70 menores de San Miguel aprendieron a cocinar en las dos ediciones de Junior Chef Club

en SAN MIGUEL el .

El alcalde y el concejal de Empleo y Desarrollo Local, Arturo González y Lot García, respectivamente, hicieron entrega de los diplomas a los jóvenes participantes en estas actividades. En ambas propuestas culinarias los menores conocieron también la importancia que tiene una nutrición equilibrada y sana.

Un total de 70 menores del municipio de San Miguel de Abona aprendieron a cocinar entre la I y II edición de Junior Chef Club, cuyos diplomas se entregaron hace unos días a los jóvenes participantes de estas actividades en el Salón de Plenos.

Con estas propuestas, desarrolladas el 12 de noviembre dentro del proyecto Saborea San Miguel y 17 de diciembre del pasado año con motivo de la Campaña de Apoyo al Comercio en Navidad, perseguíamos motivar a este sector de la población para que se interesasen por la cocina y hemos logrado dicho objetivo, que se avala por el índice de participación”, señalaron el alcalde, Arturo González, y el concejal de Empleo y Desarrollo Local, Lot García.

Aprender jugando

Las actividades desarrolladas en los polideportivos Óscar González y del Mercado del Agricultor de Las Chafiras, respectivamente, han servido para que los menores se interesen por las artes culinarias y motivarlos a través del juego. De hecho, aprender jugando se convierte no solo en algo entretenido, sino que además queda en la memoria para siempre”, expresaron ambos responsables públicos, quienes destacaron el trabajo y la implicación desinteresada del jefe de cocina Lucas Ordóñez Capeletti y del chef ejecutivo Juan Miguel Cabrera Alonso, profesores de los cursos.

En las sesiones los niños y niñas participantes conocieron que es muy divertido elaborar recetas de cocina y la importancia que tiene para la salud una nutrición equilibrada, así como estimular el interés por la comida sana.

Los jóvenes también aprendieron a clasificar los alimentos y las normas de aseo, higiene y hábitos alimentarios; pero al mismo tiempo a manipular y clasificar correctamente los productos. Las actividades incluyeron clases de separación selectiva para incentivar el reciclaje mientras se cocina.