanto a nivel hormonal como en el sistema inmunológico, linfático o circulatorio, entre otros”.

Para asistir a estos talleres en los que aprenderemos a respirar de forma consciente bastará con asistir al Centro Brisa Tejita los martes y los jueves, a partir de las 17:30 horas.

Estas clases duran una hora. Durante este tiempo aprendemos a mover la zona diafragamática, ¡hay personas que ni siquiera pueden moverla al principio porque la tienen totalmente bloqueada! A partir de 2 o 3 clases ya perciben que la pueden mover con cierta facilidad”.

Elena Arzamendi nos pone en aviso de que cualquiera de nosotros es susceptible de padecer cualquier tipo de anomalía debido a una mala respiración, por lo que incide que cualquier persona debe, cuanto antes, aprender a oxigenarse en perfectas condiciones, estando en contacto con nuestro cuerpo y sintiéndolo. “Al principio cuesta. Pero en 2 clases o 3 ya respiramos de manera completa, usando toda la zona de los pulmones. A partir de la primera clase ya se oxigena mucho más toda la sangre porque es una hora respirando de manera completa”.

Estas clases son ideales para aquellas personas que deseen re-conectar con su cuerpo y con su respiración, aprendiendo a conocer cómo funciona la conexión de la mente con el cuerpo. También son perfectas para personas que se sienten agobiadas o estresadas. Cualquier persona que padezca una enfermedad propia de una falta de oxigenación encontrará alivio con esta práctica.

Para más información sobre estas clases o sobre cualquier taller que se desarrolle en este Centro, bastará con dirigirse a Brisa Tejita, donde serán atendidos por profesionales.