Ana Belén Martín, una “Afrik Ana” de pies a cabeza

en MIRA - DEPORTES el .

“El deporte me ha dado disciplina, me ha enseñado el valor de la palabra compañerismo,…. A nivel personal me he demostrado que yo quiero, puedo y soy capaz si me lo propongo”

Sin ánimo de parecer pretenciosos, creemos que el juego de palabras de nuestro titular da en el clavo a la hora de describir a esta extraordinaria atleta. Lo que empezó siendo un hobby sin demasiadas pretensiones, hace ya 7 años, se ha convertido en una pasión para Ana Belén Martín, pasión que le ha llevado a convertirse en una de las corredoras más destacadas del panorama canario en la media y larga distancia trail. Innumerables triunfos adornan su palmarés, siendo favorita casi en cada prueba a la que se presenta, aunque Ana prefiere quedarse con otros aspectos que le ha regalado este deporte y que nos cuenta en esta entrevista.

 

Comencemos por el principio, ¿cómo te adentras en el mundo trail?

“Conocí este deporte de la mano de una amiga (año 2010) que se había iniciado en las carreras por montañas. Ella me contaba las pruebas que hacía pero a mí no me despertaba ningún tipo de interés practicarlas. Fue en octubre de 2011 debido a un momento de crisis en casi todos los aspectos (personal y laboral principalmente), cuando empecé a caminar en la zona de La Quinta (Santa Ursula), junto con tres amigas más. Allí comencé a trotar. Acudía cada día a primera hora de la mañana. Comentaba mis avances con mi amiga y fue ella la que, sin aviso previo, me inscribió en la primera carrera que hice: la Maratón del Meridiano 2012, en la modalidad de 18 km”.

 

Imagino que cuando empezaste  en esto, no podías imaginarte los éxitos y buenos momentos que te iba a deparar el trail pero, ¿por qué te inclinaste especialmente por las pruebas de larga distancia? ¿es algo que decide uno mismo, te lo aconsejan o te vas dando cuenta con el paso del tiempo cuáles son tus puntos fuertes?

“Mi llegada a la larga distancia fue gradual, de hecho no fue hasta la TRV 2014 que hice mi primera ultra. Creo que pasé por todas las etapas del trail sin saltarme ninguna. Comencé con la corta distancia, pasé a la media, posteriormente a la maratón y finalmente a las ultras. Quizás dos años puede que no sea un tiempo corto, pero si lo comparo con el momento actual donde hay personas que tras tres carreras dan el salto a la ultra, considero que fue un tiempo bastante prudencial. ¿Por qué ultras? En mi caso porque tengo un ritmo de carrera más lento, menos explosivo durante el comienzo, y empiezo a disfrutar y a sentirme cómoda a partir de las dos horas o los 15/20 km. Por otro lado, te permite adentrarte en muchos más parajes y espacios por los que no se pasa en distancias más cortas”.

 

Cuéntanos de donde viene ese sobrenombre por el que se te conoce “Afrik Ana”…

“Afrik Ana” ya existía antes de iniciarme en el trail. Es el nombre que utilizaba en mi perfil de Facebook. El mismo se forjó en unas vacaciones que disfruté en Valladolid en la celebración de su semana grande, en septiembre de 2008. Mi tez es morena y después de un verano de sol y playa pues más aún. Al llegar allí se unió el color de mi piel junto con el ser canaria: la frase del día era que de Despeñaperros para abajo es África. La hermana de mi amiga hizo un juego de palabras con ello señalando “ella es afric-ana”… ¡Me gustó tanto que me lo quedé!”

 

Hemos podido verte en redes sociales metida en la piscina y con algún mensaje que permite intuir que puedes tener la intención de probar alguna que otra modalidad próximamente del estilo del duatlón o triatlón ¿van por ahí los tiros?

“El tema de la piscina responde a un reto personal, un objetivo a tachar de la lista de “cosas pendientes”. En el momento actual no responde a un interés deportivo, pero no te voy a decir que de esta agua no beberé (nunca mejor dicho), que luego me recordarán que dije que no iba a hacer nada relacionado con ese deporte”.

 

¿Qué es lo mejor que te ha proporcionado estos años practicando deporte?

“Solo puedo destacar cosas buenas y bonitas. Un innumerable número de conocidos, compañeros y amigos; salud, conocer rincones de nuestra isla mágicos, haber podido viajar al resto del archipiélago y a península con fines deportivos. A nivel personal me he demostrado que yo quiero, puedo y soy capaz si me lo propongo; el deporte me ha dado disciplina, me ha enseñado el valor de la palabra compañerismo y cómo no, a mi pareja”.

 

¿Qué consejos, como corredora ya con experiencia, le darías a quién quiera iniciarse en este apasionante mundillo?

“Practicar deporte, el que sea, es maravilloso. Respecto al trail, reiteraría el no quemar etapas rápidamente, acordarse del descanso que muchas veces lo dejamos en segundo plano y es tan importante como entrenar. Alternar la forma de entrenar: no solo hay que correr, es necesario acudir al gimnasio, hacer bicicleta, etc. Pasar por fisios y por las pruebas pertinentes que nos hagan saber que no estamos poniendo nuestra salud en riesgo. Entender que todos somos diferentes y que lo que le funciona a uno no tiene porqué funcionarle a otro. Que el deporte no se vuelva una obsesión; cuando perdamos el norte, recordar porqué nos iniciamos en esto. Porque mi amigo haga maratón no tengo porque hacerlo yo… Por último, no perder el respeto a la montaña y no infravalorar la climatología”.

 

¿Cuéntanos cuál es esa prueba fetiche para ti, esa carrera que no te pierdes por nada del mundo y por qué?

“Difícil, muy difícil… no podría decantarme por una única prueba. Existe un calendario tan extenso que te permite escoger con libertad. Es cierto que la prueba a la que no he faltado desde que me inicié es la Maratón del Meridiano pero por aquello de que fue la primera y le tengo un cariño muy especial, aparejado a que es una gran carrera. Por otro lado, cualquier prueba que se haga en Anaga no te deja indiferente…Pero un gran descubrimiento para mí han sido los parajes que nos brinda la “Isla Baja”… ¡impresionantes!”.